Vale, los suecos no tuvieron un sonido a la altura y eso es culpa del técnico, si; pero no supieron conectar con los allá reunidos de ninguna de las formas posibles. La provocación no existió, la rabia no se manifestó y la sincronización brilló por su ausencia. El ritual deseado quedó en un simplemente sueño frustrado.

Hermanos y hermanas del viejo continente, escondan a los feligreses y oculten cualquier rastro de su sede. Los senescales del ángel caído, también conocidos como DARK FUNERAL, están predicando la buena nueva del maligno por toda Europa y Barcelona y sus cercanías fueron elegidas para caer en el pecado. El pasado sábado 22 de octubre visitaron la sala Salamandra del Hospitalet del Llobregat para presentar su nuevo trabajo “Where Shadows Forever Reign” y me propuse participar en su oración. No ocultaré que la asistencia al evento me preocupaba; son demasiados bolos conjuntos de black metal y, siendo realistas, sigue sin haber suficiente dinero para poder ir a todos ellos y toca seleccionar.

Trasladándonos sobre el terreno, tenía todo preparado para acudir a la misa negra y tras brindar con una buena cerveza, entré en la iglesia. Se había congregado un mayor número de fieles de lo que me esperaba pero no os quiero engañar: se podía caminar entre ellos prácticamente sin dificultad. KRISIUN eran los únicos teloneros de la noche. Es fácil verlos siendo el artista invitado del cartel, pero la caída de DESERT FEAR les dio la oportunidad de tocar más tiempo; eso animó a los fans de la banda a acercarse aquella noche lluviosa. Salieron puntuales y pese a que se encontraron con un panorama un tanto congelado, nos deleitaron con un set lleno de adrenalina y diseñado para adictos de lo más extremo. La banda de los hermanos Kolesne entregó todo su ser en el escenario al ritmo de canciones como “Conquerors of Armageddon”; pero pese a los esfuerzos por conectar, faltaba ese queroseno que acabase de transformar la sala catalana en un portal al mismísimo infierno. Se logró gracias a la cover del clásico de MÖTORHEAD “Ace Of Spades”; el mosh pit que se creó durante la canción fue un antes y un después, lástima que el tiempo llegaba a su fin y que “Black Force Domain” fuese el punto y final a un infarto de miocardio. Fue un concierto lleno de maestría y agresividad con un merecido final al trabajo bien hecho.

Un cambio veloz dejó un stage práctico pero sin tener un aspecto macabro como el que nos dejó GORGOROTH en su etapa más reconocida. Con todo ello, las luces se apagaron y la agonía se trasladó a escena con un chillido inesperado. El ritual comenzaba y con una intro gratamente cuidada, Lord Ahriman y los suyos salieron a escena para empezar a predicar la palabra de Satanás. Fue una pena que la atmósfera que habían creado con su entrada se evaporase al sonar su primera canción “Unchain My Soul”. Los suecos gozaron de una calidad de sonido bastante pobre hasta bien entrado el concierto, si a eso se le une el desgastado estado vocal de Heljarmadr da como resultado más de una cara larga en el público. Temas como “666 Voices Inside” o “The Arrival of Satan’s Empire” quedaron muy deslucidos por el panorama que se respiraba; la frialdad que imperaba en la sala podría haber apagado hasta el mismísimo fuego del infierno. Pese a los intentos de arranque que hubo, como por ejemplo en la conocida “Stigmata”, la cosa no acababa de funcionar. El sonido mejoró a partir de la mitad del concierto y las clásicas “Ravenna Strigoi Mortii” y “Shadows Over Transylvania” arrancaron más de un poderoso headbang. En “Goddess of Sodomy” vimos un poco de espectáculo, pero muy lejos de ser algo que pudiese escandalizar. Con una hora de set recorrido, al son de “My Funeral” hicieron el primer amago de acabar el concierto. La cosa no iba a acabar ahí: Dominator, el tremendo baterista que posee la formación sueca, marcó el inicio de “Nail Them To The Cross” y los titanes del black metal volvieron a escena.

El encore estaría marcado por el mejor sonido de la noche, algo que tendría que haber imperado durante todo el show y no en su recta final. “Where Shadows Forever Reign” cerró una velada muy irregular para una banda con el status de DARK FUNERAL. Fue bastante curioso ver que mientras se despedían, tuvieron una interacción sincera con su público.

¿Dónde se quedó la garra con la que DARK FUNERAL me deslumbró en el Resu del año pasado? Quedaron eclipsados por unos KRISIUN sobresalientes que tuvieron una gran recompensa por su entrega. Vale, los suecos no tuvieron un sonido a la altura y eso es culpa del técnico, si; pero no supieron conectar con los allá reunidos de ninguna de las formas posibles. La provocación no existió, la rabia no se manifestó y la sincronización brilló por su ausencia. El ritual deseado quedó en un simplemente sueño frustrado.

Fotografía: Elena Marco (https://www.facebook.com/ElenaMarcoKonzertfotografie/?fref=ts)

Alex Hidalgo

Promotor:Madness Live

Día:2016-10-22

Hora:20:00

Sala:Salamandra

Ciudad:Hospitalet del Llobregat (Barcelona)

Teloneros:Krisiun

Puntuación:5