La última (y más potente) jornada del Rock Fest Barcelona 2019 llegaba con muchas ganas por parte de un público que a pesar de aguantar los tres días anteriores al pie del cañón todavía contaba con energía para sobrevivir al día final. La locura de Michael Monroe, la caña de Testament, el virtuosismo de Dream Theater, Dee Snider como frontman residente, la actitud de Europe, la agresividad de Cannibal Corpse y el increíble concierto de Def Leppard marcaron el domingo en Can Zam

Big Mouthers: puro fuego en el escenario

Aunque su actuación fue breve contando con un total de treinta minutos de espectáculo, Big Mouthers supieron abrir el último día de festival de una manera muy emotiva. Con su estilo rock comercial no escatimaron en detalles que sin duda la audiencia valoraría, ya que por un lado se pudo disfrutar de un saxofonista invitado que les acompañó durante un tema y por otro una bailarina de fuego que amenizó la última parte del show con abanicos entre otros utensilios. La banda demostró que con simplemente tres miembros se puede montar un gran espectáculo y conseguir un buen sonido. Para finalizar la actuación presentaron un tema de su último álbum ‘Wishes’ titulado “Keep The Faith”.

Big Mouthers Rock Fest Barcelona 2019

Big Mouthers (Foto: Rock Fest Barcelona 2019)

Michael Monroe arrasa con todo a su paso

Hanoi Rocks probablemente sea una de las bandas más injustamente ignoradas de la historia del rock, y es que se les conoce por poco más que ser una gran influencia para Guns N’ Roses, cuándo en realidad son una institución por derecho propio. Y si esa institución tiene una razón de ser, es gracias al arrojo y al poderío del que fuera su frontman, Michael Monroe.

Michael Monroe Rock Fest Barcelona 2019

Michael Monroe (Foto: Rock Fest Barcelona 2019)

El finés no tenía una muy buena ubicación ni en el cartel ni en el horario, y todo parecía apuntar que no había despertado un gran interés entre la audiencia, pero, lejos de amedrentarse, dio una lección de como ganarse a un público indiferente. “One Man Gang” fue el pistoletazo de salida que dio inicio a la locura, y el resto ya es historia del Rock Fest Bcn.

Michael Monroe Rock Fest Barcelona

Michael Monroe (Foto: Rock Fest Barcelona 2019)

El señor Monroe hizo de todo para que el concierto fuera inolvidable, desde solos de armónica y de saxofón hasta esa clase de cosas bizarras que uno piensa que solo verá en recopilaciones de YouTube, tales como escalar por los postes del escenario o liarse a patadas con un pie de micro que no se soltaba. El finés nos recordó qué es y cómo se ejecuta el rock and roll, que al fin y al cabo no es otra cosa que toneladas de actitud disparadas a través de unos instrumentos.

Michael Monroe Rock Fest Bcn 2019

Michael Monroe (Foto: Rock Fest Barcelona 2019)

El público sencillamente no se lo podía creer. A los fans más fieles que se habían agolpado con alguna camiseta de Hanoi Rocks, se les unieron cientos de espectadores que se entregaron totalmente a la locura. Pero el concierto no solo se sostuvo con las gamberradas de Monroe, sino que la descarga musical fue incansable y excelente, repasando con varias covers de sus distintas épocas, ya fuera la de Hanoi Rocks con temas como “Taxi Driver” o con Demolition 23 “Hammersmith Palais”. Pese a ser una leyenda, Michael Monroe pilló por sorpresa a un público del Rock Fest acalorado y cansado tras tres días de festival, pero fue, sin ninguna clase de duda, una de las más gratas sorpresas del mismo.

Rompiendo esquemas con Therion

Therion es una banda de procedencia sueca que destaca por su estilo metal sinfónico, entre sus componentes se encuentran dos cantantes femeninas (una con registro soprano y la otra mezzo), una voz masculina principal (tenor), dos guitarras, bajista y batería. Se contó con una formación más que completa, de manera que las dos voces femeninas complementaban a la perfección a la voz principal dotando al estilo de esa característica lírica esperada.

