Los canadienses Archspire nos regalaron una velada acompañada del death metal técnico más duro la cual el público disfrutó de forma colosal.

Inferi: Abriendo las puertas

Desde el principio del concierto, Inferi dejaron claro que ellos salían a darlo todo. La banda formada en 2006 pisó el escenario con fuerza con su death metal melódico pese a los problemas de sonido que se podían vislumbrar en la voz del cantante Stevie Boiser, el cual hizo caso omiso al percance y siguió cantando con todas sus fuerzas demostrando una gran profesionalidad.

Inferi (Foto Aitor Chaparro)

El respetable respondió ante tal muestra de actitud y saber estar en el escenario entregándose a la vorágine musical que se vivió en la sala Bóveda desde el minuto 1. La banda hizo alarde de unos riffs atronadores y unos solos de guitarra demenciales, los cuales dejaron a más de uno con ganas de más, dada la brevedad de su actuación.

Vulvodynia: Slam demoledor

La sala cada vez estaba más llena y era el turno de Vulvodynia, la banda de slam brutal death metal sudafricana que muchos estaban esperando dió inicio a su recital con temas de su último trabajo, tales como “Feast” o “Mob Justice” que dieron pié a bailes, 2-step y algún que otro mosh pit solo apto para los más atrevidos.

Vulvodynia (Foto: Aitor Chaparro)

La banda rezumaba agresividad y potencia en cortes antiguos también, tales como “Psychosadistic Design” acompañado de riffs con mucha fuerza y “Drowned in Vomit”, canción con la que cerraron su parcela de la velada acompañada de un gran mosh pit dando fin a una actuación que pese a los problemas con la voz que persistían desde la actuación de la banda anterior, fue de otro planeta.

Beneath The Massacre: Death metal técnico en estado puro

Era el turno de Beneath The Massacre, los terceros en pisar las tablas esa noche que tras muchos años de silencio, trajeron un nuevo trabajo en forma de sencillo este 2019, titulado “Autonomous Mind”. Los pits fueron presentes en la actuación de forma no menos agresiva que los que les precedieron siguiendo el ritmo de un bajo que golpeaba en el pecho como un martillo.

Beneath The Massacre (Foto Aitor Chaparro)

Una vez más se vivieron momentos difíciles para el cantante de la banda, en este caso fue el turno de Elliot Desgagnés, quien demostró con creces su valía poniendo toda la carne en el asador mientras el público disfrutaba al máximo de los temas.

Archspire: 350 BPM de brutalidad

Finalmente llegó el turno de Archspire, quienes dieron inicio a su actuación con el tema “Involuntary Doppelgänger” con el que se desató la locura nada más empezar.

 

El virtuosismo de Tobi Morelli y Dean Lamb a la guitarra dejó encandilado al respetable, mientras Oli Peters animaba a los asistentes con un cartel parpadeante de aplausos los cuales procedieron a realizar los circle pits más violentos de la noche mientras Oliver les instaba a correr más rápido valiéndose de un cartel en el que se leía “run faster”.

Archspire (Foto Aitor Chaparro)

El descontrol reinaba en la sala y el público estaba cada vez más animado, dejando ver algún que otro stage dive mientras la demoledora batería de Spencer Prewett avasallaba a los presentes con un doble pedal completamente machacado. Sin lugar a dudas fue una velada para recordar.

Archspire (Foto Aitor Chaparro)

Texto y Fotos: Aitor Chaparro

Promotor:Madness Live Productions

Día:2019-12-11

Hora:19:00

Sala:Bóveda

Ciudad:Barcelona

Teloneros:Inferi, Vulvodynia, Beneath The Massacre

Puntuación:7