Rob Halford, el líder de Judas Priest, declaró durante una entrevista de la MTV en 1998 su orientación gay, convirtiéndose así en el primer icono del metal que anunciaba su homosexualidad. Lo confesaba también en su autobiografía "Confess".

Rob Halford salió del armario durante una entrevista a MTV News donde declaraba públicamente su homosexualidad, pero eso fue dos décadas después de haber escrito la letra personal de la canción de “Raw Deal” que aparecía en el tercer álbum ‘Sin After Sin’ de Judas Priest.

Halford siempre ha sido un gran frontman en el escenario y en sus apariciones. Su gran registro vocal, sus vestimentas espectaculares de cuero, la legendaria puesta en escena con las míticas motos antes de abrir cañonazos como “Hell Bent For Leather” en declaraciones llenas de principios, y por supuesto sus tempos, su emblemática voz, y los elaborados sets con Judas Priest han sido una influencia masiva en el género del metal y dieron origen al movimiento thrash metal, que a menudo exploraba temas de injusticia, corrupción política y sentimientos apocalípticos sobre la guerra, paradójicamente como la suya interna.

En medio de los díscolos propios del metal hubo momentos más oscuros, tanto en términos de industria como para haberse mantenido encerrado durante tanto tiempo. En la juventud de Rob, incluso en los primeros años de Judas Priest, Halford fue víctima de depredadores sexuales, como un amigo de su padre que le dio un trabajo en el teatro, también fue arrestado por indecencia pública en un baño de hombres, y tuvo sus momentos a lo George Michael.

Una vez esposó a un tímido Andy Warhol en una fiesta y se lo llevó en un taxi a la discoteca Studio 54. Quiso seducir al cantante de Iron Maiden de los primeros años, Paul Di’Anno y lucía pañuelos en el escenario a modo de invitación codificada por colores para los fans homosexuales. Halford siguió adelante entre diferentes tesituras, manteniendo su sexualidad en secreto para todos, menos para un círculo selecto. Aunque en el entorno se sabía, por diversos factores e intereses, se mantuvo la situación fuera de la prensa.

“La mayoría de la gente sabe que he sido un hombre gay toda mi vida, pero me he liberado” (Rob Halford)

La banda y su círculo sabían de su sexualidad y lo aceptaban, pero le aconsejaron que fuera discreto dada la naturaleza machista hetero que predominaba en el mundo del metal. Rob Halford a menudo se sentía solo, y durante su juventud luchó durante años con las drogas y la adicción, aunque después de rehabilitarse en 1986, no volvió a beber ni consumir drogas.

Halford había intentado suicidarse con pastillas a finales de 1985, pero por un golpe de fortuna se arrepintió de forma inmediata y un amigo consiguió llevarle a tiempo al hospital para realizarle un lavado de estómago. Eso fue lo que le llevó a la rehabilitación. Trágicamente como contrapunto, un exnovio que luchaba contra la adicción y la depresión, se pegó un tiro en la cabeza una noche después de que Halford peleara con él por su consumo de drogas. Rob reconoció que de no haber obtenido ayuda, hubiera intentado suicidarse de nuevo. Pero ganó la lucha.

Fue precisamente el working class hero, el entorno de la clase trabajadora, restringida y sacrificada lo que produjo a los pioneros y progenitores del género heavy metal como Judas Priest, Black Sabbath, Motörhead y en una parte Led Zeppelin. La tristeza y el ruido de este mundo, junto con la frustración creada con las limitadas opciones de empleo, fue el caldo de cultivo, los ingredientes perfectos para la eclosión de los intensos himnos contra el sistema de autoridad (que no necesariamente antisistema) que crearía el género.

La sexualidad de Rob Halford también forma parte de eso. Halford nació en 1951 y la homosexualidad fue ilegal en el Reino Unido hasta 1967. La sexualidad de cada uno no define a la persona que eres. No se trata de que seamos todos iguales, sino de aprender a respetar las diferencias. Una parte del progreso social implica poder entenderlo.

Rob Halford declaró públicamente en MTV News acerca de su homosexualidad: “Creo que la mayoría de la gente sabe que he sido un hombre gay toda mi vida, y que sólo he pasado en los últimos tiempos es un tema con el que me siento cómodo en dirigirme (…) para hacer frente a algo que me parece tiene un momento, y este es el momento”.

Adney Sid