Rock reivindicativo, rock político, punk rock social... muchos son los adjetivos que se le han dado a la banda de Joe Strummer, Mick Jones, Paul Simonon y Topper Headon. Sin embargo, algo que distinguió claramente al grupo británico de otros contemporáneos como The Sex Pistols en el Reino Unido o The Ramones al otro lado del charco fue una visión claramente orientada a los temas que incendiaban, incluso literalmente, la sociedad de finales de los 70 de una forma menos escandalosa que bandas como los propios Pistols pero con la misma fuerza lírica y con más influencias.

Rock reivindicativo, rock político, punk rock social… muchos son los adjetivos que se le han dado a la banda de Joe Strummer, Mick Jones, Paul Simonon y Topper Headon. Sin embargo, algo que distinguió claramente al grupo británico de otros contemporáneos como The Sex Pistols en el Reino Unido o The Ramones al otro lado del charco fue una visión claramente orientada a los temas que incendiaban, incluso literalmente, la sociedad de finales de los 70 de una forma menos escandalosa que bandas como los propios Pistols pero con la misma fuerza lírica y con más influencias. Escoger 10 canciones de entre una discografía tan variada resulta casi imposible, sin embargo allá van:

White Riot (The Clash U.K.): “1, 2, 3, 4”. Con una cuenta a cuatro al más puro estilo de The Ramones empieza este clásico de The Clash. Disturbios sociales, lucha de clases y miedo en las calles te hacen ver que esta no es una canción de The Ramones, es The Clash en estado puro. El tema que surgió a partir de los disturbios raciales de los carnavales de Notting Hill de 1976 se convirtió en uno de los temas más tocados por el grupo especialmente durante sus primeros años, hasta el punto que el guitarrista Mick Jones aborreció tocar el tema en directo por ser “estilísticamente pobre”. Sin embargo, la letra es una breve radiografía de una Inglaterra dividida, desanimada y reprimida socialmente.

Protex Blue (The Clash U.K.): Una muestra de la clara influencia del rock&roll en un grupo que pronto demostraría que no se conformaban con tocar “rock acelerado”, sino que sus influencias musicales iban mucho más allá. La canción es cantada por Mick Jones en uno de sus primeros pasos como vocalista de The Clash, de hecho es la segunda canción en la que ejerce de cantante principal de la banda tras Hate & War en el mismo disco. El tema trata sobre una marca de preservativos de los años 70 demostrando que el grupo no tenía pelos en la lengua y podía abordar cualquier tema si se lo proponían.

English Civil War (Give ‘Em Enough Rope): “El nuevo ejército del partido marchaba sobre nuestras cabezas”. Adaptación de una canción tradicional de la Guerra Civil Americana, Strummer la aprendió en el colegio y decidió adaptarla a la realidad inglesa de mediados de los 70 que por aquel entonces veía como partidos de extrema derecha como el Frente Nacional Británico amenazaban con aterrizar en el parlamento y torcer el futuro del país, menos mal que todo aquello quedó en los 70…

Know Your Rights (Combat Rock): Al igual que cantantes como Frank Zappa, el talento de Joe Strummer componiendo letras y trasladando un mensaje concreto más allá de los gritos habituales que puedas esperar de un grupo punk era abrumador. Strummer reduce los derechos a tres, cada cual más represivo empezando por el derecho a no ser asesinado a no ser que sea por un policía o un aristócrata. El cantante va desgranando estos derechos en un claro paralelismo con la sociedad de finales de los 70 y principios de los 80 en el Reino Unido. Represión policial, hambruna y una libertad de expresión silenciada.
La canción termina con una llamada a las calles a todo aquel que no se conforme con estos tres “derechos”.

