Empezamos a hacerlo el año pasado y, como dio buen resultado por la amplia gama de estilos musicales que pudimos reflejar de los distintos miembros del equipo, volvemos a traeros las que para los que formamos The Metal Circus (y ahora también Metal Hammer) son las canciones del año. En esta ocasión somos unos pocos más que en 2018, así que tendréis más variedad. A ver cuál se repite más veces:

Sergi Ramos: The Night Flight Orchestra – Satellite

Dentro de la corriente de sonidos retros que asola el rock en años recientes, una banda que ha sabido captar la esencia es sin duda la de Bjorn Strid, los infalibles The Night Flight Orchestra. Tanto sus discos como los sencillos que están sacando con cierta regularidad conforman un espacio seguro, de comfort, para aquellos que nacimos en la década de los ’80 y deseamos escuchar música que nos recuerde a cuando no conducíamos, no pagábamos impuestos, no teníamos que ir al Mercadona ni limpiar el piso.

Cuando éramos felices de verdad. “Satellite” (y otra pequeña favorita llamada “Cabin Pressure Drops”) cabalga esa fina linea entre hit AOR oscuro de 1981 y sintonía de teleserie familiar. En cualquier caso, se trata de música positiva, melódica y galvanizadora. Para los que estamos hasta el moño de metalcore y afinaciones bajas, The Night Flight Orchestra es la salvación.

Dani Bueno: Avantasia – The Raven Child

Es curioso que la primera vez que escuché este tema fue en diciembre de 2018, pero desde entonces supe que, si no había nada majestuoso durante el año, sería la que, para mí, fuera escogida como mejor canción de 2019. Esta reencarnación de “The Scarecrow” ha sido, pese a sus 12 minutos, un tema que nunca he pasado cuando me ha saltado en mi lista de reproducción, algo que creo que es digno de admirar.

Alguno de los hits del nuevo de Rammstein podrían haber entrado así como lo salvable del disco de Slipknot, que es poco pero muy bueno, o el “Do Or Die” de Machine Head si no fuese por su letra, que se carga esa vuelta a la mejor etapa de la banda, pero esa dulzura y progresión de Tobias y los suyos ha hecho que me decante por “The Raven Child” de Avantasia como la mejor canción del año.

Laura Cano: Insomnium – Pale Morning Star

Los reyes del death melódico melancólico ha sacado este año su nuevo disco, ‘Heart Like A Grave’ y, con él, el temazo que es “Pale Morning Star”. Resulta interesante destacar que este tema no fue la primera apuesta de los finlandeses (antes cayeron la titular y “Valediction”), pero “Pale Morning Star” se destacó rápidamente como la más compleja e hipnótica, además de, a juzgar por la reacción del público en su última visita, la favorita de los fans.

Desde sus intro y intermezzos en acústico a su crescendo con guitarras lamentándose junto a los desgarradores growls de Niilo Sevanen, el tema coge lo mejor del Insomnium más clásico que nos enamoró en ‘One For Sorrow’ o ‘Shadows Of The Dying Sun’, y lo desarrolla a lo largo de casi 9 minutos de pura tristeza mágica, etérea. Prepárate para viajar a las profundidades de las taigas de Karelia, donde la vida es dura, arisca y brutal.

Satur Romero: Avatarium – Rubicon

En los últimos compases del año los suecos Avatarium han publicado su nuevo trabajo ‘The Fire I Long For’. Otro pasito más en su evolución para convertirse en unos de los adalides del doom metal actual, aunque ahora se autocalifiquen como dark gospel. “Rubicon” es la muestra perfecta del sonido contemporáneo y fresco de la banda liderada por el guitarrista Marcus Jidell y la cantante Jennie-Ann Smith.

Tomando como base los riffs setenteros de los clásicos del género, y guiados por la sensual voz de Smith, la canción posee esa pegada bañada al natural que se echa de menos entre los de su misma estirpe y un estribillo que tarda en salir de la mente. De las mejores de este tercer trabajo y de su carrera.

Víctor Vallespir: Shawn James – Burn The Witch

Resumir un año en una sola canción tiene que trascender barreras estrictamente musicales, y es que son muchas las emociones, sensaciones y cambios que se pueden vivir en 365 días. Si las listas de fin de año ya tienen un qué personal totalmente intransferible, los tres o cuatro minutos que condensan un período tan largo de tiempo deben contener, al menos, algunos de los ingredientes que han construido, en este caso, un 2019 irrepetible.

Emoción, melancolía, tristeza y, porqué no decirlo, alegría. Shawn James es uno de esos artistas escondidos que, en este caso, ha lanzado un disco titulado ‘The Dark And The Light’ verdaderamente brillante. “Burn The Witch” es uno de sus cortes principales, pero su importancia emocional dista mucho de ese factor. Y es que esa es la magia de la música.

Olga Vidal: Amon Amarth – Shield Wall

Amon Amarth es una de esas bandas que demuestran que el cambio generacional en el metal no es solo una realidad, sino que es más esperanzador de lo que muchos piensan. Actualmente se encuentran en un gran momento de su carrera, protagonizando una gira con una producción de lujo y, además, ya cuentan con un séquito de seguidores considerable que pueden estar satisfechos con su último álbum, ‘Berserker’.

