Nancy Spungen fue encontrada muerta en la habitación del famoso hotel Chelsea, en el bajo Manhattan. Sid Vicious, bajista de Sex Pistols, llamó a la policía alrededor de las 11:00h de la mañana para decirles que encontró muerta a su novia.

Nancy Spungen se encontraba en un charco de sangre con bragas de encaje negro y un sostén, estaba apoyada contra la pared del baño, con heridas de cuchillo en el estómago. Sid Vicious se despertó inconsciente después de una ingesta de treinta pastillas de Tuinal (un sedante hipnótico hoy en desuso, en vigor en aquella época) alrededor de las 10:30h de la mañana.

Al principio pensaba que se había orinado sobre sí mismo, pero rápidamente se dio cuenta que la humedad que sentía era sangre. Se resbaló en el baño y encontró a Nancy sentada en el suelo, bajo el lavabo, con una puñalada en el vientre. Según Sid, todavía respiraba en ese momento. No pensó que se estaba muriendo, así que salió del Hotel Chelsea en busca de metadona. Nancy se desangró hasta morir mientras él estaba fuera.

Sid Vicious Nancy Spungen

El Hotel Chelsea situado entre la séptima y la octava avenida de Nueva York, en el bajo Manhattan, ya era una leyenda por haber acogido con anterioridad a huéspedes tan legendarios como Janis Joplin, Leonard Cohen, Jack Kerouac, Bob Dylan… Desde estrellas del rock a iconos de la contracultura fueron el caldo de cultivo perfecto en el que se terminaron mezclando drogas y excesos (donde el trasiego de guardaespaldas, yonkis o prostitutas que entraban y salían era algo inaudito).

El 12 de octubre de 1978, a las 10:00h de la mañana, Vicious había encontrado a su novia muerta en el suelo del baño con un cuchillo atravesando el abdomen. Sid, que estaba deambulando por los pasillos del hotel Chelsea en un claro estado de agitación, fue arrestado y acusado del crimen de Nancy de 20 años. Salió en libertad condicional.

“Teníamos un pacto de muerte”

Una semana después de ser arrestado, Sid Vicious intentó suicidarse cortándose las muñecas. “Quiero unirme a Nancy y mantener mi parte del pacto”, decía. Pasó un tiempo en el psiquiátrico del Hospital Bellevue, después del intento de suicidio, y fue liberado bajo la custodia de su madre, Ann Beverley, el 6 de noviembre, según el informe del director del hospital.

Sid Vicious se declaró culpable del asesinato inicialmente diciendo que fue “porque era un perro callejero”. Horas más tarde cambió la versión de los hechos retractándose al afirmar que estaba dormido durante el apuñalamiento. El manager de Sex Pistols, Malcolm McLaren, puso la mano en el fuego por Vicious: “no creo que Sid asesinara a Nancy; era el amor de su vida”. McLaren sostenía que perdió el conocimiento después de la ingesta de 3o pastillas de Tuinal, el potente sedante, y que estaba demasiado colocado como para poder apuñalar a Nancy.

Vicious parecía tenso y con signos de depresión. Apenas parecía tener 21 años y tenía acné en su rostro. Vestido con una gabardina gris, vaqueros desgastados, un collar de cadenas y su aspecto habitual demacrado y andrajoso, permaneció en silencio y solo habló ocasionalmente con su madre mientras esperaba que le llamaran a su caso. “El inepto Vicious”, como lo expresó el fiscal.

Sid se declaró inocente con una voz ininteligible ante la juez Betty Ellerin. La juez estableció una fianza de 50,000 dólares y tres condiciones para Vicious: continuar reportándose diariamente a la clínica de metadona, reportarse directamente a los oficiales de homicidios antes de la 13:00h y no dejar los confinamientos de los límites de la ciudad de Nueva York.

La juez Ellerin fijó el 12 de diciembre para comenzar las mociones previas. Vicious fue liberado con la fianza pagada por su discográfica, Virgin Records, y estaba trabajando en un disco en solitario para ayudar a pagar las facturas médicas y legales. En ese momento vivía en un hotel en Manhattan junto a su madre.

El final de Sid Vicious

La mañana del 2 de febrero de 1979, tras celebrar una fiesta por su liberación, Sid Vicious fue hallado muerto de una sobredosis de heroína. Nunca llegó a ser juzgado por el asesinato de Nancy Spungen, su novia.

La madre de Sid Vicious, Anne Beverley, aseguró que la sobredosis que acabó con la vida de su hijo no fue accidental y que después de ser incinerado encontró una nota en su chaqueta con la siguiente petición: “teníamos un pacto de muerte y tengo que mantener mi parte del acuerdo. Por favor, enterradme junto a mi chica. Enterradme con mi chaqueta de cuero, mis vaqueros y mis botas de motero. Adiós”.

Sid Vicious murió de una sobredosis de heroína pura que su madre, Anne, le había facilitado. Se trataba de un último acto de “bondad” hacia su hijo, que declaró que no tenía salvación, y estaba sufriendo una batalla que no podía ganar. Había llegado al abismo, al punto de no retorno, y tenía un pacto de no seguir sin Nancy. Eran adictos a lo que les destruyó.

Cuando Sid murió, su madre Anne Beverley, quien antes de suicidarse en 1996 intentó siempre demostrar la inocencia de su hijo, pidió esparcir las cenizas de Sid sobre la tumba de Nancy. La madre de Nancy declinó de forma cortés. Se rumorea que ella los esparció allí de todos modos para cumplir la voluntad de su hijo. La lápida de Nancy dice: “Tu odisea ha terminado, duerme en paz”.

Adney Sid