Caligula’s Horse es una de las nuevas promesas del metal progresivo australiano. Su bajista nos explica la realidad de la banda con toda sinceridad.

Caligula’s Horse, banda conocida entre los amantes del prog por hacer aflorar todo tipo de sensaciones a través de su música, lleva activa desde 2011 y se ha ido ganando paulatinamente un huequecito en el panorama internacional con cada nuevo álbum. En motivo del lanzamiento de su esperado nuevo disco, ‘Rise Radiant’, hablamos con la última incorporación del grupo. Dale Prinsse conoce bien la trayectoria de su banda, pues les estuvo acompañando años atrás como miembro del crew. Ahora nos cuenta su singular punto de vista sobre su experiencia y la creación del nuevo álbum.

Todo indica que nos esperan unos tiempos difíciles debido a la situación actual… Así que publicar ‘Rise Radiant’ esta primavera es todo un desafío, viendo cómo está repercutiendo en la industria musical. ¿Cómo lidiáis con esta situación? Recientemente supimos de la cancelación de vuestra gira por Norteamérica…

Lo que nos enseña la respuesta al lanzamiento de ‘The Tempest” es que, a pesar de las terribles circunstancias que se viven hoy en día en el mundo, la música continúa siendo una luz en la vida de todos. Es un privilegio, para mí, formar parte de una banda que ayuda a la gente durante sus tiempos difíciles. El hecho de que hayamos recibido mensajes diciéndonos lo mucho que han necesitado nuestra música, refiriéndose a la publicación de ‘The Tempest”, es un chute de motivación en estos momentos, que son tiempos adversos para nosotros también. Y mientras posponer el tour por Norteamérica fue una decisión dura, como la de tantas otras bandas que han hecho lo mismo con sus respectivas giras, sabemos que es nuestra responsabilidad tomar precauciones en torno a la seguridad de todos los que estamos implicados.

“la música continúa siendo una luz en la vida de todos”

Después del lanzamiento de ‘In Contact’ en 2017, con las maravillosas críticas que os fueron otorgadas, ¿sentisteis alguna presión al crear ‘Rise Radiant’?

La presión está siempre presente cuando uno se propone producir un disco mejor que el anterior. La presión interna que nos autoexigimos es algo que nos impulsa más que cualquier presión proveniente del exterior. Se trata de crear algo nos lleve un paso más allá como músicos, perfeccionando lo que éramos antes de dicha grabación y sabiendo que esta mejora será palpable en el resultado final.

Basándome en mi experiencia, entrar en una banda y ponerse a componer un nuevo disco es verdaderamente angustioso, aunque realmente no siento que esté rellenando un vacío en la banda, sino que estoy influyendo en el futuro de Caligula’s Horse al participar en este cambio de dirección.

Al terminar, si nos gusta la versión final y definitiva, toda presión termina por desvanecerse porque sabemos que si nos gusta a nosotros, probablemente a otras personas también.

Contadnos más sobre el álbum. Decís que elementos como su sonido son llevados al extremo. ¿De qué modo?

Creo que todos, unánimemente, terminamos el proceso de grabación preguntándonos cómo íbamos a interpretar en directo lo que acabábamos de crear. Previamente a este disco, básicamente tocaba lo que componía David, y eso era una dificultad añadida. Esta vez ha sido diferente especialmente para mí porqué, aunque una vez en el estudio uno no piensa en cómo va a quedar lo que está grabando en directo, al contribuir en la creación del nuevo material, este está hecho a mi medida y a mi gusto.

La preparación que cada uno necesitó para este álbum fue inmensa, es algo que verdaderamente nos pone a prueba como músicos. La intensidad o la fuerza de canciones como “Valkyrie”, “Salt” o “The Ascent”, que cada una tiene una técnica y una complejidad en su composición del todo singulares, es lo que exactamente define el concepto de Caligula’s Horse “llevado al extremo”. Acabamos componiendo algo cada vez más heavy en cada disco, conscientemente o no, es algo que simplemente sucede. Creo que la música más interesante de escuchar es la que transmite ese sentimiento de tensión, de “sudar la gota gorda” en una actuación, y eso está presente en todo el disco.

Hemos escuchado “The Tempest” y nos encanta. No hay duda de que es intenso. También nos hemos percatado de que hay una gran influencia de la música electrónica en ella. ¿Estos sonidos están más presentes en este disco que en los pasados?

Parte de lo que son los arreglos o los detalles de los temas de Caligula’s Horse siempre han consistido en la inclusión de sintetizadores, ya sea para complementar alguna parte o para añadir profundidad a la producción. “The Tempest” es un caso especial, puesto que estas melodías se sobreponen y se mezclan con los riffs de guitarra. Dentro del disco, en canciones como “Slow Violence” o “Valkyrie”, el uso de sintetizadores específicos contribuyen a dar cuerpo a las guitarras y al bajo en sus riffs. Incluso “Autumn” contiene una sección de batería electrónica, cosa que le proporciona un enfoque distinto a la percusión de la pieza en comparación al uso de la batería acústica. “Resonate”, en particular, fue concebida como un respiro entre tanta intensidad, y la parte electrónica en una canción como esta guarda cierta conexión con “Love Conquers All” de “In Contact”, ya que también expresa esos delicados matices de electrónica en Caligula’s Horse. Gran parte de esto proviene de nuestro amor y ganas de explorar. En el estudio, Sam, Jared (nuestro ingeniero) y yo mismo pasamos las horas tocando y probando sonidos para ver si realmente podemos complementar y ayudar a resaltar la parte de la instrumentación acústica.