A pesar de que las expectativas con respecto a la banda sueca son muy altas, sigue siendo uno de los álbumes más llamativos de este 2019. La canción seleccionada, “Shield Wall”, representa una destacable unión de lo tradicional y lo moderno. Por un lado, se trata de un homenaje a la cultura vikinga y, por otro, cuenta con un sonido actual, potente y pegadizo. Podría convertirse dentro de unos años en un himno representativo de la música de nuestra época.

Iria López: Slipknot – Unsainted

El esperadísimo regreso de Slipknot creó expectativas muy altas que su disco ‘We Are Not Your Kind’ no terminó de superar, sin embargo, el single “Unsainted” dejó a todo el mundo con la boca abierta. Para bien y para mal, pero claramente fue el centro de todas las miradas en cuanto salió a la luz. Este tema acabó resultando bastante pegadizo y todo un éxito en directo, además de haber protagonizado uno de de los momentos más memorables del año: la revelación de las nuevas máscaras en su videoclip. Por todo esto y por haber logrado llamar la atención de medio mundo durante meses, considero a “Unsainted” la mejor canción de 2019.

Jaime Tomé: Cala Vento – Solo Ante El Peligro

He tenido que dejarme llevar totalmente por lo personal sin ceñirme especialmente al rock y metal, ya que he escuchado un montón de canciones que me han encantado de muy diferentes géneros y me vuelvo a topar con el problema de siempre a la hora de cribar. Por todos los momentos, sentimientos y vivencias que me ha transmitido ‘Balanceo’ además del directo increíble que tiene esta gente, esto tenía que ser así. El “hardcore pop” con alma rockera ruidosa, estribillos pop pegajosos y la nostalgia que Aleix y Joan transmiten copan esta vez mi pole anual.

Se han quedado a las puertas Baroness, James Blake (el tema con Rosalía, esa gran desconocida), Adrenalized, La Plata, Lagwagon, Brutus, Interpol, Tool, Mayhem, Bad Religion… y así hasta más de un ciento de bandas que han marcado mi fin de década. Conste en acta que me ha dolido más que un disparo en el estómago haberme dejado atrás otros himnos de este discazo, pero la vida es dura y en este momento concreto la canción que gira en mi cabeza es esta. Si me decantase por otra cosa, estaría mintiendo.

Jano Carbia: Rammstein – Deutschland

Una canción que consigue 89 millones de reproducciones en YouTube en poco más de 8 meses tiene que poseer algo especial. La vuelta de Rammstein después de una década ha obsequiado a la humanidad con esta auténtica joya del metal industrial que ha conseguido convertirse en el gran hit de 2019 -con permiso de “Mantra” de Bring Me The Horizon y “Unsainted” de Slipknot- y en himno total de los germanos en velocidad record. Unos teclados épicos dan paso a las guitarras sempiternas de Kruspe y Landers y estas a su vez a los susurros embaucadores del señor Lindemann. Una vez llegados a este punto ya todos hemos caído en su hechizo. No miente Spotify cuando dice que es el tema que más he escuchado durante este año.

Marc Fernández: Gloryhammer – The Fires Of Ancient Cosmic Destiny

Esta extravagante y épica pieza de nada más y nada menos que 12 minutos es la encargada de cerrar un trabajo tan celebrado como el ‘Legends Beyond The Galactic Terrorvortex’, y como viene siendo costumbre en Gloryhammer, cargan en ella el peso resolutivo de la historia que se ha ido hilvanado a lo largo de todo el disco, logrando un clímax por todo lo alto que incluye orquestación, pasajes de música electrónica, interludios narrados por los distintos personajes y cantos en latín (si buscáis la traducción de vatinati latinae canentis os llevaréis una sorpresa).

El tema básicamente toma todo lo que es Gloryhammer y lo compacta en una obra maestra cuya grandilocuencia no se ve mermada por la irreverencia y parodia de los tópicos del power metal a la que la banda de Bowes y Winkler nos tienen acostumbrados.

Ángel Corral: Leize – Dame Tu Mano

Cuando la situación general se vuelve cada vez más tensa y retorcida es el mejor momento de volver a lo más básico y reencontramos con lo que nos hace sentir bien. Un gesto, un abrazo, un guiño, unos cuantos versos sinceros y un poquito de rock del que nos emociona. Deseos que todos tenemos y que a veces son tan difíciles de plasmar en una canción, sobre todo cuando todo lo que nos rodea no invita a ello. Leize lo logran en esta maravilla directa y sincera cuyo título condensa en tres palabras el anhelo de cualquier ser humano. La necesidad de entendernos, de empatizar, de amarnos por encima de todo. Acércate, ven. “Dame Tu Mano”.

Diego Solana: Periphery – Reptile

Ha sido un año muy completo en diversos estilos musicales, con grandes hits como cabeza de turco en los tops de listas. Sin embargo, la canción que más me ha roto los esquemas este año ha sido la apertura del último largo de Periphery: ‘Periphery IV: HAIL STAN’. Una obra de nada menos que dieciséis minutos y cuarenta y cuatro segundos tan bien compuesta que no le sobra ni una nota.

