La historia que giró en torno al grupo Mayhem vuelve a saltar a la palestra. 'Lords Of Chaos' es una muestra de que el black metal va desvinculándose poco a poco del underground teniendo ya poco que ver con lo gestado a finales de los años 80 por un grupo de jóvenes escandinavos encerrados en sí mismos. Esta nueva y edulcorada superproduccion cinematográfica dirigida por Jonas Åkerlund ha contado con el respaldo de conocidas compañías del sector como 20th Century Fox o VICE Films, pero... ¿merece la pena?

Jonas Åkerlund ha sido el encargado de llevar a la gran pantalla la cara más visible del black metal haciendo de director para ‘Lords Of Chaos’, la película sobre la historia de los primeros años de Mayhem basada en el libro del mismo nombre publicado en 1998 por Michael Moynihan y Didrik Søderlind.

Hace unos años nadie pensaría que la historia del nacimiento del subgénero más extremo del heavy metal iba a llegar a los cines, pero hemos podido observar que todo es posible y que poniéndole imaginación y estirando la pegada histórica basada en unos hechos reales un tanto adulterados podemos obtener un filme que se balancea entre el suspense, gore y drama juvenil sin dejar de lado la parte musical e incluso el humor para quitarle hierro al asunto.

Casi todo el mundo sabe ya lo que perpetraron un grupo de post-adolescentes europeos nacidos entre los años 60 y 70 tratando de llevar al límite la figura de chico malo y rebelde, pero por si todavía queda algún despistado aquí tenemos otra oportunidad de revivir los sucesos transcurridos hace casi 30 años desde el punto de vista más comercial posible.

cartel Lords Of Chaos película

Jonas Åkerlund, cabeza visible

Los hechos que ocurrieron entre Noruega y Suecia a finales del siglo XX fueron más preocupantes de lo que puede parecer a día de hoy. Ahora mismo, lo que fue un caos lleno de sangre, muerte, odio, satanismo y delincuencia se han transformado en historia y cultura popular que parece que interesar y fascinar a muchísima gente incluso ajena y crítica con el black metal.

La jugada de Jonas Åkerlund ha sido bastante inteligente en cuanto a marketing y explotación de la imagen y actitud de esos “pioneros” llamados Mayhem. El productor sueco es famoso mundialmente por dirigir videoclips tanto para Candlemass, Satyricon, Metallica (el videoclip de “ManUNkind” fue una especie de tráiler y tributo a Mayhem anterior a la película con imágenes de la misma) o Rammstein como para Roxette, Madonna, Blink-182 o David Guetta. Digamos que el tipo sabe lo que hace y también sabe cómo ganarse los cuartos dentro del mainstream.

A Åkerlund se le atribuye y aplaude por haber sido el batería de Bathory en sus inicios, proyecto con el que llegó a grabar un split titulado ‘Scandinavian Metal Attack’ entre 1983 y 1984. Ser músico de Bathory le ha dado cierta fama, aunque su estancia al lado de Quorthon fue muy corta (menos de 2 años), al igual que su carrera como músico. Realmente su aportación tampoco ha tenido gran repercusión ni importancia.

Cuando Jonas se alejó de las baquetas se introdujo directo en la producción, más concretamente en el ámbito de los vídeos musicales, donde es ya una figura importante. Aunque su imagen pueda engañar por vestir de negro y llevar el pelo largo, hace tiempo que este hombre está más ligado al pop y rock contemporáneo que a cualquier ámbito del metal extremo.

La historia de siempre pero más bonita

La ventaja de llevar un tema tan manido, público y conocido como la historia de un grupo tan polémico es que probablemente no tengas que esmerarte mucho en poner imaginación en el guion y la trama. Y así ha sido. Las casi 2 horas de este filme se pasan volando contra todo pronóstico. El cachondeo con el que se trata el argumento principal unido al espectacular trabajo audiovisual del que puede presumir todo el equipo que ha hecho posible esto te acaba alejando un poco de lo más cutre y obvio.

Ciertamente, la calidad de las imágenes y el montaje es increíble y suma muchos puntos al resultado final. El cuidado montaje audiovisual es precisamente el plus más grande para atraer al espectador no conocedor ni interesado por el tema que verá en ‘Lords Of Chaos’ una historia sobre unos jóvenes desequilibrados que escuchaban metal y rock y que crearon su particular Spring Breakers renegrido.

Desde los primeros minutos hasta el final, un Euronymous protagonista indiscutible y encarnado por Roy Culkin (hermano de Macaulay Culkin) narra en primera persona como empezó todo, desde los ensayos en el sótano de la casa de sus padres hasta el primer encuentro con el suicida Dead (Jack Kilmer) y Varg Vikernes (Emory Cohen) llegando a la entrada de Attila en Mayhem hasta el asesinato del propio Euronymous, siendo por supuesto Euronymous y Varg los dos personajes alrededor de los que gira todo (qué sorpresa, ¿eh?).

Mezcla de patraña y realidad

Jonas ha sido sincero y ha estado ágil en cuanto al fruto de su trabajo declarando que es “una historia sobre verdades y mentiras”. Verdades supuestamente documentadas a través de informes policiales, cartas, fotografías a las que ha tenido acceso y mentiras forzadas para darle salseo a la trama como que Dead mataba gatos, que Euronymous tenía novia (ficcionada por Sky Ferreira) en esa etapa o que el mismo citado se hubiese cortado su melena antes de ser asesinado.

poster Lords Of Chaos

El ambiente, clima y atmósfera que rodean la historia están mimados con detalle, así como algunas interpretaciones de los actores. Las secuencias de las iglesias ardiendo, realismo de las escenas más sangrientas como el suicidio de Dead así como las formas y expresiones de la personalidad y vestuario de los intérpretes tienen su mérito, especialmente en la primera hora de visionado.

