No os perdáis la oportunidad de ver a todo un guerrero del rock esta noche en Barcelona. 

El incombustible Adam Bomb, uno de los guitarristas que más duro gira por Europa desde hace lustros, actuará esta noche en Barcelona en un show inesperadamente especial en la sala Rocksound a partir de las 21:00h.

Bomb, que tiene una banda en permanente cambio al nutrirse de músicos semi-profesionales que va conociendo a lo largo de sus interminables giras, ha tenido problemas al principio del tour europeo que está realizando actualmente, el “Siete Lonchas Tour”.

Esto es lo que le ha pasado a Adam nada más empezar su gira, la cual no ha parado ni una sola noche.

En palabras de Adam en su tour blog:

“La gira la monté a partir de recintos en los que he tocado antes. Tenía al bajista de mi última gira, el cual se llama Diego. No es el mejor bajista del mundo ni se sabe bien las canciones, ni se esfuerza mucho en perfeccionarlas, pero da igual. Su amigo es un batería que se llama Anono y se comprometió a ser el batería de la gira. En la última gira mejoraron hacia el final pero siempre hubo problemas, sobretodo en lo que respecta a la furgoneta del batería y especialmente por el hecho de que me hiciese pagarle 60 dólares al día por una furgoneta que estaba hecha polvo, además de pagarle por tocar. También me hizo pagar 300 dólares cuando su furgoneta se rompió y hubo que poner una nueva pieza (…).Me dijo que si no pagaba me dejaba tirado en la calle en Burgos. Le pagué y después de pagarle la furgoneta por anticipado para toda la gira, después del show en Burgos, decidió que no quería conducir más, así que la esposa de Diego fue la que condujo en los últimos conciertos y la que me llevó al aeropuerto. Intenté que las cosas no acabasen mal”.

“Me olvidé de mi guitarra Zebra en el coche de la esposa e Diego y me la guardaron. Monté otra gira basada en un show de aniversario de la sala Wurlitzer de Madrid, en el que me pidieron tocar. Cerré otras veinte fechas alrededor de ese concierto pensando que también recuperaría mi guitarra y que la banda estaría bien compenetrada tras la última gira juntos”.

(…) “Me encanta girar. Claro que necesito dinero pero si me comprometo a hacer una gira, es mi misión y hago lo que sea para sacarla adelante. La nueva gira empezó en Benidorm y quedé en Madrid con Diego, que me dijo que había dormido en el banco de un parque la noche anterior. Nunca entendí porque con todos sus amigos y con su esposa alrededor, no podía encontrar un lugar decente en el que dormir. Su esposa me dijo que sus padres viven en Alicante y normalmente se queda ahí. El batería vive con sus padres también pero imagino que es normal para tíos de 40 años que no tienen mucho dinero o trabajo. Es típico en España. La gente vive con sus padres a no ser que estén casados o bien situados económicamente”.

“Cerramos un trato con el batería para que no hubiese problemas en la gira siempre y cuando no tuviese la responsabilidad de conducir. Es comprensible porque es un tio de aspecto rockero al que le gusta mucho la fiesta, dijo, y quería concentrarse solo en tocar. Así que alquilamos una furgoneta de una compañía. Mi amigo Rossi vino a ayudarme con la gira y hacer de tourmanager y conductor”.

(…) “La siguiente fecha fue en Madrid, la fiesta de aniversario. Excepto que no era la fiesta de aniversario, sino una noche normal con cero promoción. Poca gente y poco dinero. (…) No tenía lugar donde quedarme en Madrid y aunque mis compañeros de banda vivían ahí, no había donde dormir. En la última gira dormimos en su casa, en la de la mujer de Diego, una noche, pero no pasa nada.”

(…) “El show de Madrid estuvo bien pero fue algo menos que espectacular. Es doloroso cuando los músicos hacen muchos errores pero esto no es ciencia. Es un trabajo, necesito dinero. Pero a veces me molesta mucho un mal concierto”.

“Tras el concierto de ayer (…) el batería fue a casa de sus padres y le dijo a Rossi que le recogiese por la mañana para irnos a Palencia.”

(…) “Fuimos a buscar al batería y Diego fue a su puerta para buscarle. Cinco minutos después el batería baja gritándome y diciéndome que cuál era el problema. “No lo sé” le dije. Entonces el batería comenzó a gritarme y me empujó. Le dije que qué estaba haciendo y entonces respondió que no hablaba inglés e intentó golpearme. Cogió la llave de la furgoneta y comenzó a tirar todo mi material fuera para llegar hasta su batería. Dijo alguna mierda en español y dijo ‘se acabó’. Se quejó del dinero, aunque cobraba tras cada show para eliminar problemas (…). El tipo cogió su batería y comenzó a tirar mis cosas. No se que le pasaba. Diego me preguntó ‘¿qué hacemos?’ y le dije que o buscábamos otro batería o tendría que hacer los shows en solitario o, peor aún, volver a casa.”

(…) “No estoy en una posición financiera como para cancelar fechas de gira e irme a casa. Tengo que pagar la furgoneta y el viaje de vuelta, el transporte de fuegos artificiales y el exceso de peso de equipaje para los vuelos. (…) Si estás en uno de los próximos shows y quieres traer a un bajista o batería para hacer una jam después de mi show eléctrico, me parece bien. Estoy hablando con amigos para conseguir un nuevo bajista y batería  y tendré uno pronto pero de momento he de seguir adelante.”

“A partir de ahora, la gira se llama ‘The Show Must Go On””

No os perdáis la oportunidad de ver a todo un guerrero del rock esta noche en Barcelona.