En “Reptile” vemos todas las facetas de la banda exprimidas al máximo: Spencer Sotello derrochando melodías únicas, Misha Mansoor llevando más allá sus habilidades como riff-master, los solos de Mark Holcomb pasándose la guitarra, Jake Bowen con arreglos sutiles e indispensables (además de haciendo coros) y Matt Halpern más musical que nunca a la batería. Muy cerca se quedó el cierre del disco, “Satellites”, de ser mi canción del año, pero creo que “Reptile” lo merece más.

José Luis Abrego: Ghost – Kiss The Go-Goat

Tobias Forge es un genio, y no necesita mucho más que un EP de dos canciones para demostrarlo. Se supone que “Kiss The Go-Goat” es un tema de los años 60 que interpretaba Papa Nihil en su juventud, y que Ghost han rescatado de sus archivos para la ocasión. Y bien es verdad que podría pasar por una canción de pop-rock con ciertos toques psicodélicos de la época. Lo cierto es que a Forge se le da bien crear singles pegadizos y comerciales, que funcionan muy bien en directo, pero sin dejar de lado las referencias satánicas y ocultistas que caracterizan a la banda desde sus orígenes. “Kiss The Go-Goat” cumple con todos esos elementos a la perfección, y se ha convertido ya en otro hit de una banda que sigue por el camino que lleva a los grandes recintos.

Rubén Macías: Beast In Black – From Hell With Love

En un año en el que los pesos pesados han decidido volver y sacar nuevo material, en un año marcado por nombres propios como Rammstein, Tool o Slipknot, una pequeña banda ha presentado su segundo trabajo y, en mi opinión, han sacado el mejor disco de 2019. Hablo de Beast In Black, una banda que aúna elementos del metal clásico, glam metal y música ochentera en general. Una banda llena de energía, con temazos pegadizos y con un Yannis Papadopoulos con un registro vocal imposible. La canción elegida ha sido “From Hell With Love”, ya que muestra perfectamente el espíritu de la banda, pero realmente mi recomendación es darle un par de escuchas al disco entero porque es una maravilla.

Marta Ribate: TR/ST – Gone

TR/ST no es metal y tampoco es rock. Es synth pop oscuro, muy oscuro y eso les lleva a que personas amantes del Black Metal o el Rock Gótico abiertos a nuevos sonidos estén aceptando a esta banda liderada por Robert Alfons.Se han sacado dos discos de la manga en este 2019: ‘The Destroyer Part ‘ y ‘The Destroyer Part 2’. “Gone” está sacada de ‘Part 1’ y me enamoró desde la primera escucha. No vas a oír nada igual a este tema.

Es lento con un ritmo marcado por una batería muy simple,un sintetizador que crea la atmósfera oscura y luego está la voz de Robert que es la guinda del pastel. Canción bailable con mil detalles del sintetizador de Esther Blue. Triste pero esperanzadora de letras preciosistas. Si algún día te atreves a dar el paso y a salirte de los cánones de la música metal, te vas a ver a ti mismo/a cantándola e imaginando estar entre una niebla iluminada por luces de neón. Inmóvil en el dormitorio, sin parar de escuchar la joya de este 2019.

Tamara Ruiz: While She Sleeps – The Guilty Party

Si hay una canción que no he podido sacar de mi cabeza en todo el año ha sido sin duda ha sido “The Guilty Party”. El tema en cuestión forma parte de ‘So What?’, último trabajo editado de los ingleses. Un disco en el que la evolución y la adición de nuevos elementos le han llevado también a estar en el top de 2019. Desde el minuto uno, la intro formada por un coro femenino y una suave melodía de teclado, que se repiten durante la canción, dan a entender que no se trata de un tema de metalcore cualquiera.

Además, los pegadizos punteos y la fuerza con la q se mezclan las voces limpias y los guturales la hacen aún más potente y pegadiza. Una verdadera explosión en la mente y que, además, pretende transmitir el error al decirles a otras personas que están equivocadas en su modo de ver las cosas, forzándoles a “hacer lo correcto”. Un fallo en el que todo ser humano hemos caído en alguna ocasión.

Marina Salcedo: Rotting Christ – Fire, God And Fear

Las bandas se han desvivido de nuevo para asegurar que la cosecha musical de este 2019 fuese abundante y de calidad. De hecho, algunas de las bandas más grandes del panorama metal actual han arrasado con todo a su paso con el lanzamiento de álbumes que ya han empezado a hacer historia. Pero no, la canción que he elegido no corresponde a ninguno de esos superventas.

Rotting Christ publicaron ‘The Heretics’ a principios de año, un disco que no cayó en gracia pero que, a pesar de no ganarse un primer puesto en el podio de la banda griega, en él se halla una canción que me robó el corazón. Hablo de “Fire, God And Fear”, tema relativamente sencillo y carente de innovación y que, de algún modo, transmite un carácter, una actitud, un sonido y, en definitiva, una calidad que me conquistó al instante. Me parece un tema a destacar por el poderío que logra desprender con tal maravillosa simplicidad aún sin haber sido creada como una gran producción musical.

