No es una persona muy proclive a la agresividad, pero un cámara de un canal de noticias de Australia fue capaz de sacar de quicio al guitarrista británico.

Brian May fuera de sus casillas

No es habitual ver enfadado al guitarrista Brian May, pero toda persona tiene su límite de paciencia. Hace unos días el artista británico se vio envuelto en un incidente un camarógrafo de noticias en Australia. Ocurrió mientras May se reunía con unos seguidores que se encontraban fuera del aeropuerto de Brisbane que esperaban que el guitarrista llegara en un avión privado. Mientras firmaba autógrafos para sus fans, May le insistía una y otras vez al cámara de 7NEWS Brisbane que dejara de grabar.

Después de las peticiones de May, el camarógrafo guardó la cámara de noticias, pero procedió a sacar su teléfono móvil para conseguir su vídeo personal. Aparentemente, esto hizo que May perdiera la calma. “El tipo lo está haciendo con su teléfono ahora. Eres muy inteligente, ¿verdad? Qué parásito eres. Solo déjanos en paz, ¿quieres? ¿No lo entiendes? Está bien, está bien. ¡Vete ahora!”, dijo Brian May en un tono bastante enfadado.

Al salir del aparcamiento del aeropuerto, el guitarrista de Queen se disculpó de sus seguidores: “Lamento que este tipo lo haya estropeado toso, lo siento mucho”.

Queen es una de las bandas y artistas que formarán parte del evento benéfico para ayudar contra los incendios forestales “Fire Fight Australia”, que se celebrará el  próximo 16 de febrero en el Estadio ANZ de Sydney. El evento sirve para recaudar dinero para las comunidades de Australia que se recuperan de los devastadores incendios forestales del país de los últimos meses.

Explicación a través de Instagram

Después del incidente May recurrió a su Instagram para dar su versión de los hechos. Confesaba que este incidente le arruinó el día a pesar de que “he interactuado literalmente con miles de reporteros, fotógrafos y camarógrafos en los últimos 50 años. No soy exactamente conocido por ser agresivo, incluso ante la provocación, pero este tipo me sorprendió, uno de los más irrespetuosos que he conocido”.

El guitarrista sigue explicando que vio a un pequeño grupo de niños con discos de Queen en sus manos, y aunque siempre existe el riesgo de que esos álbumes firmados terminen subastados en e-Bay, “estos muchachos parecían fans muy genuinos. Esto todavía me importa. Así que detuvimos el auto y salí para firmar su material de Queen”. El enfado al comprobar que un cámara de televisión estaba grabando se debe que que “estos chicos estaban claramente muy conmovidos por la reunión, y sentí que merecían tener unos momentos que NO se grabaran para compartir en público”. Después de varias peticiones “siguió grabando, y agresivamente puso la cámara en primer plano en mi cara. Eso, para mí, fue una invasión deliberada de mi espacio, y francamente hostil. En ese momento, todo cambió”.