Si en Madrid ofrecieron el concierto de su vida, no podemos decir lo mismo de Epica en Barcelona