Júlia Benevelli: Drudkh – The Night Walks Towards Her Throne

Aunque finalmente me haya decantado por “The Night Walks Towards Her Throne”, la verdad es que no ha sido nada fácil elegir la canción del año con tal trabajazo ante mí, porque en todos y cada uno de los cortos que componen ‘A Few Lines In Archaic Ukranian’ hay algo increíble que hace replanteárselo, desde el primero hasta el último.

Cada una de las líneas instrumentales es extraordinaria: de hecho, el primer tema “Golden Horse” casi se lleva la mención por la batería, ingeniosamente compuesta. Pero lo que realmente prevalece es la pasión con la que se tratan todos los recovecos en todos los caracteres presentes. Esa fusión de agresividad con melodías suaves y melancólicas es realmente capaz de derretir almas, y en este tema se hace realmente sobrecogedor. Drudkh ha puesto la decisión demasiado fácil.

Mikel Yarza: Numen – Lautada Izoztuetan

Lejos de los principales focos mediáticos se esconde una fascinante perla del metal extremo. Tras 12 años de inactividad discográfica, la banda vasca de black metal Numen ha publicado ‘Iluntasuna Besarkatu Nuen Betiko’, su cuarto trabajo de larga duración. El experimentado sexteto ha roto su silencio creativo con un puñado de canciones que mezclan la esencia del género de la vieja escuela, el atrevimiento creativo contemporáneo, riffs y ritmos de alta factura técnica y ambientaciones estelares que transportan al oyente al pasado ancestral del que beben conceptualmente.

Resumen de todo ello es “Lautada Izoztuetan”, segundo corte del disco, que encandila al oyente al combinar energía visceral con pasajes realmente pegadizos. Su propuesta, íntegramente en euskera, está a la altura del black metal de máximo nivel en el circuito internacional y será defendida por la banda, entre otras citas, en el próximo Hellfest Open Air.

Rosa Chenlo: Rammstein – Ausländer

Uno de los acontecimientos musicales más importantes de 2019 ha sido el lanzamiento del nuevo disco de Rammstein tras diez años de espera. Con este trabajo han reventado todos los estadios europeos este verano. Esta obra no es solo importante por la sofisticada evolución de su sonido o la inteligente mezcla de estilos, también por su ironía y la crítica social que hace a una Europa que no aprende de los errores del pasado y no sabe hacia dónde se dirige.

“Ausländer” es una divertida fusión de música de baile con metal que solo estos eclécticos germanos pueden realizar con éxito. Este tema sobre un ligón políglota está lleno de sentido del humor y de un ritmo tan pegadizo que es imposible no ponértelo al máximo volumen, gritar el estribillo y bailar. Imposible sacártela de la cabeza.

Lluís García: Sunrise Avenue – Thank You For Everything

Hay grupos que por uno u otro motivo se convierten sin darte cuenta en la banda sonora de tu vida. Y Sunrise Avenue han puesto música a muchos momentos inolvidables de mi última década. Lo que hace unos días era ilusión por descubrir una nueva canción se convirtió finalmente en un inesperado adiós. Sonrisas y lágrimas.

“Thank You For Everything” es una carta de amor a sus fans, una despedida que llega demasiado pronto y una composición que reúne dentro de si toda la esencia de su sonido: la profunda voz de Samu Haber, la potente guitarra de Riku Rajamaa, la pegadiza base rítmica de Raul Ruutu y Sami Osala y, como no, la deliciosa melodía que Osmo Ikonen, su miembro en la sombra, sabe imprimir a los teclados. Pop, rock, metal ¡Qué más da! ¡Gracias por todo y hasta siempre!

Titus Ferrer: The Great Old Ones – The Omniscient

No es la más escuchada, ni es representativa de un movimiento. No ha puesto en el mapa a ninguna banda ni va a estar en la mayoría de listas de lo mejor del año. Pero si es absolutamente representativa de la evolución y consolidación de un grupo que está en menos bocas de las debidas. Y que ha sacado uno de los mejores trabajos del 2019. Black metal, atmosferas y H.P Lovecraft debería ser caramelo suficiente para llamar la atención de muchos, pero es que The Great Old Ones llevan desde 2012 moldeando un proyecto que se vuelve más sólido y único a cada trabajo que editan. Cuando concepto y ejecución se mueven literalmente en la misma dirección. Posiblemente el tema más repetido en el reproductor de un servidor desde que bajó de los abismos.

Sandra Obarrio: Sausade (Ft. Chelsea Wolfe) – Shadows & Light

Saudade es una palabra portuguesa que su significado marca lo que esta banda quiere transmitir, anhelo o melancolía. Es uno de los proyectos paralelos que tiene Chino Moreno de Deftones, junto con Dr. Know y Mackie Jayson, John Medeski, Chuck Doom de Crosses y en esta canción elegida se junta con una de mis mayores debilidades musicales, Chelsea Wolfe.

