No. Rotundamente, no. Como decía Gerard Quintana; el “Rock Català” surgió de manera espontánea. Lo que ocurre es que, luego, al ver la repercusión que el fenómeno tenía, los políticos acabaron por meter la zarpa para sacar tajada. Una pena. Cierto es que había subvenciones, pero no iban dirigidas a los grupos en sí, sino a las compañías de discos. Estamos hablando de hasta 500.000 pesetas, que las discográficas invertían, por ejemplo, en la creación de videoclips y promoción......
Seguir leyendo »