El gran fallo de la peli es sin duda esa cierta americanización de casi todo. El acento de los actores podría haber sido un punto fuerte a la hora de hacer más creíble la narración, haciendo mella en que los sonoros nombres y apodos de los músicos están mal pronunciados y no respetan la lengua nórdica original. Pulir esos pequeños detalles no creo que fuese tan complicado para dar más valor a todo.

Acaba encandilándote

‘Lords Of Chaos’ parece por momentos una adaptación o broma para metaleros de apariencia, sobre todo por esas escenas de fiesta, desenfreno, macarrismo, violencia, amor y sexo. En parte son aspectos que humanizan la superficialidad y fachada marronera que querían exteriorizar los jóvenes de ese momento para creerse los más infames, pero llega a resultar pesado el contraste entre hacer querer ver con buenos ojos a unos putos locos con el intento de hacer a los personajes unos sentimentales intensos y maduros con experiencia en la vida cuando eran en realidad unos veinteañeros primerizos (algunos ni llegaban a la veintena).

crítica Lords Of Chaos Mayhem

La principal causa por la que mantienes tus ojos pegados a la pantalla y no cortas por lo sano es por ver cómo va a terminar la historia, y más si eres conocedor de ella como es mi caso personal. La curiosidad por ver cómo han recreado el suicidio de Dead y la “recogida” de sus pedazos de cráneo, la toma de fotografías de su cadáver, la recreación de Helvete, el tratamiento del asesinato que cometió Faust y el desenlace fatal entre Varg y Euronymous logran que te comas todo sin rechistar y sin sentir que has perdido demasiado el tiempo con bazofia reutilizada y prefabricada.

El gran dilema

Hay muchas más pegas que se podrían poner, pero las más básicas son las de siempre cuando se habla sobre el black metal noruego: la centralización que se hace en los temas y personajes de siempre exprimiendo hasta la última gota basándose en lo polémico y alguna que otra leyenda urbana sin centrarse casi en lo musical. Por otra parte, y siendo sincero, decir que era previsible que en algún momento se romantizase esta historia porque es pura carnaza para la gran pantalla.

Otro detalle curioso es cómo la personalidad de Euronymous se perfila como inocente e inofensiva por una cara y avariciosa y egoísta con sus compañeros por otra. Lo caracterizan como una persona ególatra que se atribuye la creación de un estilo, el “mérito” de la quema de iglesias, asesinatos, etc. hasta que hace aparición el Varg Vikernes ficticio y le baja los humos creando un conflicto entre dos por ver quién la tiene más larga y que termina en un vengativo reguero de sangre.

Lords Of Chaos Black Metal

Haciendo síntesis, todo se acaba condensando en un repaso de la corta vida de Euronymous antes y después de conocer a Varg y, sinceramente, con todo lo que dura la peli, se podrían haber abordado más cosas. Si quieres contar la historia de Mayhem bien, qué menos que dar protagonismo a Messiah y Maniac y no poner a Attila como si fuese un extra. En este aspecto han sido muy reduccionistas.

Veredicto desde la parcialidad

Seas un true o un fan normal y corriente del metal extremo, hay que ser consecuente con lo que estás viendo: ficción. Ficción basada hechos más o menos reales, pero ficción al fin y al cabo. Se pueden poner muchas más pegas de las ya recalcadas, pero eso no va a cambiar un producto ya hecho.

Hay opiniones y críticas como la de Varg Vikernes respecto al actor que le interpreta (Emory Cohen) que han sido tan infantiles y de niño inmaduro loco como toda su actitud en el pasado. Se lo toma demasiado en serio todo, aunque esté viviendo en Francia talando árboles y parezca un hombre tranquilo alejado del mundanal ruido. Su papel de víctima rencorosa y mentalidad no han cambiado demasiado, aunque diga que ya no le interesa el tema.

crítica Lords Of Chaos Black Metal

En cambio, críticas como las de Fenriz (Darkthrone) han ido por otro lado. Aunque él y su compañero de banda Nocturno Culto no han querido ceder su música para la banda sonora (como Varg) y tampoco apoyan el concepto e idea, la diferencia es que Fenriz simplemente ha tirado del humor que le caracteriza expresando su más sincera y mordaz opinión: “es la peor idea de todos los tiempos”. Y todos contentos.

Siendo fiel a la realidad y como espectador, la película es válida y bastante entretenida. Te pone en situación de forma correcta en base a la recreación y tratamiento de detalles y ambiente a pesar del sesgo de parte de la historia y una interpretación por parte de los personajes por momentos algo dudosa y poco conseguida. La exageración, olvido de detalles importantes, relleno con cosas inventadas y esa centralización en Euronymous te acaban dando hasta repelús conforme te metes en el papel, cosa que también pasa con la caracterización de Varg.

crítica Lords Of Chaos

Si tenéis un par de horas muertas y os apetece pasar un rato entretenido sin tener que estar exprimiendo vuestro cerebro (nunca mejor dicho lo del cerebro -muchos me entenderéis-) pongo la mano en el fuego (estoy sembrado) y os la recomiendo para ver un finde que no podáis o no queráis salir de casa o mismamente un día de resaca. Personalmente le doy un aprobado, aunque sea una película que ni de broma va a pasar de un 6 o 7 sobre 10 de nota. Os doy la garantía de que, aunque pueda no gustaros, al menos os echaréis unas risas sin ningún problema.

Jaime Tomé