El universo que han creado Moreno y Wolfe con su característica suave y melancólica voz, en una sola canción tiene un sonido oscuro que va in crescendo con un ritmo instrumental creando un tsunami de las emociones más profundas que jamás hayas podido experimentar en cuatro maravillosos minutos. Básicamente, “Shadows & Light” es la canción perfecta de mi 2019.

José Antonio Fernández: Tool – Fear Inoculum

Los seguidores de Tool se encuentran entre las personas más apasionadas y sufridas en el mundo de la música. Durante trece largos años aguantaron mientras la banda cocinaba lentamente la continuación de ‘10.000 Días’. Por lo tanto, decir que las expectativas eran alta cuando la banda dejó caer ‘Fear Inoculum’ este verano, es una subestimación severa. Pero una vez en la calle, todo fue perdonado.

Tema complejo que cuanto más se escucha, más envuelve. Contradictorio como la vida misma: cerebral y visceral, suave y pesado, melódico y abrasivo, tierno y brutal, medroso y épico, romántico como una concertina… Contiene la mejor colección de voces que Keenan podría haber grabado, superando lo oído hasta ahora en A Perfect Circle o Puscifer. ‘Fear Inoculum’ es un viaje interior de final inesperado, un sueño del que no se querrá despertar.

Óscar Gil: Smash Into Pieces – Ego

Podría hablar de muchos grandes grupos y alguno de sus temas de este 2019, pero prefiero hacerlo de grupos más pequeños o no tan conocidos para dar un impulso en cierto modo al trabajazo que hacen. Bandas como Eskimo Callboy, Royal Republic, Eclipse, Fever 333 o Skillet podrían haber sido la opción a elegir por el increíble material que están aportando, pero Smash Into Pieces es un grupo de rock/metal alternativo que creo que es de los más infravalorados del mercado sin lugar a dudas.

Lanzan hit tras hit, y “Ego” no es una excepción. Su sonido es único y totalmente reconocible, es limpio y nítido, fresco, electrónico, con la rasgada voz de Chris Adam, y con unos contrastes en su sonido impresionantes. Su música es aplicable a cualquier momento de tu vida, para hacer ejercicio, para conducir, para estar tranquilo en casa… Únicos.

Carlos Neubert: Waste Of Space Orchestra – Wake Up The Possessor

Valoramos más el concepto como álbum y la atmosfera que genera como un ente completo que una canción aleatoria, pero si hay que valorar un tema suelto del 2019 podría ser de este trabajo, donde la gente de Oranssi Pazuzu y Dark Buddha Rising se juntaron para crear un disco bastante original y lleno de detalles en el que se juntan las personalidades y características de ambas bandas, para ofrecer algo único, e incomparable dentro de su contexto. En un año lleno de competidores de alto nivel, este es uno de los temas más destacados. Mención honorífica para Cult Of Luna con “Lights On The hill”, Lingua Ignota y “Butcher Of The World”, así como Blut Aus Nord y su “Nomos Nebuleam”.

Aitor Chaparro: Frank Carter & The Rattlesnakes – Anxiety

2019 está plagado de temas geniales, de lo mas variopintos y para todos los gustos, no obstante para mí no ha sido difícil escoger mi favorito de 2019. He escuchado diversas opiniones al respecto sobre la deriva por la que ha optado Frank Carter en su último disco, más alejado de Gallows y más cercano a Pure Love. Por mi parte, esta ha sido la mejor canción del año ya que trata sobre un tema que me toca de cerca. La primera vez que escuché la letra sentí como un abrazo de un ser querido que te dice que todo va a ir bien, no sabría explicarlo mejor con otras palabras que no sean estas.

María del Carmen Tajuelo: Evergrey – A Silent Arc

Cuando escuché “A Silent Arc” por primera vez me voló la cabeza. Me senté en el sofá, me puse los cascos y cerré los ojos. Cuando acabó, lo primero que se me pasó por la cabeza fue: ¿qué acaba de suceder? Quiero escuchar este disco ¡YA! Esta canción me parece una auténtica obra de arte que te introduce en esa atmósfera oscura, pesada y agresiva que caracteriza a la banda y que nos presenta su último álbum. Un tema que te lleva a través de un sinfín de pasajes y atmósferas, con riffs pesados y una melodía que te lleva al lado más íntimo del metal. 8 minutos de puro placer para el deleite de los más exigentes y para los que les guste viajar a través de la música.

Nessa Teruelo: While She Sleeps – Anti-Social

“Anti-Social”, de While She Sleeps, un contundente riff al puro estilo de los de Sheffield, que junto a la batería y una pesada linea de bajo, hace que te marques un headbanging durante el tiempo que dura el tema, cuya letra acompaña a la perfección su fuerza y deja un mensaje claro a la sociedad, tan sumergida en la tecnología, y ajena a la vida real. Y es que, como bien dice una de sus frases: “What you living for if you can’t even feel it?” “¿Para qué vives si ni siquiera puedes sentirlo?” Todo un mensaje para que levantemos nuestras cabezas y activemos nuestros sentidos.