“Gran parte de esto proviene de nuestro amor y ganas de explorar”

Cuando se trata de las letras, a menudo saltáis del positivismo a la tragedia de un modo casi calmado, de un modo espiritual, podría decirse. ¿Los miembros de la banda compartís algún tipo de sincronía en cuanto a la manera en que veis el mundo o la vida? ¿Cómo incluis vuestra experiencia en las letras? Recuerdo un gran cambio de rumbo en las letras de Jim cuando ni siquiera yo estaba en la banda, en la época de ‘Bloom’, cuando cambió de mentalidad. Empezó a introducir letras que siempre terminaban con esperanza, dándole vueltas a los temas y repitiendo: “Donde exista confrontación y oscuridad siempre habrá un lado positivo”, y cada canción de ‘Rise Radiant’ lo ejemplifica. Nos enorgullecemos de ofrecer energía positiva en nuestras letras sin tener que recalcar el fatalismo de cada situación, especialmente en un mundo donde la negatividad penetra en la mayoría de nuestras vidas. Nuestros caminos como banda convergen naturalmente en el mensaje de la banda. Somos amigos que comparten el mismo punto de vista sobre la vida.

¿Es suficiente con la letra de las canciones para expresar la esencia de Caligula’s Horse? ¿Cómo de importante la estética de la banda?

Presentar la versión más honesta de nosotros mismos como artistas es algo que fluye naturalmente. Nuestros videos musicales a menudo ha complementado los temas de los que trata la canción, como se ve en “Dark Hair Down”, “Turntail” o “Songs For No One”. La portada del álbum de ‘Rise Radiant’ salió de una lluvia de ideas entre Jim y Sam unas semanas después de decidir el título de este, usando la imagen del típico parque natural norteamericano para la apariencia general. La iconografía de la montaña es vista como algo grande e intimidante en yuxtaposición con el animal, que irradia elegancia en su postura e inocencia. Es una manera de retratar el mensaje de la música que contiene el álbum.

Caligula's Horse

Caligula’s Horse

Parece que ahora existe una oleada de bandas jóvenes que hacen metal progresivo. ¿Por qué motivos Caligula’s Horse destaca entre todos ellos?

Presentamos una alternativa a la música heavy que es, francamente, única. El metal progresivo se suele centrar en la técnica y la complejidad. Es algo que todos nosotros amamos individualmente como músicos, pero siempre pensamos en la canción como un todo, puesto que la complejidad por sí sola no significa nada. Por otra parte no nos asusta incluir un toque de vulnerabilidad o de docilidad en las canciones, y creo que por eso mismo las partes las pesadas, duras, parecen más intensas, porque contrastan con las secciones más suaves.

Sobre el hecho de resaltar, el uso de voces limpias es algo que únicamente ofrece Caligula’s Horse en el contexto del metal progresivo actual. A riesgo de repetirme, el mensaje de la banda, positivo, es algo que también nos distingue.

“el mensaje positivo es algo que nos distingue”

Por ejemplo, al conversar con los fans nos damos cuenta de que un tema recurrente es el clima familiar que desprendemos, como si en vez de una banda fuésemos un sitio donde la gente siente que pertenece. Ver que la música que amo, la misma a la que le doy tanta atención, es coreada con entusiasmo por el público… Es una de las mejores sensaciones que hay. Es verdadera comprensión.

De tocar en Australia a hacerlo por todo el mundo. ¿Cómo conciliáis el éxito y la fama y a la vez seguir con los pies en el suelo?

Caligula’s Horse está en una posición excepcional en relación la fan base, que ha ido construyéndose a nuestro alrededor durante un largo periodo de tiempo. Eso también nos diferencia de estos éxitos repentinos actuales. Poseemos una carrera sólida que nos esforzamos por tirar hacia adelante. Es algo muy distinto, según nuestro parecer… Medimos nuestro éxito según lo que disfrutamos con la música.

Caligula's Horse

Caligula’s Horse

En todos estos años de duro trabajo también habréis tenido experiencias tan diferentes como emocionantes. ¿Cuáles de ellas crees que os han hecho crecer como músicos, pero también como personas?

El tour que hicimos en 2018 por Europa, cuando trabajaba como técnico de luces para la banda, supuso un cambio radical para mí. En esos tiempos debía entregar algunos de los trabajos más importantes de mi vida académica a la vez que llevaba una vida laboral insatisfactoria. Cuando en mi trabajo se negaron a darme permiso para seguir la gira, lo dejé y me fui con los chicos. Más tarde, en febrero de 2019, Sam me llamó para ofrecerme el puesto en la banda. Las decisiones que había tomado en la vida, esa mezcla de situaciones, me llevó a lo que ahora veo como un punto de inflexión. El sentimiento de este, digamos, punto de no retorno es algo que hemos deliberado al discutir sobre la portada del disco, también, puesto que cada uno de nosotros describió sus propias versiones de estos cambios desde ‘In Contact’, pasando por nuestras familias, nuestra visión del mundo y las perspectivas vitales. ‘Rise Radiant’ es un álbum dedicado a nuestras familias e hijos por esta razón. Es un trabajo que describe nuestro desarrollo individual y los cambios de la banda.

¿Tenéis pensado volver a España cuando sea posible?

Estoy seguro de que Adrian quiere instalarse en Barcelona cuando llegue a la jubilación. La última vez que estuvimos por Europa nos quedaron unas cuantas horas libres antes de subir de nuevo al bus y nos adentramos en la ciudad… ¡Nos lo pasamos en grande! En mi opinión, fue uno de los mejores momentos de la gira, así que no tengo ninguna duda de que volveremos para presentar este disco.

Marina Salcedo