El vocalista de Rammstein nunca deja indiferente a nadie con sus composiciones y videoclips. De nuevo nos ofrece una propuesta bastante polémica con su último single Platz Eins, en el que se pueden observar escenas tanto bizzarras como sexuales (con su debida censura) describiendo el mensaje del tema en cuestión.

Adentrándonos en su mundo, se nos presenta a un personaje parecido al que se nos mostraba en el videoclip Ach So Gern, de hecho nos podríamos plantear éste último como la consecuencia de Platz Eins (un posible final), cuando el macabro “depredador” ha sido por fin capturado, aunque se nos muestre que llega a ser castigado por alguien en el desenlace.

Lindemann, aparece en diversas ocasiones como un hombre perturbado que acaba haciendo realidad fantasías propias de un psicópata, que por suerte, se encuentra con unas consecuencias después de realizar tan atroces actos. Acompañando las escenas tenemos por supuesto, un tema musical con muchas reminiscencias claras a Rammstein, como los teclados, la icónica voz de su vocalista y las dinámicas que hacen de sus discursos una composición digna y pegadiza.

Aspectos que se repiten en sus videoclips curiosamente, y siempre pensando que no se deja nada al azar, son las mujeres como víctimas, que no pueden escapar de ese personaje masculino en un principio, pero que gratamente en Platz Eins, se consigue romper un poco con ese planteamiento. Se pueden ver perfectamente unas manos femeninas inyectándole lo que parece ser un sedante considerablemente fuerte al “depredador” (el cual parece haber sufrido torturas durante largo tiempo), para finalizar la tan esperada venganza.

A lo largo de este videoclip se podrían comentar muchos puntos de vista, el del agresor y el de las víctimas, que consideramos que se van intercalando. Hasta poco antes de su final, el punto de vista sería el del atacante, mientras que los últimos serían los de las víctimas que consiguen finalmente acabar con la pesadilla.

Esta información más completa, la podréis seguir en el videoclip que os dejamos a continuación.

Annie Red