Therion Rock Fest Barcelona 2019

Therion (Foto: Rock Fest Barcelona 2019)

El espectáculo comenzó con una bailarina oriental dotada de alas danzando por todo el escenario durante el tema “The Rise Sodom and Gomorrah” , y aunque solo hizo su aparición en el primer tema, fue un plus en la presentación. Rock Fest sorprendió con esta apuesta con una banda de este género, lo que fue sin duda un acierto por la acogida que tubo. La estética presentada fue de lo más extravagante (cada integrante vestía de manera distinta) y musicalmente sorprendentes y diferentes a lo que anteriormente se había presentado hasta ahora. Entre el repertorio se encontraron otros éxitos como “Lemuria” y “The Mega Therion” con el que dieron por finalizado el show.

Unos fríos Sonata Arctica cumplen, pero no entusiasman

Los finlandeses saltaron por primera vez sobre el escenario del Rock Fest con un “Closer To An Animal” de su (de momento) último disco de estudio, ‘Ninth Hour’, que aún a día de hoy sigue despertando polémica entre los fans por su sonido notablemente más tranquilo y comercial. El tema fue recibido con frialdad por unos aficionados que esperaban que con el formato de festival la banda optara por un set de clásicos. Un “Black Sheep” logró empezar a hacer votar al respetable, pero la ejecución fue sobria y bastante mejorable.

Tony Kakko ya no profiere esos agudos tan power metaleros y queridos, y tampoco parece interesado en intentarlo, limitándose a sostener su voz en un tono medio que le permite afrontar los conciertos con comodidad, y aunque no dejó de animar en todo el concierto, se pasea ausentemente por el escenario, muy lejos de aquel canguro hiperactivo y chillón que llevó a su banda a lo más alto.

Sonata Arctica Rock Fest Barcelona 2019

Sonata Arctica (Foto: Rock Fest Barcelona 2019)

El show pecó de algo de lo que Sonata Arctica llevan siendo culpables desde hace ya unos cuántos años, y es que parece que no se aclaran a la hora de definir un setlist satisfactorio, como si ignoraran lo que gusta o no a los fans. Clásicos como “Tallulah” o “Fullmoon” siempre caen, pero parece que no acaban de tomar las decisiones adecuadas, especialmente si vas a actuar en un festival. La ejecución fue aceptable, y el concierto fue perfectamente entretenido, pero se les vio a medio gas, como si se hubieran olvidado parte de su entusiasmo en el backstage.

Terminaron su set con una “Life” a la que le falta la epicidad de temas tan magníficos con los que suelen cerrar sus sets como “Don’t Say a Word” o “The Cage”, y que probablemente hubieran equilibrado un setlist en el que estaba claro que algo fallaba. Están a punto de sacar un nuevo trabajo que parece seguir las pautas de ‘Ninth Hour’, y el anticipo que hicieron interpretando “A Lilttle Less Understanding” no entusiasmó a unos fans que volverán a dividirse con su lanzamiento. Los seguidores de siempre salieron satisfechos, pero no creo que nadie que no los conociera vaya a pasarse por una sala si deciden actuar en solitario.

La magia de Elvellon llega a Rock Fest Barcelona

Nos encontramos con la segunda banda de nacionalidad alemana presentada esta edición, que no dejó indiferente a nadie. Elvellon es una nueva propuesta para el festival y sin duda un exitoso acierto, llevando un estilo parecido a la banda Epica arrasó la Rock Tent sin duda. Su vocalista Nele Messerschmidt hizo magia en el escenario con su melodiosa voz, sin duda es una de las candidatas con mejor técnica vocal en este Rock Fest Bcn 2019.

Elvellon Rock Fest Barcelona 2019

Elvellon (Foto: Rock Fest Barcelona 2019)

Por otro lado se supo como hacer participar a cada miembro de la banda, y aunque se pudo ver que ese aspecto se tendría que trabajar más en los próximos bolos, fue una buena propuesta dar protagonismo a cada integrante, ya sea de manera hablada o instrumental. Los temas más esperados y aplaudidos fueron “Born From Hope” y “Until Down”, no solo por la atmósfera que inundó el lugar sino por la técnica y registro de la vocalista.

El entusiasmo de Sebastian Bach no es suficiente

La longevidad del rock y el metal como géneros musicales hacen que los seguidores hayan de lidiar constantemente con que la edad no perdona y que es especialmente dura con los cantantes, siendo algo con lo que el rockero medio es absoluta y totalmente apologético. Bruce Dickinson o Biff Byford conservan unas voces prodigiosas a pesar de que ya no llegan a los agudos de su juventud, y nadie espera que de golpe estallen en un chillido infernal salido de los años dorados de la NWOBHM. Sin embargo está la otra cara de la moneda, encontrándonos con pobres sombras de lo que fueran en su día, como David Coverdale, Vince Neil y, desgraciadamente, Sebastian Bach.

