Poco podemos añadir a lo que ya se ha dicho de alguien como Alice Cooper. De verdad que es un privilegio poderle ver de cabeza de cartel en el Rock Fest catalán. Personalmente me ha gustado más en festivales que en giras propias ya que las dimensiones del recinto siempre le permiten poder jugar con todo el montaje escénico posible.

Poco podemos añadir a lo que ya se ha dicho de alguien como Alice Cooper. De verdad que es un privilegio poderle ver de cabeza de cartel en el Rock Fest catalán. Personalmente me ha gustado más en festivales que en giras propias ya que las dimensiones del recinto siempre le permiten poder jugar con todo el montaje escénico posible. Es historia viva de la música y una influencia absoluta para todos aquellos que gustamos de espectáculo más allá de lo musical.

Vincent Furnier ha tenido muchas épocas, algunas realmente oscuras, otras más coloristas y aplaudidas pero siempre ha estado allí. Se ha adaptado a los tiempos como nadie a la vez que mantenía sus clásicos imperecederos contando siempre con un elenco de músicos espectacular. Si tuviera que elegir 10 temas, sólo 10, se me hace una montaña, la verdad, pero lo que siempre agradeceré es que haya dado un espacio en sus directos a canciones oscuras y olvidadas. Reescuchar toda su obra da para días, e incluso hay temas absolutamente intrascendentes, pero el teatro del horror ambulante se hace irresistible y a buen seguro que va a ser uno de los shows más recordados de esta cuarta edición del Rock Fest.

Elección personal intentando contar con los clásicos pero tratando de reivindicar obras olvidadas y los inicios más desconocidos.

1 – “Under My Wheels” (Killer)

Joya eléctrica y toda una declaración de intenciones. Sonido Detroit en su máxima expresión y base de rock and roll para firmar una de sus grandes obras maestras. En directo sigue siendo matadora y en sus inicios la presentaba con sus pinturas de guerra y haciendo como que masturbaba el pie de micro al cantarla. Siempre supo jugar con la provocación y este clásico caerá sí o sí en Santa Coloma de Gramenet. Estribillo para el recuerdo en una de sus composiciones más netamente rockeras y adictivas. Quizá haya temas más conocidos, pero lo que significó “Under My Wheels” para Cooper la hace imprescindible. Un placer quedar atrapados entre las ruedas de este temazo.

2 – “No More Mr. Nice Guy” (Billion Dollar Babies)

Otro single infalible que muestra su cara más melódica pero también su magia a la hora de atacar temas más comerciales y radiables. Incluso Megadeth llegaron a grabar una versión de esta maravilla en la que en los directos el público canta toda la línea vocal. Inicio espectacular con otro riff antológico para disfrutar de un Alice Cooper con su cara más dulce y melódica. Se nota la mano del maestro Bob Erzin en la producción para conseguir uno de esos temas redondos. Hay muchas versiones en directo pero la original mantiene esos coros dulces que dan colorido y a apoyan azucaradamente al goloso estribillo.

3 – “Poison” (Trash)

Puede que “Poison” sea su single más conocido por el público generalista. Un medio tiempo que bordea la perfección y que encontramos dentro de su periodo más netamente heavy metal. Fue expuesto en la MTV hasta ser quemado pero le dio muchísima popularidad, todo un mérito pues el videoclip a día de hoy ha envejecido realmente mal. Es cutre a más no poder, con ese twist final “inesperado”. Pero la canción es legendaria, ese tema con el que cada artista sueña con grabar algún día. Deliciosamente ochenta con sobreproducción de batería y coros. Una de las fijas en su set list. ¡Si no la toca que nos devuelvan la entrada! Los efectos unidos al riff de entrada son parte ya de la historia del rock.

4 – “Nobody Likes Me” (Science Fiction/Nobody Likes Me/Freak Out Song)

No podemos olvidarnos de los oscuros inicios de la Alice Cooper Band. Existe una grabación del concierto mítico en Toronto en el que supuestamente Cooper pisó unos pollos sobre escena. Hay otra teoría en la que Cooper cuenta que lanzó una gallina al público pero nunca sabremos exactamente lo que ocurrió. “Nobody Likes Me” simboliza perfectamente sus primeros pasos musicales. Es un Cooper denso y oscuro muy alejado del que se hizo famoso. “No le gusto a nadie” reza el título y amaga a balada triste y melancólica en la que juegan un papel vital los coros, estando muy apoyada por la percusión. Con su final eléctrico que ya nos encamina bastante hacia lo que le hará célebre más adelante. Electricidad y caos sónico demostrando los cimientos en los que se apoyará. Es un disco raro editado en 1991 que ha ido cambiando de nombre en cada edición.

