Que Alter Bridge ya nos tenían comiendo de la palma de la mano desde antes de pisar tablas, era algo evidente, pero eso no hizo que desde el primer minuto de "The Writing on the Wall", salieran a por todas derrochando clase y personalidad, buen hacer, y conexión total para con su gente.

Ambientazo y gran entrada para vivir otra visita de las huestes de Myles/Tremonti y comprobar el enorme tirón y calado que tienen sus temas entre sus acólitos. El consenso general es que la banda americana vive un gran momento de forma y su nuevo disco, “The Last Hero”, ha sido recibido muy positivamente por el público. La gira era esperada, muy esperada, desde hace meses. Se ha limitado a sólo dos fechas, evitando una de sus plazas más fuertes, como es el caso de Madrid, pero todo se terminará andando, pues Alter Bridge, como el cartero siempre pica a la puerta dos veces en muchas de sus giras.

Con la sala llena de unos cientos de personas, los primeros en salir fueron los neozelandeses Like A Storm, que aún siendo unos desconocidos, lograron gustar a los allí reunidos gracias a unos temas de ese hard rock más moderno y alternativo que allende nuestras fronteras tiene gran aceptación. No inventan nada, pero lo que hacen lo hacen bien y basándose en su última entrega, “Awaken the Fire”,  nos dejaron complacidos tras 35 minutos de show.

Expectación era lo que había a la hora de disfrutar de los funk-metal (así se les denominaba en la época) Living Colour. Siendo ésta la tercera vez que los podía ver, corroboraron lo que ya sabía: ¡que son la hostia!

El brutal chorro de voz de Corey Glover, la destructora base rítmica compuesta por el bajo de Doug Wimbish y la batería de Will Calhoun, y la especial y única guitarra de Vernon Reid, dieron un recital de los de sobresaliente. He dejado a Vernon el último por una razón: es para hacérselo mirar por los técnicos de sonido, lo mal que se oyó su bestial guitarra durante un buen rato de su actuación. Que estamos hablando de un primer espada y básico en el sonido de la banda! Por suerte, el savoir faire y la electricidad que derrocharon, me hicieron distraer de tan tremenda desilusión y es que quién no se dejó atrapar por temas como “Middle Man”,”Desperate People” o esa locura llamada “Funny Vibe”. Tal vez alguien no llegue a entender que tocaran un par de versiones con todo lo que tienen. Pero teniendo en cuenta que “Who Shot Ya?” ya la llevan tocando hace tiempo, la única que de verdad nos sorprendió fue el “In Bloom” de Nirvana, que, todo hay que decirlo, fue coreada con jolgorio por la casi totalidad del público. “Type”, y sobre todo “Cult of Personality”, con la que acabaron, nos dejaron clarinete que los Living han tenido un pasado y sobretodo, un gran presente si consiguen una regularidad tanto en publicaciones como en tours.

Que Alter Bridge ya nos tenían comiendo de la palma de la mano desde antes de pisar tablas era algo evidente, pero eso no evitó que desde el primer minuto de “The Writing on the Wall”, salieran a por todas derrochando clase, personalidad, buen hacer, y conexión total para con su gente, haciendo que aquello fuera una olla a presión a punto de explotar con temas como la tremenda “Addicted to Pain”.

Sin descanso, nos soltaron un set list que nos dejó extasiados, a pesar de un sonido más bien deficiente para lo que una banda de alta alcurnia como ésta debiera tener…y no, no me sirve eso de que desde atrás o de según que lugar se oía aceptablemente. El mismo derecho tiene el que está pegado a la valla, como el que quiere estar en la barra del bar de tener la ecualización que estos grupos se merecen.. Y seamos sinceros: con Alter Bridge no es la primera vez que me pasa. Menos mal que el nivel exhibido por el cuarteto formado por Kennedy/Tremonti/Marshall/Phillips es superlativo y, ¿qué decir de su repertorio? Casi imbatible! Con una energía y elegancia al alcance de pocos, repasaron todo lo que queríamos degustar y además, cosa normal, de toques de su recién “The Last Hero” ¡Muy recomendable!

“Waters Rising”,”Watch Over You”,”Rise Today”… desde los momentos más eléctricos a esos medios tiempos de impacto inmediato, Alter Bridge consiguieron que su concierto no decayera en ningún momento. Con las geniales “Blackbird” y “Metalingus” dejaron bien claro que en este estilo musical no tienen rival. Al menos si lo comparamos con las bandas de este rollo que por aquí se pasan, que tampoco son muchas.

Nos remataron con “Show Me a Leader” y, cómo no, “Isolation”, que llevó al paroxismo a más de uno. Un gran concierto. Lástima del pobre sonido.

Texto: Jaume Bellini

Promotor:Rock n Rock

Día:2016-11-05

Hora:20:00

Sala:Razzmatazz

Ciudad:Barcelona

Puntuación:7