No nos confundamos; Sebastian Bach no es Blackie Lawless, ya que, a diferencia del mismo, él buscó una conexión constante con un público que estuvo muy receptivo, ya fuera haciendo bromas constantemente o intentando hablar en catalán, pero simplemente parece que no es consciente de sus limitaciones, y menos cuándo basa su concierto en temas de Skid Row. “Slave to the Grind” o “18 and Life” lograron entusiasmar al público hasta que Sebastian atacaba las letras, y si el show no se vino abajo fue gracias al inagotable carisma del veterano cantante, que tiene el privilegio de poder cobijarse en esa aura intocable que tienen las leyendas.

Con un set de himnos, el frontman tuvo la fortuna de que los cánticos del público opacaban su rendimiento vocal, pero para que se dé una situación así, quizás sería mejor y más barato ir a un karaoke. La banda que le acompañaba fue muy solvente y entregada, pero la gran estrella era el que en su día fue uno de los frontman más icónicos del rock, pero que a día de hoy ha dejado atrás sus días de gloria. El show terminó con un “Youth Gone Wild” bastante irreconocible que debería haber sido capaz de enloquecer a todo el festival, pero que sin embargo solo logró enloquecer a los fans más entregados. Una lástima, pero el tiempo no perdona.

Children Of Bodom traen la oscuridad

A media tarde Children Of Bodom salieron a recordarnos por qué siempre hay un hueco para ellos en cada festival. Capitaneados por Alexi Laiho, más flaco de lo que recordábamos, los fineses desmembraron sus obras a pedazos interpretando los temas que los hicieron ascender hasta donde se encuentran ahora, así como también algunos de sus últimos trabajos. Algunos ejemplos son “Platitudes And Barren Words”, del ‘Hexed’, álbum que salió a la luz el pasado mes de marzo, o “Angels Don’t Kill”, canción añeja y muy disfrutada por los fans.

Una de las cosas más destacables del concierto fue la cantidad de público porque, ya sea porque tenían a muchos seguidores en el recinto o porque el Sol decidió esconderse durante ese rato y los fans acalorados salieron de debajo de las sombras (literalmente), en comparación con shows de dias anteriores en la misma franja horaria, este estaba más atestado de metalheads. Otro elemento importante era el sonido que consigue Laiho con la guitarra, siempre impecable.

Children Of Bodom aprovecharon la hora de concierto de una manera un tanto diferente, pues no repararon en hacer numerosas pausas entre tema y tema, y no cortas, precisamente. ¿De suprimir alguna de las paradas podrían haber incluido alguna canción más? Probablemente, aunque de todos modos eso no importó porque, sin prisa pero sin pausa, echaron toda la carne en el asador y finalizaron a la hora acordada con “If You Want Peace… Prepare For War”, esperada con ansia por los presentes.

Volviendo a los 80’s con FM

FM fue todo un éxito y la audiencia que se aglomeró en la Rock Tent fue realmente impresionante. Con su hard rock melódico, esta banda británica supo hacer temblar al recinto y cuando se dice que la edad no importa, es totalmente cierto y se confirma, con bandas como FM que mantiene año tras año su calidad tanto vocal como instrumental.

Entre su repertorio se encontraron canciones como “Black Magic”, uno de los temas más coreados por el público con el que abrieron el espectáculo y “That Girl”. La última jornada de Rock Fest Bcn se vio inundada por muchos artistas de los ’80 que causaron furor y recuerdos a la mayoría de la audiencia, haciendo que su participación creciera cada vez más y más. Sin duda, se volvió momentáneamente a los 80’s.

Testament machaca Santa Coloma

Con una posición privilegiada en el cartel y tras 3 años sin pasar por la ciudad condal, los californianos Testament reaparecían tras su actuación el día previo en el Resurrection Fest y presentando todavía su último trabajo ‘Brotherhood Of The Snake’ que data ya del 2016 y esperemos tenga continuidad en breve (como todo parece indicar). Con un cielo nublado que amenazaba lluvia, la banda comandada por el gigantón Chuck Billy salió a por todas.