Yalinku Melero: Uncommon Evolution – Harder Than Hickery

Desde Montana, Estados Unidos, este grupo de stoner hard rock ofrece sabia fresca en un estilo que siempre tiene algo más que ofrecer. Su primer disco es una sorpresa, con temas que suenan puros, sin arreglos de post producción, con las guitarras sucias pero afinadas, sólo profundos y bien hilados, y una voz de oso de las montañas que te atrapa. El tema elegido destaca por los continuos cambios de ritmo y sobre todo por un toque psicodélico auténtico, sin pretensiones y ofreciendo lo que su música propone: caña. Muy recomendable, una sorpresa fresca de este 2019.

Melanie Silva: Bleed From Within – The End Of All We Know

Poco antes de que termine el año aparece la mejor canción que he oído en este 2019, Bleed From Within nos traen un adelanto de su próximo trabajo ‘The End Of All We Know’ que saldrá el año que viene, sin dejar de lado su estilo tan característico incorporan nuevas melodías y estribillos pegadizos, con un tema que sabe mantener el ritmo y romper donde debe hacerlo, plagado de riffs y solos que no dejarán indiferente a nadie. En su anterior álbum ya se apreció un salto de calidad, pero en este tema vuelven a hacerlo demostrado su evolución como banda.

Miguel Pérez: Numenoream – Portrait Of Pieces

Se hace realmente difícil escoger tan solo un tema de la joya que bajo el título de ‘Adore’ han firmado este 2019 los canadienses Numenoream. La banda de post-black metal radicada en Calgary ha firmado uno de esos trabajos que ha entusiasmado tanto a crítica como a público en general lo que les ha llevado a formar parte del próximo Hellfest.

“Portrait Of Pieces” es el segundo corte del álbum y durante sus más de 8 minutos de duración sintetiza a la perfección la esencia de la banda. Agresividad y melancolía a partes iguales con un sonido pulido hasta el detalle hacen de su escucha un viaje que nos sumerge en una experiencia irrepetible. La intro instrumental con las voces de fondo da paso a la faceta más post-black metalera del grupo desembocando de nuevo en atmosferas instrumentales ensambladas al milímetro que podrían recordar perfectamente a otros de los referentes del estilo como son Deafheaven. Nada en Numeroeam es al azar y para aquellos que gusten de un metal heterogéneo de lo más elaborado el grupo canadiense es de escucha obligada. No dejéis de escucharlos.

Quim Torres: Cult Of Luna – The Silent Man

Cult Of Luna siguen superándose con cada lanzamiento y este año nos han traído uno de sus discos más tenebrosos, que ya es decir. La canción que abre este nuevo trabajo, “The Silent Man”, resume muy bien todas aquellas sensaciones que encontramos en él, de entre las cuales las indiscutibles protagonistas son el miedo y la angustia.

Ese riff pincipal parece hundirte hasta el suelo, para, sin embargo, después volverte a levantar de manera épica y enérgica una vez acabado el primer verso, para hacer sentir al oyente una especie de liberación catársica. Diez minutos dan para mucho y, a partir de la segunda mitad, nos encontramos con un pasaje realmente emotivo y de una oscura tranquilidad, que se dirige lentamente en crescendo hacia un explosivo final, cerrando por todo lo alto una composición directa y sencilla, pero a la que no le falta de nada.

Almu de Andrés: Mind Driller – Rotten

He elegido este tema de Mind Driller porque su nuevo álbum, ‘Involution’, es uno de los mejores de este 2019. Otro motivo por el que escojo esta canción es porque creo que el grupo valenciano, después de tanto esfuerzo, está ocupando el lugar y el reconocimiento que se merece. Este es el año que de verdad he descubierto a Mind Driller y me he parado a escucharlos detenidamente, ya que llevaba tiempo sabiendo de su existencia pero nunca me habia parado a escucharlos atentamente. Si queréis disfrutar del buen metal industrial con toques electrónicos, dadle una escucha a este “Rotten”.

José Vilabrille: Soen – Martyrs

Para empezar creo que “Martyrs” es muy bella. Entiéndase sin cursilerías, como un hito de la creación humana ante la que solo cabe descubrirse. En ella se dan la mano el neo prog; un riff asesino de inicio; la melódica voz de Joel Ekelöf; un estribillo épico y emocional; y una vertebración armónica que da sentido a todo. Creo que “el momento” comienza en el minuto 02:55, cuando unas teclas desnudas nos van conduciendo a un in crescendo solucionado con un lamento liberador causante de mi actual síndrome de Stendhal. Trasciende la música y simplemente es arte, no puedo evitar volver a visitarla y experimentar el mismo helador latigazo en mi espalda.

Inés Chamil: Slipknot – Unsainted

Para mí la canción del año no podría ser otra que “Unsainted”. La mezcla de diferentes sensaciones que transmite son indescifrables, pero si tuviese que encontrar una forma alternativa de describir esta magnética sintonía no sería otra que adrenalina en estado puro. Cuando la escuchas en directo, como bien se pudo comprobar en el Download Festival Madrid o en el Resurrection Fest, es como si un poder ajeno se apoderarse de tu cuerpo e invadiese tu ser hasta el punto de llegar a perder el control de ti mismo.

