Un día como hoy de 1981 vio la luz el segundo trabajo de estudio de Iron Maiden: Killers. Este Trabajo ayudo a la banda a consolidarse como una de las líderes de la Nueva Ola de Heavy Metal Británico (NWOBHM).

Época de cambios

Este disco supuso un antes y un después en la trayectoria de Iron Maiden, ya que debido al éxito que tuvo dio un nuevo impulso a la banda para ponerse al frente de la ya famosa NWOBHM. También incorporó hasta el ahora guitarrista Adrian Smith, sustituyendo Dennis Stratton, además de que este trabajo supuso el ultimo de Paul Di’Anno con los británicos, dejando el grupo debido a sus problemas con el alcohol y las drogas, siendo “The Number Of The Beast” el primer disco en contar con Bruce Dickinson.

“Killers”

Este disco es algo extraño, ya que podemos escuchar en él dos canciones instrumentales, escrito y compuesto en su mayoría por Steve Harris. También hay que contar que todos los temas estuvieron escritos y compuestos antes del lanzamiento del primer trabajo de Iron Maiden, a excepción de “Murders in the Rue Morgue” y “Killers”, pero obviamente, no cabía tanto material en un solo disco, así que con unos arreglos para incluir a Adrian Smith, el disco estaba prácticamente acabado antes de comenzarlo.

Iron Maiden Killers

NWOBHM

Siempre se realciona a Iron Maiden con la New Wave of British Heavy Metal, o la Nueva Ola de Heavy Metal Británico, en español, pero, ¿qué es ese movimiento? Pues esto surgió a finales de los años 70 y los principios de los 80, obviamente, en Reino Unido, siendo utilizado este término por el periodista Geoff Barton en 1979. Siendo prácticamente un contraataque del heavy metal contra el auge del punk, aunque de primeras empezó mal, ya que los medios de comunicación no estaban mucho por la labor, debido a esto, esta nueva oleada de bandas tenía que valerse del boca a boca o de fanzines.

La música seguía las bases del heavy metal clásico, pero añadiéndole la agresividad del punk, siendo la recordada Motörhead la principal banda impulsora del movimiento. Fue gracias a este movimiento que el heavy metal es lo que es hoy en día, estableciendo los principios y códigos comunes que hoy en día aún muchos mantienen y defienden, aunque hay muchos que se pasan un pelín, llegándose a convertir en algo cómico para algunos, aun así, esos valores perduran.

También se comenzó a llevar a cabo la práctica de la autopromoción y auto distribución de material discográfico, llevando esto al nacimiento de muchas compañías discográficas independientes, eliminado así la causa de la obstaculización de la música rock en los 70: la intromisión de los asuntos corporativos, dejando así rienda suelta a las bandas para experimentar como quisieran con su música, siendo creados algunos géneros tan importantes como los son el speed metal, el power metal, el thrash metal o el black metal. Pero obviamente no todo son rosas en este camino, hagas lo que hagas le molestará a alguien, siendo este movimiento criticado por la opinión conservadora e izquierdista, tachando a la NWOBHM de sinsentido, llamándolos ridículos hasta autoparodiarse, y, como no, que podían ser un peligro para los jóvenes.

Los últimos en pie

Pese a que el movimiento trajo a un gran número de nuevas bandas, no todas han conseguido el éxito que otras. Dejemos claro que lo que voy a decir a partir de ahora es excluyendo a Motörhead y a Judas Priest, ya que muchos entendidos en el tema afirman que fueron unos grandes impulsores del movimiento, pero que nunca llegaron a formar parte de él por distintas circunstancias.

Es innegable que hay grupos de aquel entonces que consiguieron fama y que aún continúan teniéndola, pero no mundialmente, ya que hay casos específicos de zonas específicas, con ejemplos todo se entiende mejor. Praying Mantis tienen un público muy amplio en Japón, en cambio Demon, Saxon y Tokyo Blade tiene a sus fieles seguidores hospedados mayoritariamente en Europa central.

Muchas de las bandas de aquel entonces volvieron a agruparse a finales de los ’90 lanzando algún nuevo trabajo y apareciendo en festivales o con alguna gira puntual, pero hay dos grupos que mantienen ese enorme nivel que les permiten encabezar grandes festivales o incluso llenar estadios, estoy hablando de Def Leppard y el grupo que hoy nos trae aquí, Iron Maiden.

Leppard alcanzó ventas millonarias en Estados Unidos, aunque con un sonido más decantado por el hard rock, en cambio, Iron Maiden sigue en activo ganando millones con sus discos y merchandising en todo el mundo, haciendo giras por todo el globo y siendo reclamado por los fans de todo el planeta, llenado estadios, festivales y lo que les pongas delante, que el Ed Force One aterrizará con su espectáculo y hará arder lo que se propongan.

Pablo Ruiz