La formación suiza ha ejecutado con este ‘En Ergô Einai’ una obra con ritmos muy interesantes que mejora notablemente su anterior trabajo pero con un sonido que todavía le cuesta no sonar monótono por momentos y caer en la repetición constante.

2020 se está posicionando como un año de júbilo en lo que a lanzamientos musicales con calidad se refiere. Bien es cierto que está siendo un año pésimo a nivel de conciertos, pero la situación tampoco deja otra alternativa, por desgracia. Con lanzamientos como el de Afsky o de grupos muy poco conocidos en la escena underground como el último de los brasileños Kaatayra—un black metal atmosférico muy bien llevada con tendencias incluso de samba en algunos ritmos de batería—, este año no está dejando lugar a dudas para los amantes del black metal y se está disfrutando de un material increíble.

En este punto, los suizos Aara llegan con ‘En Ergô Einai’ con ganas de convencer más que con su primer trabajo que tuvo críticas de todo tipo, especialmente en el ámbito de las voces, las cuales resultaban de todo menos positivas. Con este nuevo trabajo se da un salto de calidad en materia de sonido y los suizos entrelazan una oscuridad y unas ambientaciones que, esta vez sí, concuerdan con una voz bien grabada.

Si bien en el término vocal este disco ha mejorado bastante, en el apartado compositivo ocurre lo que con muchos trabajos: hay ritmos, riffs, composiciones que te acaban por engatusar y ves la calidad indiscutible que posee Aara, pero luego caen en el tema de resultar monótonos y dar a las canciones un ambiente muy similar en el que se echa en falta un poco más de gracia, esa chispa que debería terminar de dar luz a un disco redondo.

En Musicografía se habla del disco en cuestión, de por qué las composiciones por momentos te hacen desconectar de la escucha y nuestra reseña completa sobre este disco que si bien no es malo, resulta, por momentos, pesado de escuchar.

Musicografia