Måneskin regresa con la credibilidad, confianza y un éxito súbito de ser multiplatinos y con su lugar asegurado como estrellas del rock en Italia, y este ambicioso tercer álbum es claramente su grito de guerra para apoderarse y conquistar el resto del mundo. Para afinar su propósito y credibilidad rockera, ficharon la aparición especial de Tom Morello de Rage Against the Machine, quien ofrece un solo de guitarra y su colaboración implacable para este nuevo álbum titulado ‘Rush!’

Independientemente de ser unos glamourosos niños bonitos, Måneskin vive, transpira y respira música fresca, siente el rock como pocas bandas de la actualidad. Es fácil señalar a estos italianos de modo superficial, un grupo italiano con sus cinturas perfectas de modelos, pómulos esculpidos por los dioses, dignos de robarle a Jim Morrison el apodo del Dionisio del rock y ser cínicos con ello, pero tal vez eso sea poco comparado con sus atributos musicales, estos italianos saben lo que hacen, son músicos reales.

Estos rebeldes, con demasiada causa, son personas que quieren hacer todo lo posible para que su música se escuche, Måneskin busca hacerse notar como sea, sabe pisarle al pedal de la distorsión y hacer que su ajetreo se vuelva un momento apoteósico en cada canción que interpretan. Claro, se ven más bonitos y se ven mejor que la mayoría de los grupos legendarios o incluso más atractivos que los personajes decadentes del llamado sonido urbano…pero ¿desde cuándo lucir glamuroso es un defecto en el mundo del rock? Si ese fuera el caso, entonces tendríamos que borrar de la historia a los Bon Jovi, los Axl Rose y hasta a el suegro del rock, Steven Tyler.

Burlesco, irónico y algo divertido

Las canciones del disco ‘Rush!’  rememoran una especie de sentimiento de lo que alguna vez quisieron ser o hacer The Libertines, han tomado el sórdido glamour auditivo, visual y estilo de vida del viejo Sunset Strip de Los Ángeles y la sucia bohemia de los pubs ingleses. Todo es sonidos de pernoctes y madrugadas, decisiones desenfrenadas, instintivas, locas y de futuros arrepentimientos ansiosos; este disco es despiadadamente burlesco, también es irónico, en algunos lugares lealmente divertido.

La manera de abrir con la estridente “Own My Mind” arrastra al oyente de inmediato a una descarga introductoria grandilocuente. El legendario aporte del guitarrista invitado, Tom Morello, hace trizas con su fuerza y talento en ‘Gossip’, mientras que “Timezone” es un himno ensordecedor con toques de punk. Para ir ofreciendo diferentes perspectivas de las lujurias corporales, la pasión y las relaciones amorosas los sonidos adecuados vienen en  “Baby Said” y “Gasoline”, las cuales  se sienten parte de la misma historia.

El punto culminante de la mitad del álbum y quizá del disco se encuentra en un festival de desorden, todo es estruendos y relámpagos de guitarras y voces dolientes en “Don’t Wanna Sleep”. Hay poco o mucho de originalidad en todo esto, pero si esto no es innovador, si no es sincero, difícilmente se encontrará con el poder que estos muchachos lo consiguen; ciertamente, no es novedoso, pero es apasionante.

Un álbum generoso y seductor

‘Rush!’ se seduce y se deleita a si mismo con natural pedantería de la buena, es un álbum doble, generoso y bondadoso de 17 pistas guiado por el aplaudido productor Max Martin. Desde la cantidad de pistas, lo cual no es queja, hay muchos excesos; y hay excesos en exhibición, ya sean los demasiados “licks” de guitarra como sucede en ‘Bla Bla Bla’ o las letras diabólicas e inquietantes o políticamente incorrectas de “Mark Chapman”; pero de eso se trata el rock, de excesos.

‘Rush!’ Es un álbum que cuenta con una exuberancia de emociones en inglés e italiano, es un disco que va de recordatorio de lo que Måneskin ha logrado y de lo que piensa lograr en años venideros, de que es la banda que llenara los estadios de los próximos festivales y de sus propios shows.

‘Rush!’ es y se siente como la palabra definitiva de lo que hace y de cómo lo vive esta banda. Son genuinos, son reales y son un improbable fenómeno del rock que se da rara vez; en el mejor de los casos, es un recordatorio salvaje de lo entretenido que puede ser el género y que también nos recuerda, aunque sea extraño, que hay niños bonitos que hacen rock y que hacen bien las cosas.

Grupo:Måneskin

Discográfica:Sony Music

Puntuación:9

Canciones:

  1. Own My Mind
  2. Gossip
  3. Time Zone
  4. Bla Bla Bla
  5. Baby Said
  6. Gasoline
  7. Feel
  8. Don’t Wanna Sleep
  9. Kool Kids
  10. If Not for You
  11. Read Your Diary
  12. Mark Chapman
  13. La Fine
  14. Il Dono Della Vita
  15. MAMMAMIA
  16. Supermodel
  17. The Loneliest

Año:2023-01-20