De primeras el sonido que emanaba de los altavoces estaba un tanto embarullado, problema que por desgracia no llegó a solventarse nunca, haciendo que la batería de Gene Hoglan fuese casi imperceptible enmarañada en un muro de guitarras y bajo a un volumen atroz. Gozaron Testament quizá del peor sonido de todo el festival lo que en ningún momento restó fuerza a su actuación, soberbia como siempre.

Arrancaron los americanos con bastante material relativamente reciente como “Brotherhood of the Snake”, “The Pale King”, “More Than Meets The Eye” y “DNR (Do Not Resucitate)” de aquel lejano y genial “The Gathering” de principios de milenio. Tras un aplastante “Low” -tema que no recordaba yo haberles visto tocar nunca- los thrashers de Oakland echaron la vista atrás y empezaron a tirar de clásicos ya prácticamente hasta el final.

“Into the Pit”, “Practice What you Preach”, “The New Order”, “Electric Crown”, “Over the Wall” y “Disciples of the Watch” pusieron Can Zam patas arriba mostrando lo efectivos que son estos cortes en directo. Chuck gruñía como un savaje y Eric Peterson y Alex Skolnick se lo estaban pasando en grande. Anunciando que estaban preparando nuevo disco y que en breve volverían, Testament cerraron el chiringuito con “The Formation of Damnation” dejando atrás un muy buen show únicamente afectado por un sonido muy mejorable.

Dream Theater hipnotizan al Rock Fest Bcn

A pesar de que el quinteto de Massachussets eran un de los platos fuertes del festival, la música que tocan es complicada de compaginar en su formato, y no en vano existen tantos festivales dedicados exclusivamente al progresivo. Hay una bromita que dice que, si llegas una hora tarde a un concierto de Dream Theater, solo te pierdes la intro, y en el Rock Fest solo se les dio ese tiempo para actuar.

Pese a todo, Dream Theater se plantó en el Rock Fest Barcelona 2019 con una inmensa pantalla en la que se proyectaron varias imágenes que acompañaron a los temas de la banda, que pobló su setlist principalmente con temas de su último trabajo ‘Distance Over Time’, que funcionaron muchísimo mejor en directo. Un “Untethered Angel” resultón cautivó a la numerosa legión de fans que se acercó a verlos, a la que siguió un “As I Am” que fue muy coreada, algo harto extraño en unos Dream Theater que siempre buscan alejarse de temas facilones.

A estas alturas decir que los norteamericanos son unos músicos excelentes es un pleonasmo inaceptable, pero justamente los mejores momentos de sus conciertos no se miden con aplausos o gritos, sino en cuántas veces el público simplemente se queda sin aliento y se deleita con el virtuosismo musical de piezas como “The Dance Of Eternity”, una de las mejores recibidas.

Hubo algunos que se quejaron de que el concierto pareció una sola canción muy larga, o que la banda interactuó poco con el público, pero eso es por un lado parte de la mística del género, y por el otro culpa de los horarios de un festival. La banda aprovechó para anunciar que visitarán nuestro país a principios del año que viene, y es en estas citas, con conciertos de hasta casi tres horas, en los que la banda se pone a hacer locuras y a improvisar con el público. Aún así, Dream Theater exprimió cada segundo de su hora, y al final del día fue uno de los conciertos mejor recordados. Pueden dar mucho más, pero no en un festival.

Helix: un poco oxidados

Los pioneros del hard rock, Helix, tomaron la Rock Tent al atardecer para actuar ante un público cuya media de edad superaba los cincuenta. Todos esos rockeros de la vieja escuela que estaban más que preparados para hacer un buen remember. Cabe decir que una cantidad importante de público era formada por millenials enamorados de esa maravillosa época donde el Rock de grupos comp Helix eran la rebeldía en persona, y por otros tantos que se negaban a ver Dream Theater.

Puntuales, comenzaron con “House On Fire” y siguieron más adelante con la flamante “Wild In The Streets”.
A partir de este momento empezaron a suceder cosas como problemas de sonido, sobretodo con la microfonia, cosa que fue sucediendo espontáneamente hasta el final. Otro inconveniente fue el pésimo sonido del bombo, que al fin y al cabo es lo que termina de darle vida a los temas.