Lo que puedes llegar a vivir en un concierto de Slipknot no es comparable a otras bandas de heavy metal, la locura generalizada por parte del público es una pieza fundamental dentro de la experiencia ofrecida por parte de la banda. Los ápices eclesiásticos a los que hace referencia “Unsainted” en combinación con la dureza y potencia de sus composiciones, el impacto de su directo y su impresionante puesta en escena hacen de este un tema imprescindible dentro de la trayectoria de Slipknot.

Franz S. Heiligen: Netherbird – Saturnine Ancestry

‘Into The Vast Uncharted’ es el segundo disco de Netherbird después su parón, entre 2014 y 2016, por lo que su publicación ha suscitado una cierta expectación. ¿Seguiría este nuevo álbum la estela de su predecesor ‘The Grander Voyage’, o por el contrario se acercaría más a sus primeros trabajos? El presente tema, “Saturnine Ancestry”, primer corte de este nuevo disco, es un digno sucesor.

Al igual que ocurría en “Hinterlands”, por ejemplo, combina cambios de ritmo, blast beats, y tempos más doom, de esos que no le dan tregua a las cervicales de uno. Los growls de Nephente, sordos y furiosos, combinan a la perfección con el trío de guitarras que confieren a la canción (y al resto del disco) el equilibrio perfecto entre contundencia e hipermelodismo.

Yadia Noya: Killswitch Engage – Unleashed

Sin dudas los discos más sobresalientes de este 2019 han sido los de Rammstein y Slipknot, pero no quiero caer en lo obvio al momento de elegir la canción del año. Es verdad que ‘Atonement’ se ha visto opacado (como los de muchos otros artistas) por los dos álbumes antes mencionados, pero sin dudas este trabajo marca una evolución positiva y creciente en los 20 años de carrera de Killswitch Engage y eso ha quedado bien demostrado en su single “Unleashed”, que además de brindar brutalidad en la medida exacta y líneas melódicas precisas su letra logra capturar ese sentimiento masificado sobre la actualidad que estamos viviendo a nivel global. De alguna forma, esta canción se traduce en un grito colectivo de pedido de conciencia y humanidad al mundo.

Lolo: Eluveitie – Ategnatos

Si bien cualquier otro año es habitual la dificultad para elegir una canción por la cantidad de opciones disponibles, este año se me hace más complicado. Aún con la variedad y calidad de los discos publicados, me resulta difícil elegir una canción que me haya llamado especialmente la atención. Aunque he estado barajando varias opciones, finalmente me he decantado por el tema Ategnatos de Eluveitie.

Esta elección viene condicionada principalmente porque es un muy, muy, muy buen resumen de todo lo que posteriormente va a encontrar uno escuchando el album completo. Para mi destaca especialmente el contraste entre las voz de Ghrigel y los coros de Fabienne junto con los diversos cambios de ritmo y la preponderancia de la parte instrumental en el último tercio. Una canción y un disco a tener muy en cuenta durante este 2019.

Paco García: Slipknot – Unsainted

Es curioso, la primera vez que escuché este tema, y es un pensamiento que se alargaría durante meses. Pensaba que era algo de Parkway Drive que no había escuchado aún, tengo excusa, porque fue mientras conducía hacia un cliente con el navegador dándome la turra con indicaciones y lo hizo en un “Novedades recomendadas para Paco García” de la plataforma de streaming de música de marras.

El caso es que entre giré a la izquierda, giré a la derecha, ha llegado a Zurbano 18, no la marqué para guardarla y le perdí el rastro hasta que hace relativamente poco, volvió a salir en un aleatorio, pensé lo mucho que me molan Parkway Drive y la guardé, no sin cierta sorpresa al ver que era de Slipknot…

Javier Lima: Jinjer – Teacher, Teacher!

Elegir una canción de este casi finito año 2019 es una tarea un tanto complicada para alguien como yo que lleva escuchando prácticamente los mismos grupos desde hace quince años. Incluso cuando éstos sacan algo nuevo lo suelo asumir con recelo y casi siempre prefiero volver a los orígenes, cosas de la edad supongo. Pero de vez en cuando salta la liebre y en esta ocasión salta desde Ucrania, hablo de JinJer y en concreto de “Teacher, Teacher!” de su EP “Micro”. Esta fue la primera canción que escucho de la banda y ha acabado el año liderando el ranking de reproducciones de mi cuenta de Spotify.

Y es que sin encajar con mis gustos, lo ha hecho perfectamente conmigo. Los ritmos cambiantes y explosivos de su música, la letra que nos habla sobre la estricta y encorsetada disciplina de la escuela católica -los que fuimos alumnos de las “monjitas” sabemos lo que es eso- y desde luego su frontwoman Tetiana que es capaz de embelesarte con su dulce y armoniosa voz para, sin verlo venir, cruzarte la cara con un torrente gutural lleno de rabia. Desde luego se han ganado un puesto de honor en mi “hall of fame” personal y uno de mis propositos para el próximo año 2020 es poder disfrutar en directo de ellos, de su repertorio y sobretodo de este temazo.

