Y si en España no te quieren lo suficiente, pues te vas a Latinoamérica. Recién llegados de una exitosa gira por Bolivia, Guatemala y México, hablamos con la banda sobre sus planes más inmediatos y sobre su reciente experiencia en la carretera.

Ya han pasado más de dos años desde que editasen “Del Amor y Otros Demonios Pt II”. Desde entonces, los valencianos ÓPERA MAGNA han caminado por toda la geografía española con las guitarras a cuestas -es un decir- y por parte de Latinoamérica, donde son frecuentemente bien recibidos, como muchas bandas españolas de metal que encuentran en aquella tierra el apoyo del que no gozan dentro de nuestras fronteras.  Hablamos con José Broseta para que nos cuente un poco más sobre la actualidad y planes de la banda levantina.

Acabáis de hacer unas cuantas fechas dentro de lo que habéis llamado “Hijos de la Tempestad Tour”. Unas fechas que os han llevado tanto a España como a Bolivia, Guatemala, Mexico y EEUU. ¿Cómo cambia el recibimiento hacia OPERA MAGNA dentro y fuera de España? 

“Bueno, aquí somos muy queridos y la gente nos recibe de forma genial en todos los sitios, pero la verdad es que cuando actuamos fuera de España, siempre hay un componente de “excepcionalidad” que hace que se nos reciba con una actitud muy muy buena. Al fin y al cabo, no es que vayamos para allá cada tres meses, y valoran mucho el que una banda haga el esfuerzo para cruzar el charco y presentarse allí. La verdad es que la experiencia ha sido inmejorable.”

Crees que el género de metal que hace OPERA MAGNA es mucho más popular en Sudamérica que en nuestro país? 

“Posiblemente… o al menos estábamos bastante seguros de eso hasta este 2017, en el que nos da la impresión de que en España la gente vuelve a acercarse al power metal y al metal sinfónico en general. Ha pasado mucho desde los inicios del año 2000 y la explosión del power europeo, y ahora parece que el público vuelve a escuchar el género sin demasiados prejuicios.”

¿Qué cantidades de gente puede atraer una banda como OPERA MAGNA en Sudamérica? Tiene sentido a nivel económico (Visados, vuelos, etc) ir hasta allí para hacer una pequeña gira? 

“Bueno, hay un salto notable de asistencia, y sí, sí que sale rentable, aunque te he de confesar que nosotros mismo teníamos nuestras dudas hasta que fuimos por primera vez para allá.”

¿Crees que esta mejor reacción es una cuestión de mala educación musical en España o de mayor respeto a la labor artística en otros países? 

“Más que una mala educación, creo que tiene que ver con el contexto del país. En España (y en Europa en general) hubo un gran boom de bandas del estilo a principios de los 2000 que hizo que se crease cierto hastío hacia este género, y mi opinión es que ha tenido que pasar el filtro del tiempo para poder verlo convivir con otros estilos de igual a igual… Pasó la moda y ha quedado la gente que realmente lo aprecia. Creo que lo que ocurrió es que aquí hubo una saturación de bandas de power metal.”

El tour llega un par de años después de la salida de “Del Amor y Otros Demonios Act 2”. ¿En qué punto está la grabación de un nuevo disco de estudio? 

“Ahora mismo te puedo decir que estaremos terminándolo en Enero. Obviamente, todo se ha retrasado respecto a nuestra intención inicial, pero hemos tenido que hacer unos cuantos parones de “emergencia”, entre las giras por latinoamérica, las fechas nacionales y que dos miembros de la banda han estrenado paternidad, el proceso se ha alargado mucho más de lo que pensábamos.”

Dado lo complejos que son vuestros trabajos en lo musical ¿hay cierto componente de pereza a la hora de poner la maquinaria compositiva en marcha? 

“Bueno, se que todas las bandas dicen algo parecido, pero, de verdad te lo digo, es que sentimos bastante presión porque creemos que en los dos primeros actos hemos tenido un resultado muy bueno, y ahora no todo nos vale. Enrique Mompó, el principal compositor y quien realiza los arreglos orquestales, va de cabeza creando y desechando ideas casi en paralelo… así que, es un proceso laaaargo. De hecho, uno de nuestros principales objetivos es “optimizar”, de alguna manera, este proceso de cara a lo que hagamos tras cerrar el ciclo “Del amor y otros demonios”.

Además de tocar en la banda, organizáis conciertos y giras de algunas bandas, en las que OPERA MAGNA actúan como teloneros, caso del show de SAUROM en Barcelona en 2016. ¿Es una fórmula para poder llegar a nuevos fans de manera más efectiva? ¿Veis un retorno positivo tras estos shows compartidos? 

“Realmente no es la banda quien lo hace, es High Level Shows, la promotora de espectáculos en la que trabajan Adrià y Enrique. Obviamente cuentan con el beneplácito del resto a la hora de incluirnos en ciertos shows que organizan, y teniendo en cuenta el éxito obtenido en los shows que hemos hecho junto a Saurom, espero de verdad que sigamos con una dinámica parecida en el futuro.”

El próximo 24 de febrero cerráis la gira en Valencia, vuestra tierra. ¿Contaréis con algún invitado especial para la ocasión? 

“La verdad es que estamos montando esta fecha prestándole mucha atención a todos los detalles. Queremos que sea una noche para recordar y seguramente hayan varias sorpresas, pero de momento no queremos desvelar nada.”

Sergi Ramos