Bóveda se ha convertido en una de las salas más solicitadas y exitosas de Barcelona desde que abriese sus puertas en Abril de 2013 tras el traspaso del anterior propietario, Mephisto. Ahora, consolidada en Barcelona y con una programación de sesiones y conciertos que no decae, sus dueños se aventuran a conquistar Madrid con un bar de copas de tres plantas situado junto a la sala Penélope, en Hilarión Eslava 34. Allí se podrá escuchar lo mejor del rock nacional, internacional, el heavy metal y más estilos. Precios populares y buena música para que Madrid recupere el tono nocturno que comenzaba a perderse.

Bóveda se ha convertido en una de las salas más solicitadas y exitosas de Barcelona desde que abriese sus puertas en Abril de 2013 tras el traspaso del anterior propietario, Mephisto. Ahora, consolidada en Barcelona y con una programación de sesiones y conciertos que no decae, sus dueños se aventuran a conquistar Madrid con un bar de copas de tres plantas situado junto a la sala Penélope, en Hilarión Eslava 34. Allí se podrá escuchar lo mejor del rock nacional, internacional, el heavy metal y más estilos. Precios populares y buena música para que Madrid recupere el tono nocturno que comenzaba a perderse. 

Sergi Ramos entrevista a Edu Garcia, uno de los socios al frente de Bóveda Madrid, que inaugura el jueves 3 de noviembre de 18:00 a 3:00. 

¿Por qué precisamente ahora abrir un Bóveda Madrid?

“Mi hermano vive en Madrid y desde los trece años voy a Madrid a menudo. Siempre me había gustado la idea de intentar algo en Madrid. Queríamos dar el salto de Bóveda a Madrid por una cuestión personal, más que económica. Queremos afianzar un local de rock en Madrid ahora que la movida está un poco floja. Excalibur cerró, We Rock cerró, La Urbe del Kas cerró… Lo nuestro no va a ser una discoteca, sino un bar de copas. Queremos hacer lo que nos gusta, tal y como hacemos en Barcelona, pero ahora en Madrid. Y si ya es rentable, mucho mejor”.

¿Donde estará situado Bóveda Madrid?

“Bóveda Madrid estará en Argüelles, en la calle Hilarion Eslava 34, al lado de la sala Penélope. Es una sala de conciertos muy conocida y hay mucho movimiento por la noche en la zona. Ellos serán nuestros vecinos y nos están ayudando un montón a situarnos con el local, a hablar con los proveedores de la zona y demás.”

¿Que días abrirá el local?

“Vamos a abrir de miércoles a domingo. Los días entre semana abriremos de 18:00 a 3:00 y los fines de semana hasta las 3:30h. Así mismo, los días que haya concierto en Penélope también abriremos. Estamos puerta con puerta y es un buen lugar para que la gente vaya antes y después de los conciertos.”

En Barcelona, los precios de Bóveda son bastante populares y esa es una de las grandes bazas que tenéis. ¿Qué política de precios vais a seguir en Madrid?

“Vamos a seguir la tónica de precios que tenemos en Barcelona. En Barcelona tenemos precios de bar de copas, no de discoteca.En Bóveda Madrid tendremos precios de bar de copas: el litro a 5€, el kalimocho a 5€, chupitos a 2€, birras a 2,5€…”

Una imagen de Bóveda Barcelona

Una imagen de Bóveda Barcelona

¿Crees que os puede poner en conflicto con otros bares de la zona que tengan ya sus precios fijados y os pueden ver como competencia fuerte?

“Si te digo la verdad, no se lo que están cobrando los bares de la zona pero no creo que estemos cobrando mucho menos que ellos. Yo creo que cuantos más bares hayan funcionando en la zona, más gente se moviliza y más rotación de clientes ahí. Argüelles es un poco como Poble Nou en Barcelona. Clientes que son muy fieles a sus bares y otros que hacen la ruta. Unos van al Ceferino, luego al BB+, etc…”

“Al final, lo interesante es que haya rotación de gente. Cuanta más gente haya en la zona, con discotecas como la Copérnico, la Penélope, el Rockola, los bajos de Argüelles…mejor. Cada local es de su rollo pero al final la gente quiere ir a tomar algo antes de meterse en las discotecas. Nosotros queremos ser el bar de primeras copas, con el rocanrol por bandera.”

La selección musical en Bóveda Barcelona es rockera y heavy pero amplia. ¿Qué tónica vais a seguir en Bóveda Madrid?

