No soy muy dado a poner un 10, pues a lo largo de todos estos años puedo presumir de poder contar con los dedos de una sola mano los que he concedido; pero lo que nos brindó ayer el señor Tobias Sammet fue para quitarse el sombrero. Era la quinta vez que veía a Avantasia en directo y ha sido de largo la más mágica y espectacular de todas.

No soy muy dado a poner un 10, pues a lo largo de todos estos años puedo presumir de poder contar con los dedos de una sola mano los que he concedido; pero lo que nos brindó ayer el señor Tobias Sammet fue para quitarse el sombrero. Era la quinta vez que veía a Avantasia en directo y ha sido de largo la más mágica y espectacular de todas. La gran diferencia radica en que el show es en una sala, con un público entregado, pudiendo ver los infinitos detalles y rematado por un setlist que va más allá de las tres horas. La intensidad con la que uno puede vivir el concierto nada tiene que ver con un festival en el que los sentidos quedan mermados por el cansancio acumulado y la distancia.

Me gustaría recalcar que esta gira de salas grandes se cuenta por sold outs por toda Europa, y al fin y al cabo es el triunfo del power metal, estilo muchas veces denostado y ninguneado. Cuando Sammet empezó, prometía ser uno de los más grandes compositores y líderes del estilo, y puede que a día de hoy esté muy por encima de Kai Hansen, Weikath, Tolkki y los Blind Guardian, aunque desgraciadamente los discos de Edguy pasan a ser absolutamente secundarios viendo la desbordante calidad de las entregas de Avantasia. El carrusel de voces y músicos de ayer superó todas las expectativas. Pero volviendo a lo que es el power metal como estilo, cabe recordar que sobre las tablas estaban los líderes de Heavens Gate, At Vance, Edguy y Seventh Avenue entre otros. No nos quedemos con que Avantasia es un desfile de grandes voces, también la banda está formada por líderes que esculpieron el estilo. Como botón de muestra Sascha Paeth, el guitarrista, ha sido el productor de todos los grandes discos de power de los 90.

La sensación de que iba a ser una gran noche era palpable en el ambiente. Gente haciendo cola desde bien entrada la mañana y una sala repleta hasta la bandera. No notaba esa sensación desde el show de Motörhead en el Sant Jordi Club. Puede que la única nota negativa fue lo apretujados que vivimos las tres horas y cuarto de concierto. El sonido fue exquisito, llegándose a oír incluso la pandereta de Bob Catley entre el maremágnum de voces y música. Unas ruinas solemnes adornaban la escena con una plataforma alta y un portal románico por el que iban apareciendo los vocalistas.

Siempre me parece algo pedante utilizar en la entrada el “Así habló Zarathustra” de Strauss, pero tras ver lo que ocurrió luego creo que está más que justificado. La sala rugió cuando Sammet apareció a lomos de “Mystery of a Blood Red Rose”, impagable single con esos coros estratosféricos cantados por Amanda Sommerville y Herbie Langhans, al que me encontré fumando antes de entrar al show. La precisión técnica del grupo es asombrosa, pero cabe añadir que Oli Hartmann (At Vance) y el teclista Miro (Heavens Gate) apoyan con sus voces. Es maravilloso ver a un grupo capaz de cantar sus propios coros, llegando a momentos realmente complejos con cánons y voces dobladas. La irrupción de Kiske fue estelar, vestido de motero de competición y dejando claro que él es la voz del power metal. Por mucho dueto que haya se come a todo aquél que canta con él. Antológica interpretación de “Ghostlights”, totalmente power metal.

Sammet, brillante en todo momento, compartiendo protagonismo vocal con un motivado Ronnie Atkins (Pretty Maids) que jugó con su garganta pasando de limpio a rasgado en “Invoke the Machine” y “Unchain the Night”, con Kiske otra vez.

Pero el aplauso de la noche se lo llevó Bob Catley (Magnum). Impresionante el porte, clase y elegancia del vocalista inglés, moviéndose bien y gesticulando mejor. Cada vocalista tiene unos temas que parecen hechos a medida para él. La balada “A Restless Heart and Obsidian Skies” resultó mágica, así como su dueto con Sammet en “The Great Mystery”, con todo el lucimiento de Miro en las teclas. Se alcanzaron cotas de perfección y hubo momentos puntuales en los que Oli, Herbie o Amanda pudieron lucirse como solistas. Pero otro de los momentos de la noche llegó cuando Jorn Lande bajó desde lo alto. Luego habría tiempo para que desarrollara perfectamente “The Scarecrow” (una de las más aplaudidas). Sammet siempre juega con el público y da cancha para que cada vocalista pueda saludar y hablar con la gente.