The Guns Of Brixton (London Calling): Paul Simonon se atreve con las voces principales en un retrato de las calles en el barrio de Brixton, del que provenía. El tema aborda la brutalidad policial con especial crudeza con frases como “Cuando pateen tu puerta, ¿cómo vas a salir? Con las manos en la cabeza o en el gatillo de tu arma”. Muerte y conflictividad social y policial son la pólvora de las “Pistolas de Brixton” sustentadas por un ritmo reggae que le da al tema un toque más oscuro si cabe.

The Magnificent Seven (Sandinista!): Una aproximación de The Clash al rap después de tocar en Nueva York y haber sido influidos por la escena rapera neoyorkina. Strummer centra la letra en la sociedad de consumo y la vida laboral mientras los ritmos del hip-hop construyen la canción bajo la voz de un Joe Strummer que va cogiendo fuerza a medida que avanza la canción. The Magnificent Seven es uno de los muchos ejemplos de valentía de The Clash a la hora de absorber géneros y aplicarlos bajo su propia fórmula y no estancarse en la mecánica punk, ya oxidada en la década de los 80.

 

Rock The Casbah (Combat Rock): Uno de los temas más conocidos de la banda tanto por su música como por su letra crítica con la prohibición del rock&roll en Irán por el Ayatollah del momento. La primera frase de la canción (“El rey le dijo al hombre del saco, que dejaran ese rāga) surgió como crítica del mánager a la banda por su constante composición de temas rāga. La composición del tema estuvo llena de polémica ya que por aquel entonces la formación compuesta por Topper Headon a la batería compuso la intro de piano, la batería y el bajo, sin embargo y pese a su aportación Headon fue expulsado por su adicción a la heroína antes de iniciar la gira del álbum y, por tanto, no apareció en el vídeo del tema pese a haber compuesto gran parte del tema.

Spanish Bombs (London Calling): “Bombas españolas en Andalucía”. Strummer siempre mostró pasión por nuestras tierras, en especial por Granada y decidió traducir su interés por España en algo más que “mujeres, toros y fiesta”. En concreto, Joe Strummer optó por rendir homenaje a los combatientes del Frente Popular de la Guerra Civil y no hablar sobre los típicos y tópicos nacionales. El cantante británico escribió esta canción después de conversar con su pareja sobre las bombas que puso ETA en la Costa del Sol y es el primer tema en que la banda no habla sobre la realidad social británica, además contiene una referencia a la muerte de Federico García Lorca.

(White Man) In Hammersmith Palais (The Clash U.S.): Otro de los grandes temas de la banda con influencia reggae, tanto en la instrumental como en la letra. Strummer se muestra especialmente crítico en esta letra que divide en dos acciones: la primera denuncia la superficialidad de un concierto de reggae al que asistió el propio Strummer en el Hammersmith Palais de Londres; la segunda parte de la letra hace un llamamiento contra la violencia y contra la distribución de la riqueza mientras critica a las bandas punk por olvidarse de sus ideales en favor de beneficios a nivel personal. La canción también incluye una referencia a la expansión del fascismo por Inglaterra y el miedo que esto generaba (“si Adolf Hitler viniera hoy lo llevarían en limusina”). The Clash en estado puro.

London Calling (London Calling): La llamada de Londres por excelencia, el himno de The Clash por antonomasia, cualquier adjetivo se le queda pequeño a una canción que cosechó un éxito abrumador y marcó el camino de unos Clash que se abrían a otros géneros musicales. Sin embargo, la clave del éxito de la canción en sí misma fue el hecho de que condensaba brillantemente grandes claves de la banda: la visión social que la banda sabía calcar en sus temas a través de las letras de Strummer y compañía, los miedos al futuro de una década que terminaba con gran incertidumbre y la gran pasión de Strummer por la retransmisión por radio son grandes sellos de identidad de The Clash que han conseguido traspasar décadas más allá del punk de finales de los 70. El título del disco y la canción hace referencia a las emisiones del Servicio Mundial de la BBC durante la Segunda Guerra Mundial, especialmente en países ocupados. London llama.