¿Tienes un gusto raro? ¿Crees que no se puede combinar con el metal? El metal, como el negro, combina con todo. Como el verano se hace muy largo y estamos aburridos de tanto sol y calor, hemos buscado en las profundidades de nuestras discografías los grupos más raros, especiales y frikis... esos grupos cuya calidad quizá pueda ser discutible, o cuya dedicación y tecnicismos es precisamente lo que los hace únicos, pero que seguro te van a distraer y hacer reír un rato. Y vosotros, ¿qué otros grupos fuera de lo común son vuestro guilty pleasure?

¿Tienes un gusto raro? ¿Crees que no se puede combinar con el metal? El metal, como el negro, combina con todo. Como el verano se hace muy largo y estamos aburridos de tanto sol y calor, hemos buscado en las profundidades de nuestras discografías los grupos más raros, especiales y frikis… esos grupos cuya calidad quizá pueda ser discutible, o cuya dedicación y tecnicismos es precisamente lo que los hace únicos, pero que seguro te van a distraer y hacer reír un rato. Y vosotros, ¿qué otros grupos fuera de lo común son vuestro guilty pleasure?

Seres mágicos + Metal = Nekrogoblikon

¿Cuántas canciones se pueden escribir sobre trasgos? Los americanos Nekrogoblikon van ya por el cuarto álbum, dos discos por detrás de sus primos-hermanos (temáticamente hablando) Finntroll. Los noruegos Trollfest, aunque no se disfracen de seres malignos, suben las apuestas y se atreven a cantar en trollsprak, un idioma inventado mezcla de alemán y noruego. En mi opinión, ganará la competición el grupo que se atreva a hacer metal sobre hadas. Y salga al escenario con alas rosas y varitas, por favor.

 

Dinosaurios + Metal = Hevisaurus

Según la leyenda, cinco huevos de dinosaurio esperaron en la cima del monte de los hechiceros por 65 miliones de años hasta que unas brujas conjuraron un rayo que hizo nacer a los “pequeños” reptiles. O lo que es lo mismo, cinco músicos de reconocido talento decidieron emprender una banda de metal para niños con fines benéficos. Más allá de sus disfraces, sus canciones son sólidas, y hasta están disponibles en español. Que nos os avergüence reconocer escucharlos.

 

Reggae + Metal = Skindred

El metal se ha ido a la cama con multitud de géneros al largo de su vida, pero quizá una de las parejas más originales (e únicas, en contraposición a la cantidad de grupos folk metal que abundan) sea el ragga metal de Skindred. Con un fuerte contenido crítico hacia la política y la sociedad, pudimos disfrutarles en el Leyendas este año, donde el enérgico vocalista Benji Webbe nos hizo saltar como nunca.

 

Ned Flanders + Metal = Okilly Dokilly

Ahora sí que ya lo hemos visto todo: una banda basada enteramente en citas del personaje de los Simpson Ned Flanders, ese adorable vecinillo que todos querríamos tener. Además, los miembros de la banda usan motes inspirados en él, y hasta visten como él. Lo que pareció nacer como una broma a principios de 2015 puede materializarse en un álbum a finales de este año, así que estad al loro lorito.

Aquí tenéis su bandcamp.

 

Médicos + Metal = The County Medical Examiners

Tu cirujano podría estar tarareando riffs en medio operación y no quedaría fuera de contexto – siempre que fueran temas como Mediocriminal Entomology. Todo coñas, este grupo que quiere imitar el sonido de Carcass (y que tiene un extraño fetiche con lo putrefacto) está formado esencialmente por graduados o estudiantes de medicina, y van tan estresados que ni directos tienen tiempo de hacer – eso, o no se entienden la letra con la que han escrito el setlist.

Aquí tenéis su bandcamp.

 

Humor español + Metal: Gigatrón

Y El Reno Renardo, Mojinos Escozíos,… pasen y vean. Si en algo somos expertos en esta tierra de molinos es en el humor más gamberro, guarro, y a veces hasta escatológico. No hay oportunidad de parodia que nos pase por debajo de la nariz y la dejemos escapar. ¿Lo mejor de todo? Estas bandas tienen una tirada local brutal así que no es extraño encontrárselos por sorpresa en cualquier bar el día menos esperado, cuando bajas a sacar el perro a pasear en pijama.

 

Mates + Metal = The Dillinger Escape Plan

Y no estamos hablando de bandas de horror rock inspiradas en aquella profesora de cuarto de primaria que te provocaba pesadillas. Las matemáticas y el metal se unen en el género del math metal, o mathcore, un sub-estilo complejo del metalcore. Heredero del math rock, usa estructuras rítmicas atípicas (como silencios inesperados), compases poco usados, contrapuntos, melodías angulares y acordes disonantes. Virtuosismo a raudales, sí, pero también algo de frikismo…

 

Chelos + Metal = Apocalyptica

Otro caso donde el virtuosismo es tan grande que roza el frikismo (con cariño, siempre con mucho cariño). Apocalyptica van un paso más lejos que tu metal sinfónico estándar y no solo hacen que los instrumentos clásicos sirvan a las guitarras, si no que los transforman -y, concretamente, el chelo- en el plato principal. No me imagino quién fue el primero al que se lo ocurrió que era posible hacer headbanging al ritmo de un violonchelo, pero más de 4 millones de álbumes vendidos significa que algo bien hicieron.

 

Máscaras + Metal = GWAR

Ahora sí que estamos hablando de grupos que tienen su raíz en el shock rock. El número de bandas que ocultan el jeto de sus integrantes detrás de máscaras es tan grande y variopinto que mencionarlas todas sería un infierno. Además de los históricos GWAR tendríamos que mencionar a Lordi (no lo olvidemos, ganadores de Eurovisión, ¿hay algo más friki que esto?), Slipknot, Ghoul y Ghost. Los japoneses Man with a mission también calificarían.

 

J-pop + Metal = Babymetal

Seguro que estabais esperando a que saliera en algún momento en la lista. La mitad de posiciones de este top 10 podrían haber sido ocupadas por grupos nipones, pero para no monopolizar el artículo nos hemos decidido por el más icónico. Estas tres chicas -y su banda de supertalentosos músicos- , con su fórmula que mezcla el pop japonés más kawaii y el metal más hardcore, están arrasando en escenarios justo al lado de Iron Maiden.

Laura Cano