Por si fuera poco, pasamos a una fase de estancamiento en lo que al setlist se refiere: canciones poco conocidas y interpretadas con bueno, no mucha gracia. Fue a partir de “When The Hammer Falls” que la fiesta remontó, terminando finalmente con “Rock You”. Con todos nuestros respetos para Helix, debemos admitir que su concierto no fue para nada memorable, puesto que no pasó de lo entretenido.

Dee Snider: “Llevaré gafas de sol y tendré 64 años, pero os veo a todos”

Dee Snider, probablemente uno de los sexagenarios más cañeros de la escena metal de todos los tiempos, pisó una vez más el escenario en esta edición del festival. En esta ocasión lo hizo en solitario pero sin olvidar temas míticos de Twisted Sister, intercalandolos con canciones propias de su proyecto en solitario. De este modo pudimos disfrutar de una selección de temas que repasó des del “Tomorrow’s No Concern” a la esperada “I Wanna Rock”, pasando por “American Made” y la mal traducida “We’re Not Gonna Take It”.

Dee Snider Rock Fest Barcelona 2019

Dee Snider (Foto: Rock Fest Barcelona 2019)

Esta última un poco predecible a estas alturas pero, ¡qué diantres! Dee Snider le da a la gente lo que la gente quiere, y lo que esta quiere es, pues, cosas sencillas, como unos huevos con aceite (y limón, claro). Por supuesto, el público enloqueció con los antiguos temas de Twisted Sister, pero quedó demostrado que su trabajo en solitario ha calado hondo. La más que apropiada “Become The Storm” es un buen ejemplo de ello. Snider interactuó en varias ocasiones con el público, haciéndolos partícipes de la actuación.

Finalmente, puso punto y final a su actuación versionando a una de las canciones más desgastadas de la música rock, “Highway To Hell” de AC/DC, que unos cuantos habrían intercambiado por otro clásico como “The Kids Are Back”, por ejemplo. En conjunto, por su entrega y energía, su actuación fue una celebración de la música para regocijarnos con aquello que nos une: el rock.

Empieza la cuenta atrás con Europe

Europe siempre ha sido una apuesta segura, no cabía ni un alfiler más en el recinto y en cuanto comenzaron, las masas enloquecieron. La energía, la actitud y la puesta en escena, como ha pasado en otras ediciones fue inmejorable, y aunque el tiempo no acompañara por la lluvia, no decepcionaron.

La banda sueca ha ido mejorando sin duda con el paso del tiempo y con ello ganando seguidores, Joey Tempest con su característico pie de micro blanco con el que suele hacer algún que otro malabarismo, sin duda supo ganarse al público con su voz y carisma. Uno de los puntos fuertes de esta agrupación fueron cómo llevaron la dinámica de cada tema, el setlist estuvo muy buscado, interpretaron temas más nuevos durante el comienzo como “Walk In Earth” o “Last Look At Eden”, intercalando entre ellos éxitos de los ’80 (“Rock The Night” o “Carrie”) y para finalizar no pudo faltar el mítico y más esperado tema “The Final Countdown”.

Europe Rock Fest Barcelona 2019

Europe (Foto: Rock Fest Barcelona 2019)

Durante el show, otro elemento que no podía faltar fue la habilidad del señor John Norum, que fue uno de los miembros más aplaudidos después de cada solo interpretado. Sin duda Europe se coronó como una de las bandas que más afluencia de público tuvo y con su actuación inició su cuenta atrás para que Def Leppard cerrara el festival.

Cannibal Corpse: una gran alternativa a Europe

Cannibal Corpse son de lejos la banda de death metal que más veces ha pisado Barcelona. Me vienen a la cabeza unas 12 o 13 ocasiones en las que la banda de Alex Webster y Paul Mazurkiewicz han pasado por aquí, aunque probablemente sean más. Pese a estar más vistos que el tebeo, la gente acudió en manada a verles reventando la carpa y creando un clima único para recibir a la banda más famosa y exitosa del género. Mi predisposición inicial a semejante dosis de tralla a las 10 de la noche el cuarto día del festival no era la más idónea, pero la ferocidad y entrega del grupo nos puso las pilas a todos desde el primer minuto de actuación.

