Siendo el 25 de Agosto, con el verano dando sus últimos coletazos, la fecha estaba marcada en rojo en el calendario de conciertos de la capital, pues desde la salida a la venta de las entradas, se había colgado el cartel de sold out en la Sala La Riviera, y aunque muchos clamaban por mover el concierto a otra localización, los organizadores mantuvieron el plan inicial, llenando la sala hasta los topes en una noche sin teloneros y con gratas sorpresas....
Seguir leyendo »