Un cuarto de siglo ha transcurrido ya tras el lanzamiento del famoso doble LP “Use Your Illusion”, el tercer disco de GUNS N’ROSES. Una banda que se caracterizó, sobre todo en sus años mozos, por mezclar la rebeldía con el hedonismo, siempre acompañada de polémica, y que, a día de hoy, sigue siendo influyente en todo el mundo.

GUNS N’ROSES, debutaban en 1987 con su álbum “Apettite For Destruction”, todo un referente dentro y fuera de nuestro rollo. Después, vendría “Lies” (1988), una especie de contenedor de rarezas, con ocho canciones, cuatro de ellas pertenecientes al EP “Live?!*@ Like a Suicide” (1985), y otras cuatro interpretadas en acústico. Lógicamente, “Lies”, no iba a cosechar la misma aceptación que su antecesor. A pesar de todo, los primeros años de los angelinos fueron de verdadero escándalo.

Tras editar “Apettite For Destruction”, Axl Rose, Duff MacKagan, Slash, Izzy Stradlin y Steven Adler, realizan una larga gira nacional de catorce meses, convirtiéndose en una de las formaciones más solicitadas de Estados Unidos. El vocalista, Axl Rose, por aquel entonces, ya comenzaba a llamar la atención, no solo por su fabulosa voz, gracias a su comportamiento violento y excéntrico. Excentricidades que fueron llevadas al extremo en la gira mundial de lo que vendría después, la que iba a servir de presentación de esos “Use Your Illusion” que aquí nos ocupan.

Fue en 1990 cuando la formación clásica sufrió su primera fractura. En consecuencia, el batería, Steven Adler, sería expulsado. Matt Sorum, tomaría el relevo, siendo el “rompe parches” titular hasta que la banda rompiera definitivamente sus relaciones a mediados de los noventa. Al año siguiente, GUNS N’ROSES iban a facturar el disco doble “Use Your Illusion”, poniéndolo a la venta en septiembre de 1991. Hace la friolera de veinticinco años.

Ambos discos son extensos. La primera parte cuenta con dieciséis temas, mientras que la secuela tiene catorce. Treinta temas, con algo de paja por medio, daban forma a dos discos que en una sola entrega hubieran podido brillar mucho más. ¿Nunca os habéis hecho vuestra lista particular de hits de “Use Your Illusion”, imaginando lo que hubiera resultado un tremendo disco de diez o doce temas? Yo sí.

Imaginad que, de esos treinta temas, los gunners deciden coger los doce que os voy a proponer y lanzan un solo “Use Your Illusion”. Yo creo que la jugada les hubiera salido mejor aún. Para empezar, colocaremos un “Garden Of Eden”, un tema rápido y frenético, ideal para abrir un disco de hard rock. Después, no estaría nada mal un “Bad Obsession”, seguido de “The Garden”, ese corte en el que colabora Alice Cooper. Una composición calmadita pero con mucha personalidad.

Luego, incluimos “14 Years”, que va un poco en la línea medio tiempo alegre, con el piano de cola dando ese toque característico. Y ya que tenemos presente el piano, ¿por qué no colocar todo un “November Rain” a continuación? Poco más que añadir. Creo que con ese título todo queda dicho. En sexta posición, podríamos poner el country “Yesterdays”, seguido de “You Could Be Mine”, que le daría el toque heavy al disco. Y si queremos heavy, qué mejor que “Civil War”, otro de esos temazos, densos y épicos, que pasarán a la historia, no solo por ser la única canción de “Use Your Illusion” que grabó Adler a la batería. Para mí, sin lugar a dudas, uno de los mejores de los dos discos.

Tras eso, un “Live And Let Die”, de Paul MacCartney, para alegrar al personal, y otra de las baladas por excelencia de GUNS N’ROSES, “Don’t Cry”. Para no apalancarnos con otra balada, dejamos para el final “Estranged”, y ponemos en medio ese “Knockin’ On Heaven’s Door”, de Bob Dylan, que también adaptaría Eric Clapton. En total, son seis piezas de cada disco. Probad de reproducirlos en vuestro equipo o lista Spotify… Y ya me diréis qué tal el resultado. Yo pienso que mucho mejor, pero vamos, la realidad es la que es. Por el camino, hemos dejado temas como “Right Next Door To Hell”, que abre la primera parte, o el bluesero “Dust N’ Bones”, que tiene su rollo. El resto, pasan algo desapercibidos, la verdad. Quizás se salven “Get In The Ring” y “Shotgun Blues”, de “Use Your Illusion II”, pero poco más que rascar.

De cara a promocionar los “Use Your Illusion”, el grupo realizó una gira mundial de más de dos años de duración. Ese iba a ser el principio del fin de GUNS N’ROSES. Creo que la historia así lo dejó escrito. En agosto de 1991, después de un concierto en el estadio de Wembley (Londres), Izzy Stradlin, que formó el grupo junto a Axl, abandonó la formación, harto del poder autodestructivo del pelirrojo, ¿o rubio?, vocalista. Fue en ese tour cuando el frontman echó a varios periodistas y provocó una pelea, antes del concierto en la ciudad de Saint Louis. Más tarde, ya en plena actuación, se encaró al público vociferando varios insultos, lo que ocasionó graves incidentes y destrozos.

Sea como fuere, ambos trabajos son testigo de la valentía con la que GUNS N’ROSES afrontaban los lanzamientos discográficos. Y, ciertamente, poco se han repetido los angelinos a lo largo de su carrera. Tras “Use Your Illusion”, y el consecuente VHS en directo que supuso aquel “Live In Tokyo”, de 1992, también editado en dos partes, la banda presentó el polémico disco de versiones “The Spaghetti Incident?” (1993), y al poco tiempo “partió peras”.

Tras años de espera, giras canceladas y demás, los “GUNS N’ROSES” de Axl Rose regresaban con un más que decente “Chinese Democracy”, en 2008. Y el resto ya lo sabéis: gira de reunión 2016/2017, con Duff, Slash y Axl de nuevo al frente de una de las bandas más grandes del mundo, para bien o para mal. ¿Nostalgia, falta de imaginación, de dinero…? La respuesta os la dejo a vosotros.

Ivan Allué