Con un sonido abismal, atronador, de lo más salvaje que recuerdo en mucho tiempo, Cannibal Corpse salieron y ya tenían al público en el bolsillo desde el arranque del show. “Code of the Slashers” dio el pistoletazo de salida con toda la carpa haciendo headbanging y gracias a su aplastante medio tempo, fue caldeando el ambiente para la ración de tralla que se nos venía encima. Sorprendió ver a Erik Rutan (ex Morbid Angel / Hate Eternal) en las filas del grupo sustituyendo al prófugo Pat O’Brien quien tras sus problemas con la justicia ha tenido que abandonar el grupo. Erik no solo es un fenomenal guitarrista sino todo un espectáculo de ver en directo.

“Red Before Black” y sobre todo la clásica “Staring Through the Eyes of the Dead” pusieron la carpa patas arriba, locura que prosiguió con “The Wretched Spawn”, “Evisceration Plague” o la clásica “I Cum Blood”, que era presentada por el gigantón Corpsegrinder mientras sonaba de fondo en el escenario principal el “Carrie” de Europe creando un contraste cuanto menos curioso. Cerraron su actuación los de Tampa como era de esperar de la mano de “Make Them Suffer” y “Hammer Smashed Face” dejando un muy buen sabor de boca y el listón altísimo para el resto de mortales.

Def Leppard se coronan

Def Leppard es una banda muy activa en sus visitas a territorio nacional durante los 80 y la primera mitad de los 90, No pisaban Barcelona (exceptuando su show junto a Whitesnake y Europe en el Poble Espanyol hace 6 años) desde el año 96, lo que les convertía en la auténtica golosina del festival para muchos que seguramente nunca les habían visto.

Quizá un paso por debajo en términos de popularidad (al menos en este país) respecto a otros pesos pesados que han encabezado diferentes ediciones del Rock Fest, Def Leppard lograron congregar a una nutrida audiencia de incondicionales dispuestos a corear todos los hits -que no son pocos- de los de Sheffield. A ritmo de “Personal Jesus” de Depeche Mode a modo de intro, la banda de Joe Elliot arranca el show con “Rocket”, “Animal” y “Let it Go”, una tripleta ganadora que no falla ante los nostálgicos.

“Let’s Get Rocked” y “Armageddon it” prosiguieron la fiesta, únicamente interrumpida por el tándem de baladas compuesto por “When Love and Hate Collide”, “Two Steps Behind” y la famosa versión de David Essex “Rock On” (grabada también en su día por la banda germana de power metal Heaven’s Gate). Con unas muy buenas proyecciones en las pantallas traseras y laterales, Def Leppard traían un show sencillo aunque efectivo, considerando que no venían con su escenografía propia de gira.

Def Leppard Rock Fest Barcelona 2019

Def Leppard (Foto: Rock Fest Barcelona 2019)

El sonido era espectacular y la lluvia amenazaba con asomar la cabeza aunque nunca llegó a hacerlo. En un entorno idílico y cerrando el festival, Def Leppard lo tenían todo de cara para rozar la excelencia, cosa que obviamente sucedió. Es tal la colección de hits que tienen que podrían estar 6 horas tocando y aún así se les quedarían temas fuera. “Love Bites”, “Bringin’ on the Heartbreak”, “Hysteria” o “Pour Some Sugar on Me” lógicamente funcionan en directo y siempre son bien recibidas.

Tras ausentarse unos segundos, Def Leppard volvieron con su cara más rockera para celebrar sus más de 40 años de exitosa carrera con “Rock of Ages” y por supuesto, “Photograph”, un tema que siempre hace sufrir a Joe Elliot y que sin embargo cantó notablemente ayudado por supuesto por las miles de almas que coreaban la canción. Prometieron volver y abandonaron los británicos el escenario vitoreados tras una excelente actuación que de bien seguro quedará en la retina de muchos.

Una vez concluyó el concierto de Def Leppard en el Rock Fest Barcelona, Big Mouthers volvió a actuar (brevemente) en la Rock Tent para posteriormente cerrar el festival, como viene siendo costumbre, con el Party Hard, que animó a todos los presentes y dejó todo listo para seguir esperando hasta el año que viene con el Rock Fest Barcelona 2020.

Texto: Javi Félez, Marina Salcedo, Marc Fernández, Anna Fernández, Sergi Ramos, Dani Bueno | Fotos: Xavi Mercadé, Sergi Ramos, Roger Navarro

Promotor:RockNRock

Día:2019-07-07

Hora:12:40

Sala:Parc Can Zam

Ciudad:Santa Coloma de Gramenet

Puntuación:9