5 – “School’s Out” (School’s Out)

Auténtico himno que ha ido más allá de lo estrictamente musical hasta el punto que muchas escuelas e institutos americanos lo hacen sonar al despedir el curso. Puede que este disco no sea el más inspirado pero sólo por esta joya ya merece la pena adquirirlo. Riff inmortal para dar paso al júbilo total que implica el fin de un año de estudio. El rock en los 70 era peligroso y estaba enfocado a un público juvenil así que qué mejor que darle cancha en las letras… “No más bolígrafos, no más libros ni más profesores, nunca más”. Confeti y alegría en una de las composiciones más festivas e inspiradas de la bruja Alice. Siempre es un espectáculo verla en directo y recordar el éxtasis y desmadre del principio del verano. Hasta en los “Simpsons” hay un gag con esta banda sonora.

6 – “Welcome to My Nightmare” (Welcome to My Nightmare)

Una de las composiciones definitivas de la bruja. Alice volaba solo y las dudas de si podía funcionar su carrera sin la banda de toda la vida quedaron disipadas con el que es quizá su mejor disco hasta la fecha. Un cuerpo de ballet adornaba esta tétrica composición en directo que pasa por la balada oscura y evoluciona hacia el medio tiempo melódico en la que los apoyos de teclado son claves para crear esa aura de pesadilla. Hay vientos repuntando los momentos clave y hasta se llegó a grabar un video con los teleñecos para promocionar esta obra maestra. Para muchos la obra maestra y es el paso definitivo para demostrar que él solito se valía para crear maravillas como “Steven”, “The Black Widow” u “Only Woman Bleed”.

7 – “Between High School and Old School” (The Eyes of Alice Cooper)

Nunca nos cansaremos en Themetalcircus de alabar este disco del gran Cooper y de reivindicarlo ya que nuestro protagonista parece que lo ha olvidado. El peso de los clásicos es enorme pero cuando un artista de los 70 es capaz de volver a ser relevante tras tantas décadas es que el tipo es realmente grande. “The Eyes of Alice Cooper” vuelve al sonido Detroit y es una maravilla. Puede que este tema sea el más logrado o conocido del CD, pero hay en este plástico grandísimos momentos a señalar. Composición sencilla, desenfadada y repleta de coros. Vientos festivos de apoyo para una tonada que engancha desde la primera nota. La demostración de que ya en los 60 años pasados seguía siendo un maestro a la hora de cazar el single de turno.

8 – “Halo of Flies” (Killer)

Una de las grandes obras maestras de la etapa Alice Cooper Band. Un tema largo y colorista de orientación oriental que se inicia con esa inquietante línea de bajo capaz de poner los pelos de punta. Es una composición tremendamente original e hipnótica y en la que parece que las guitarras se inspiren en el sitar. Largo desarrollo instrumental en una obra maestra que vino firmada por todo el grupo al completo. Presencia de teclados para un tema que rompe con todo y que muestra un Alice Cooper bastante alejado y experimental de lo que suele hacer. Todo el disco “Killer” está a la altura de la leyenda, plagado de clásicos inmortales

9 – Billion Dollar Babies (Billion Dollar Babies)

Una de las mejores entradas de canción jamás grabadas por Cooper. Doble ataque guitarrero para luego atacar el estribillo directamente. El gran acierto de la composición es contar con Donovan para que juegue con los falsetes, pero el otro es el puente hacia el estribillo, con esa cadencia de tango. Tema ideal para cantar en directo y para que lluevan los billetes del cielo. Es uno de los puntos fuertes de los conciertos y el disco supuso el fin de la etapa Alice Cooper Band. A partir de entonces hay que entender que Cooper va en solitario. Este disco es otra de las grandes joyas de su discografía, y sabe mal dejar fuera maravillas como “Elected”.

10 – Lost in America (The last Temptation)

En 1994 el bueno de Alice no aflojaba y se marcaba otro disco espectacular como es “The Last Temptation”. Cargado de buenas canciones pero con un maravilloso single en especial: “Lost in America”. Imposible no caer rendido ante tamaña proeza y canturrear el estribillo hasta el desfallecimiento. Un tema que lo tiene todo y entra a la primera. Puro rock and roll endurecido con guitarras heavies para unos años complicados en los que el grunge era visto como una seria amenaza para el rock. Lo puede ver en el Doctor Music y fue toda una revelación. Salí como fan absoluto de Alice y se ganó a la gente con este impresionante tema que finaliza con un fragmento del himno americano desdibujado.

Jordi Tàrrega