Ignacio Sánchez-Suárez: Bring Me The Horizon – Mantra

No es que lo diga yo, sino que lo dice Spotify. Bring Me The Horizon ha sido lo que más he escuchado en este año y su single “Mantra” el tema que más ha martilleado mis oídos. Quizás a muchos de sus seguidores más puros no les habrá gustado el giro sonoro que los británicos han tomado, pero, como en esta vida que apenas dura dos días hay que intentar disfrutar, a mí me siguen pareciendo divertidos y pegadizos. A la primera escucha ya casi estás tatareando “Mantra”. Es un hit radiofónico, pegadizo, coreable… Vamos, lo que viene siendo un temazo.

Edu Crespo: Rammstein – Deutschland

Para mí, “Deutschland” es la canción del año por méritos propios. No solo por los diez años que hemos tenido que esperar los fans de Rammstein en que la banda de metal industrial por excelencia volviese a sacar disco, si no, que con ese tema la banda se ha coronado de nuevo reivindicando con él, lo grande y vergonzosa que puede ser la historia de un país como Alemania. Con un videoclip que no deja indiferente a nadie, por la gran producción y puesta en escena, Rammstein con este tema, ha vuelto a dar un puñetazo en la mesa para recordarnos que siguen siendo los mejores.

Aritz Sola: Dregg – Hyperbole

Dregg es una banda hardcore anómala y provocativa proveniente de Melbourne, Australia.  La banda es conocida por su versión irónica del estado actual del mundo, ya sea política, social o espiritualmente. Su sonido se encuentra en algún lugar entre el hardcore y el nu metal: yo los situaría en un punto medio entre Madball y Faith No More. Lírica endiablada ente rápida, riffs que enganchan, tambores ajustados al ritmo de armonías screamo. No te pierdas sus inquietantes vídeos, te aseguro que llamarán tu atención.

David Bellota: Rotting Christ – In The Name Of God

Descubrí esta banda Griega de black metal con la salida de su último trabajo ‘The Heretics’ y en especial el tema “In The Name Of God” que inicia el disco. Con esos cantos al principio y esa ambientación que hacen que me transporte a épocas pasadas, a mundos medievales como puede ser “Juego de Tronos”, (ahora que está tan de moda) y a mi niñez, cuando jugaba a juegos de rol con mis amigos en casa. A partir del álbum ‘Aealo’ hasta este último, su sonido a cambiado y han conseguido esa ambientación medieval que da un toque diferente a a todos sus últimos trabajos.

Álvaro Carlier: Slipknot – Unsainted

Para un fiel seguidor de Slipknot realmente escuchar un nuevo disco después de 5 años de su último lanzamiento dedicado a Paul D. Gray es una grandísima noticia. Pero tras dar un buen repaso a ‘We Are Not Your Kind’ y demás discos que han visto la luz este año, puedo decantarme por la canción “Unsainted”. Debido a la variedad de ritmos, mezcla de diferentes tipos de voces de Corey Taylor y por el impacto de esta nueva canción de los americanos por respecto a sus anteriores trabajos.

Sencillamente porque no encaja con los que nos tienen acostumbrados Slipknot, pero es por eso por lo que me gusta tanto esta banda, porque álbum tras álbum van tratando de progresar en lo que hacen y no hacer siempre el mismo sonido. Es por eso que “Unsaited” para mí ha sido la canción del año, además de que, en general, había una gran expectación sobre la continuidad de la banda. Y al final, dejaron claro que seguirían y lanzarían nuevos discos.

Txema Garay: Backyard Babies – 44 Undead

Sin lugar a dudas, una de las canciones que más me ha conquistado, es el segundo single de su flamante nuevo trabajo. “44 Undead” evoca sus raíces y nos retrotrae a la época de sus añorados primeros trabajos. Rezumando esencia The Cult, Backyard Babies vuelven a dar en la tecla exacta para clavar un envolvente riff con mucho gancho y atractivo para los directos. De hecho, este tema se ha ido posicionando en la recta final de sus conciertos y está llamado a ser clásico absoluto de la formación sueca. Un elegante solo de guitarra redondea este espectacular corte. No podrás sacarte de la mollera su pegadizo coro “I’m going out of my head, my head”, “Come on and go right ahead, 44 undead”.

Unai Endemaño: Rammstein – Deutschland

Sin duda el tema del año para el que suscribe ha sido el primer single que publicó Rammstein de su último trabajo homónimo. Una auténtica bomba que consigue encapsular todas las señas de identidad de los germanos, en poco más de cinco minutos apoteósicos. Ahí están los teclados omnipresentes, los ritmos marciales ante los que es imposible dejar de mover la cabeza, esos coros que parecen sacados de un campo de batalla, y el maravilloso sentido de la provocación que siempre ha acompañado al quinteto.

Una maravilla de canción que fue presentada al mundo con una producción cinematográfica propia de gran estudio en la que la banda no dudaba en escupir con cariño agridulce a su madre patria al tiempo que volvía a levantar ampollas en la mojigata sociedad actual que nos ha tocado vivir.

Dani Bueno