El cuarto y último trabajo de estudio de la banda sueca se publicó el 1 de junio de 2018. Con canciones como "Rats", “Dance Macabre” o la instrumental "Miasma", consigue que se considere todo un clásico del metal contemporáneo.

La progresión de Ghost hasta la fecha ha sido intachable. Los saltos dados de “Opus Eponymous” a “Infestissumam” y a “Meliora” fueron de gigante, tanto en lo compositivo como en el sonido general de la banda y su identidad musical. ‘Prequelle’ fue otro salto considerable y si debíamos guiarnos por el EP “Popestar” y el sonido más radiable de “Square Hammer”, estaba claro que Ghost iban a por un toque más mainstream en su música cuando afrontaron su cuarto disco de estudio en 2018.

Mientras el grueso de la comunidad metal se iba a por lo gutural y lo bruto, los suecos apostaban por recuperar la melodía, las progresiones de acordes agradables al oído y los estribillos memorables. En ese sentido, con ‘Prequelle’, Ghost alcanzaron un cenit de accesibilidad que les convierte en la banda de rock duro más atractiva del momento para cualquier a quien no le guste el rock duro.

Canciones como “Faith” mantienen la esencia malévola de la banda inalterada, mientras que otras como “Rats” se sirven de ese elemento y lo aumentan con estribillos más melódicos. En otras palabras, Ghost han sumando elementos a su música, progresando y no anquilosándose. El desarrollo ampuloso de la instrumental “Miasma”, con un solo de saxo al final, y el ritmo discotequero de “Dance Macabre” contrastan con los riffs malignos de “Cirice” o “Per Aspera Ad Inferi” de discos anteriores pero realzan la capacidad del líder de la banda, el misterioso Tobias Forge, para coger elementos de los últimos 50 años del pop y el rock y mezclarlos con sumo gusto.

Grabado en los Artery Studios de Estocolmo, el Psalm Estudio de Inglaterra y los Westlake Studios de Los Ángeles con Tom Dagelty a la producción, “Prequelle” es la culminación de una época turbulenta para la banda que acabó con un paseo por los juzgados para el líder del grupo cuando fue denunciado por algunos antiguos compañeros de banda. Las referencias veladas a dicha situación en las letras del disco son entretenidas. Con un desarrollo de más de un año entre la composición y la grabación del disco, “Prequelle” es una obra que busca llevar a Ghost un nivel más allá. A menudo definido como “arena rock” en su esencia, se trata de un disco variado y repleto de matices que muestra la cara más comercial y amigable de la banda de Forge.

Sergi Ramos