¡Increíble! Chris Cornell ha muerto. El enorme cantante de Soundgarden, Temple of the Dog y Audioslave ha abandonado este mundo esta misma noche después de haber tocado con Soundgarden ayer. Desconocemos los detalles del fallecimiento pero el caso es que su inmortalidad musical va a perdurar por los siglos de los siglos.

¡Increíble! Chris Cornell ha muerto. El enorme cantante de Soundgarden, Temple of the Dog y Audioslave ha abandonado este mundo esta misma noche después de haber tocado con Soundgarden ayer. Desconocemos los detalles del fallecimiento pero el caso es que su inmortalidad musical va a perdurar por los siglos de los siglos. El filtro del tiempo actuará y estoy seguro que mucha de su música será escuchada en tiempos venideros. Su inmaculada garganta e influencia pervivirá y siempre será un símbolo de los 90 y de la era grunge, aunque afortunadamente para todos, Cornell ha sido mucho más.

Hay la teoría de que tanto él como Eddie Veder fueron sex symbols y que bandas como Tad o Screaming Trees no triunfaron con propuestas similares por no tener frontmans estéticos, algo que sí consiguieron Soundgarden, Nirvana o Pearl Jam. Pero esta teoría se va al cuerno si escuchas y ves el vídeo de “Jesus Christ Pose”. ¡Cómo no iba a triunfar un grupo con ese sonido y semejante tema! Cornell estuvo el pasado año en España y ahora me arrepiento de no haber podido asistir a esa velada pues me he quedado sin ver a Soundgarden ni a Chris Cornell sobre las tablas.

Nos queda su música, sus letras y sus canciones. He aquí una muestra de su legado, sin criterios pensados, trabajados ni estudiados. Sencillamente es lo que me ha apetecido escuchar una vez recibido el golpe. Aquí van:

1) “Jesus Christ Pose” (Badmotorfinger – Soundgarden)

La mayoría les llegamos a conocer por este inmortal tema aunque en 1990 ya habían grabado su debut “Ultramega Ok”. Parece el eslabón que une el heavy metal con el grunge y la verdad es que “Badmotorfinger” es una obra cumbre de los 90 se mire por donde se mire. La voz de Cornell brilla en sobremanera entre riffs densos y llega a agudos importantes, a caballo sobre una base rítmica atronadora. Los elementos propios del grunge están también presentes jugando con ruiditos y efectos de guitarra. Poco tenían que ver las bandas del estilo entre ellas pero las metieron en el mismo saco. Los Soundgarden de este disco amenazaban con poner la escena patas arriba.

2) “Rusty Cage” (Badmotorfinger -Soundgarden)

Se abría el “Badmotorfinger” con otro single espectacular. Un tema complejo de riff marcado pero con variaciones orgánicas y consistentes que firmaban una de las mejores líneas vocales del disco. El bajo de Ben Shepherd es tan protagonista como las guitarras de Thayil y la entrada del corte es tan original como pegadiza. Es el tema que abre el disco y suponía un reto y un desafío a la industria. Sonaba a diferente y nuevo, especialmente cuando se rompe la composición con esas guitarras arrastradas y grungies. Lo que encerraba Seattle era una bomba de relojería que explotó a partir de esta obra. Obviamente la labor de Cornell a las voces y guitarra es soberbia. Otro de los clásicos por antonomasia del Seattle 90.

3) “Slaves and Bulldozers (Badmotorfinger -Soundgarden)

Si “Jesus Christ Pose” me descubrió un mundo “Slaves and Bulldozers” me enamoró por completo. Soundgarden cerraron ayer la velada tocando precisamente esta maravilla, así que “Slaves and Bulldozers” será el último corte que cantó Cornell en su vida. Intenso medio tiempo con las típicas guitarras grunge pero con un groove cercano al doom metal. La labor de Cornell sirve de colofón a ese riff repetitivo y adictivo que adquiere dramatismo en el puente para dar paso a un estribillo espectacular. La demostración vocal es rotunda y el solo de Thayil ruidoso, original y grunge. Puede recordar a los devaneos de Morello con Rage Against the Machine (alguien que aparecerá otra vez en este escrito). Casi siete minutos de obra maestra.

4) “Spoonman” (Superunknown – Soundgarden)

Con “Superunknown” Soundgarden pasan a ser una banda masiva. Muchos nos quedaremos con la anterior obra pero es innegable que los singles que sacaron esta vez iban destinados a conquistar el planeta. Las influencias netamente heavies de “Badmotorfinger” se difuminan y nos muestran a una banda accesible, con las ideas claras y los objetivos fijos. Es un poco como el disco negro de Metallica, el salto definitivo renunciando un poco al sonido original. Pero nadie se quejará de que “Spoonman” apareciera cada dos por tres en televisión. Matt Cameron luce pegada con una batería sumamente natural y Cornell le pone el plus. Un tema aparentemente sencillo pero con un arrebatador riff y un estribillo que se queda a la primera escucha.

