Su éxito era ya más que palpable, pero fue con este cuarto trabajo de estudio cuando los finlandeses alcanzaron su cénit de popularidad. Musicalmente es uno de sus trabajos más completos, algo en lo que coinciden muchos de sus fieles seguidores que vieron como 'Love Metal' llegaba a las tiendas el 11 de abril de 2003.

En 2003 después de hacerse conocidos con sus anteriores trabajos por Europa del Este, HIM lanza al mercado ‘Love Metal’, siendo el cuarto álbum de la banda les permitió dar el salto de forma más internacional, convirtiéndose así en la primera banda finlandesa en conseguir el estatus de Gold en Estados Unidos. Además de ser un trabajo destacable en su carrera por haberlos situado de forma internacional fue el primero en el que no utilizaron la imagen de su vocalista Ville Valo para su portada si no un heartagram que representaba el amor y el odio, símbolo que a día de hoy sigue asociándose a la banda con un simple vistazo.

En este trabajo el grupo se encarga de coger todo lo aprendido en anteriores discos y juntarlo, combinando perfectamente metal y hard rock con letras profundas y llenas de sentimientos con las que muchos se sentirían identificados, marcando con ello un estilo al que ellos mismos denominaron como ‘Love Metal’.

Durante sus diez cortes nos encontramos con canciones tan representativas de la banda como “The Funeral  Of Hearts”  un tema que hace de puente perfecto entre su anterior época y este sonido más elaborado, pero dejando claro que es un punto de inflexión sin renunciar a su estética, colocada al principio del disco de una forma muy inteligente para ir enganchando al oyente, en ella podemos ver que lograron fusionar todos los ingredientes que forman su sonido, con partes melódicas que tanto les caracterizan y otras más cañeras, pero sin dejar de lado unos arreglos muy sencillos que unen todo de forma muy fluida.

Otra canción que define perfectamente la identidad del álbum es “The Path”, la cual lentamente comienza a despedirnos el disco, con un Ville Valo que casi nos canta al oído un estribillo cargado de sentimientos, dejándonos el broche final de un trabajo con una identidad perfectamente definida y un sonido que marcaría una generación.

La importancia de este disco no viene medida solo por el éxito que le hizo cosechar a la banda internacionalmente, sino que también hay que ver la cantidad de músicos que se vieron influenciados al producirse el éxito del grupo haciendo que este álbum tuviese un gran impacto en el mercado musical de los próximos años. A día de hoy es imposible entender la música del principio de la década de los 2000 sin detenerse a analizar más profundamente este trabajo.

Melanie Silva