“Vamos a abrir el espectro como hicimos en Bóveda Barcelona. Queremos que tenga más protagonismo al rock nacional, porque creo que en Madrid no se le da suficiente protagonismo en ningún local. Pero quiero un local donde pueda sonar Pearl Jam y Dire Straits como La Polla Records, El Último de la Fila, Megadeth y Queen. No quiero que seamos sectarios.”

“El público rockero tiene un problema. Hay pocos locales dedicados al rock y encima nos tenemos que pelear entre nosotros por la gente”.

¿Crees que los heavies son un poco cerrados de mente en ese sentido?

“Tengo mucha clientela del Bar Ceferino de Barcelona que va a Bóveda, porque aunque sean de rock nacional yo en Bóveda ponga un poco de todo. Yo soy más de Barricada que de Aerosmith, pero estoy a gusto escuchando Aerosmith. El problema es que a menudo el heavy no está cómodo escuchando rock nacional. El rock es muy amplio y hay que disfrutarlo en todas sus vertientes”.

¿Crees que esa variedad es lo que hace que Bóveda esté siempre lleno?

“Bóveda se ha consolidado por la apertura musical. Tengo que encontrar la canción heavy que le mole al que no sea heavy y la canción rockera que le mole al que no sea rockero. Ese equilibrio es complicado de conseguir, pero se puede conseguir”.

“Alguien me dijo una vez que la gente, a las cuatro de la mañana, quiere cantar. No están para experimentos e innovaciones. Si te ponen lo que conoces, lo das todo. Es un coñazo porque te obligan a pinchar siempre lo mismo, pero la gente quiere que suenen las cosas que conoce”.

Sin embargo en las discotecas de otros estilos más comerciales, se escuchan los hits del último año, justo al contrario que lo que pasa en locales rockeros, donde se suele tirar de viejos clásicos.

“Porque la radio le da difusión a los hits nuevos y actuales. Los nuevos temas de bandas de rock y heavy no tienen difusión y no llegan a la gente de la misma manera. Pero que el tema de los hits es universal. A la gente le has de dar lo que quiere”.

¿Qué cambios has notado en la manera de consumir de la gente desde que empezó la crisis?

“Yo creo que la nueva generación ha vivido los tiempos de crisis pero ha cogido el hábito de beber en la calle, algo que cuando yo comenzaba a salir por Poble Nou no existía. Tu ibas al bar y luego a la discoteca. Los bares seguimos funcionando pero hay mucho botellón en la calle. Es un problema con los vecinos, porque no se respeta su descanso, y eso trae problemas con el ayuntamiento. Es muy complicado”.

En Barcelona hay unidad entre los locales nocturnos de Poble Nou.

“En Barcelona tenemos un convenio firmado entre los locales nocturnos, tenemos controladores cívicos en la calle controlando que la gente tenga sentido común al salir… al final, cuando hablas con los vecinos ves que el problema no lo tienen con los bares, sino con la gente que está en la calle.”

¿Habrá posibilidad de montar conciertos en Bóveda Madrid?

“En Bóveda Madrid no habrá conciertos. En el Ceferino de Barcelona tengo licencia para hacerlos, pero en Madrid no. La distribución del local, con tres plantas, tampoco es la idónea para hacer conciertos. Para acústicos podríamos tirar, pero para conciertos de cien personas es imposible”.

¿Qué margen o plazo os dais para que funcione Bóveda en Madrid?

“Nosotros esperamos que funcione desde el primer día. Queremos que haya movimiento desde el principio. Estamos metiéndole publicidad, trabajo en redes sociales…pero al final es la gente quien decide subir un local o hundir un local. Eso es así”.

Las redes sociales son importantes para movilizar a la gente, porque al final que haya rotación de público es básico. El concepto del bar que subsiste de la parroquia habitual ¿es realista?

“En un bar tienes a tu gente que es parroquia. Es la base. Luego hay gente que es de paso y que va haciendo rutas por los bares. Lo bueno de las redes sociales es que llegas a mucha gente, pero también a la vez hay muchos eventos. Para negocios es muy importante.”

¿Cuando se inaugura Bóveda Madrid?

“Inauguramos el jueves 3 de noviembre, que es cuando puede venir todo nuestro personal de Barcelona, que se ha volcado en ayudarnos con la inauguración. Además, en Madrid un jueves se trabaja bastante y la gente tiene cultura de salir. En Barcelona no hay tanta cultura de salir en jueves. Madrid sí que funciona. Los sábados está todo tan lleno que la gente sale otros días”.

Sergi Ramos