5) “Black Hole Sun” (Superunknown – Soundgarden)

Había que rematar la faena con un single más accesible si cabe. Un tema que enamorara desde amas de casa a vecinos que frecuentaban la ruta del bacalao. La balada “Black Hole Sun” era ese tema. Maravillosa tonada adictiva y pegadiza acompañada por un videoclip que quedará en la retina del televidente desde el primer visionado. Era imposible resistirse a esta balada rompelistas que terminó por reivindicar al grupo como banda planetaria. Gran trabajo de composición, destacando especialmente la originalidad, pero también manteniendo las credenciales que les hacían reconocibles como grupo. “Black Hole Sun” está en la banda sonora que todos tenemos de los 90.

6) “Cochise” (Audioslave – Audioslave)

¿Cómo sonarían Rage Against the Machine con el cantante de Soungarden?. La respuesta es muy fácil, sólo tienes que escuchar a Audioslave. Aparecieron en 2001 cuando los de Tom Morello se quedaron sin Zack de la Rocha y el productor Rick Rubin les sugirió de continuar con alguien que poco o nada tuviese que ver con el estilo de su anterior cantante. Ocho millones de discos vendidos siendo los primeros de tocar en Cuba (antes que los Stones, obviamente). Un experimento que realmente creo que hubiese podido dar mucho más de si y que hay que recordar que fue una irrupción sonada. La banda evolucionó en cuanto a sonido pero ese primer disco es una joya y creo que “Cochise” aglutina perfectamente ambos mundos: Soundgarden y RATM.

7) “You Know My Name” (Carry On – Casino Royale)

La trayectoria en solitario de Cornell no es muy del agrado de sus antiguos fans. Accesible y comercial pero manteniendo el espectacular nivel de voz. Nos regaló buenos momentos en versiones acústicas pero volvió al estrellato firmando una canción casi perfecta en 2006 para un film de la saga de James Bond: “Casino Royale”. Cornell y David Arnold intentaron crear un tema capaz de sustituir la mítica banda sonora del personaje de Fleming… y casi lo consiguen. Maravillosa composición con ingredientes de banda sonora a la que añadieron pequeños arreglos grunge a modo de cameo, casi imperceptibles. Delicada, elegante y llena de fuerza con un Cornell que demuestra que como crooner luce como el que más. La podéis encontrar en su segundo disco en solitario: “Carry On”.

8) “Hunger Strike” (Temple of the Dog – Temple of the Dog)

El primer mártir del grunge fue Andrew Wood, líder de Malfunkshun y Mother Love Bone. Temple of the Dog fue la primera superbanda del estilo y un tributo al héroe caído. Debutaron en 1990 y se habían disuelto hasta hace poco, cuando en 2016 reactivaron el proyecto con shows realmente especiales. Grandes nombres encabezados por la eterna voz de Cornell. En este tema puedes saborear un dueto vocal entre Eddie Vedder y el propio Cornell. Medio tiempo intenso con protagonismo vocal absoluto. Evocadora y bonita. El disco llegó a platino en EEUU y entró en listas.

9) “Missing” (Poncier – Chris Cornell)

En 1992 Chris Cornell grabó cinco temas en solitario que posteriormente serían clásicos o mutarían hasta dar forma a canciones de soundgarden. ¿Todas…? No. Hubo una que cayó en el olvido: “Missing”. Pero mucho cariño le debía tener Chris a este curioso tema pues entró en los conciertos de 2016 con Temple of the Dog. Curioso pues fue su única concesión a su carrera en solitario. “Missing” tiene apariencia embrionaria, sonido machacón, pero engancha. Está más cerca de los primeros Nirvana que de Soundgarden y posee la aureola de tema perdido, sólo está en el oscuro disco “Poncier”, de tonos naranja y negro. Uno de los tesoros para fans completistas.

10) “Nearly Forgot My Broken Heart” (Higher Truth – Chris Cornell)

Venga va… démosle un homenaje completo al gran Chris Cornell e incluyamos algún tema de su etapa en solitario más poppie y accesible. “Nearly Forgot My Broken Heart” está entre lo más recomendable que grabó. Apoyada por un videoclip western con muchísimos medios, una producción pulcra y perfecta y unos arreglos sencillos pero sumamente efectivos. Cornell firma un tema para todos los públicos, pero cautivador. Dominado por acústicas y dando protagonismo absoluto a la voz, bien respaldada por coros y piano. Esas cuerdas con pizzicato dan ese aire del Oeste y la hacen realmente especial. Incluso cuando se dedicaba a lo comercial poseía magia.

Gracias por todo.

 

Jordi Tàrrega