Los “oeeé oeeé” sonaron desde el minuto 1 y Sammet aprovechó la excelente comunión con la gente para tomar selfies y grabar a los asistentes. “Tengo la sensación de que este show va a ser el mejor de la gira”. Charló con la gente del piso superior: “El sitio es muy bueno colega, el problema es que eres demasiado alto…”. Jorn vestía de negro con unas llamas algo cutres al final del pantalón. Tobias dijo que la siguiente canción definía perfectamente a Jorn “se titula el monstruo de las tres patas”… bromeaba, pues atacarían “Lucifer”. Impresionante demostración vocal del noruego. Otra gran sorpresa luego con Oliver Hartmann a las voces de “The Watchmakers’ Dream”. Canta de maravilla pero también comparte protagonismo solista con Sascha a la guitarra.

Quedaba una aparición estelar, y fue con el enorme Eric Martin sentado en las escaleras de la plataforma. Es genial que el cantante de Mr. Big haya vuelto a girar con Avantasia. Nadie posee el color de voz ni la clase insultante del divo, bien apoyado por una Amanda exquisita. La sala se venía a bajo con la coral “The Wicked Symphony”, sin Sammet en escena y con hasta seis vocalistas sobre las tablas. Otro de los cénits de la descarga. Herbie se ganó el cielo liderando el que parece que va a ser su nuevo single: “Draconian Love”. Impresionante como el cantante puede entrar de lleno en terrenos de To/Die/For cuando lleva todo el concierto haciendo coros de power metal.

Momento para el recuerdo con la primeriza “Farewell”, de largo uno de sus mejores temas, con participación de la gente moviendo los brazos al son del medio tiempo, y con otra gran participación de la Sommerville. Quedaban temas más clásicos, así que “Stargazers” y “Shelter from the Rain” siguieron enamorando a la audiencia. Sammet nos hizo cantar un particular “oeeé oeeé” alemán, que quedó tan perfecto que lo inmortalizó con su móvil. “¡Sólo por esto vamos a volver a Barcelona!”, exclamó entusiasmado. Antes había dicho que este era el primer show de Avantasia en España… dudo que recuerde que estuvo en el Parc del Fórum, tocando después de Iron Maiden hace unos años.

Preciosas “Let the Storm Descend Upon to You” y “Promised Land” pero fue con “Reach Out for the Light” y “Avantasia” cuando la sala llegó a su punto de ebullición. Recuerdos a su debut de 2001 y ya clásicos imprescindibles. Con “Twisted Mind” (Eric Martin y Atkins) y “Dying for an Angel” llegaríamos a los bises. Perfectos singles, pero ya que estábamos de lleno con los grandes éxitos, qué mejor que “Lost in Space”… En su día fue un tema poco Avantasia, pero a día de hoy ya es otra de las imprescindibles. Quizá una de las más Edguy. Y el gran final llegó de la mano de “Sign of the Cross” y “The Seven Angels”. Volvió el carrusel de divos vocales, todos a la vez, para la despedida. Foto de rigor y adiós a lo grande.

Cuando tres horas y cuarto te pasan volando es que uno ha disfrutado de lo lindo. Sé que la mayoría de fechas están con las entradas agotadas, pero si no tienes la entrada y puedes hacerte con una, ni lo dudes. Es el concierto del año, y puede que del lustro. Salvando las distancias está a la altura de lo que ofrece la Trans-Siberian Orchestra a día de hoy, pero sin necesidad de lásers y pirotecnia. Avantasia da todo el protagonismo a las canciones. Las sonrisas de felicidad ya en la calle eran virales y la sensación de haber vivido algo histórico también. Viendo lo rentable que le está yendo a Sammet con Avantasia supongo que esta gira se repetirá año tras año. ¿Realmente alguien llegó a creer que tras su último show en Wacken daba carpetazo a este proyecto?

Sergi Ramos ,Jordi Tàrrega

Promotor:RRS Promo / Eclipse Group

Día:2016-03-11

Hora:19:45

Sala:Razzmatazz

Ciudad:Barcelona

Puntuación:10