El grupo presentará su nuevo disco, "Unsung Prophets and Dead Messiahs" en Madrid y Barcelona a principios de marzo. Hablamos con Kobi Farhi largo y tendido sobre las líneas maestras del nuevo disco de la banda.

Hablar con Kobi Farhi de Orphaned Land es una dosis de realidad. Líder de la banda y principal compositor de la misma, Farhi es una voz con la suficiente perspectiva para hablar del conflicto israeli y sobre el estado del mundo actual. Lo hace a lo largo y ancho de un nuevo disco, “Unsung Prophers and Dead Messiahs” que verá la luz a finales de enero en todo el mundo y que servirá para que el grupo vuelva una vez más a España para tocar en Madrid (2 de marzo, Copérnico) y Barcelona (3 de Marzo, Bóveda). 

Sergi Ramos habla con el músico y compositor sobre el estado actual del mundo y sobre la influencia en la música de Orphaned Land. 

¿Se ha vuelto más importante que nunca el mensaje de paz y unidad de Orphaned Land dadas las tensiones geopolíticas y económicas de los últimos cinco años?

“Pienso que en los últimos años todo está yendo hacia atrás. Este es el primer disco de Orphaned Land en el que no tocamos solo los problemas de Oriente Medio, sino los problemas globales del mundo. Todo está yendo hacia atrás, irremediablemente. Pienso que nuestra música y mensaje son importantes tanto en el pasado como en la actualidad. Mira lo que está pasando en tu país, España. Mira Europa. Mira Estados Unidos. Mira el Brexit británico. Todo está yendo hacia atrás.”

“No se si podemos cambiar el mundo desde Orphaned Land, pero podemos hacer que la gente reflexione. Tenemos un mensaje muy potente con nuestra música y creo que eso es importante para hacer pensar a la gente”.

¿Se ha vuelto al banda más popular en consonancia con el aumento de la problemática política y social?

“Podríamos decir que si. La gente busca bandas que reflejen los problemas actuales. En otras ocasiones, la gente busca bandas que le permita escapar de dichos problemas, así que es difícil de valorar. Nosotros hablamos de problemáticas reales y tocamos los nervios más sensibles de esos problemas abiertos. La gente del metal valora mucho el mensaje y el arte así que si, diría que cada vez tenemos más fans, desafortunadamente, debido a la situación actual del mundo”.

Ha pasado mucho tiempo desde “All is One”, casi cinco años. La banda ha girado intensamente. ¿Ha habido algún otro motivo para tanto espacio entre discos?

“El disco tuvo mucho éxito, lo cual se ha reflejado en que haya mucha demanda para girar por todo el mundo. Por otra parte, me ha llevado dos años entender el concepto que quería usar en el nuevo disco. No queremos editar nuevos discos tan solo porque haga dos años que no editamos nada. Somos muy fieles a nuestro concepto y a nuestro arte y si hemos de pasar seis años u ocho años sin editar nada, pues lo hacemos. Somos un poco como Tool en ese sentido, nos tomamos nuestro tiempo para hacer discos. Eso si, cuando hacemos un disco consideramos que es el mejor que podríamos haber hecho. Si hiciésemos un disco cada dos años quizá no nos sentiríamos de la misma era.”

“Pienso que este disco es una mezcla entre ‘Mabool’, ‘The Never Ending Way of ORWarriOR’ y ‘All is one’. Es una combinación de los conceptos, la producción y la orquestación de esos tres discos. Es un disco de 63 minutos, repleto de música, orquestas e información. Hay cinco o seis años de información capturados en ese disco. Puede que haya habido que esperar seis años, pero a cambio damos un disco lleno  de matices”.

¿Como comienzas un disco de Orphaned Land? ¿Cual es la primera pieza que colocas?

“Es un proceso muy estresante. Hay muchos elementos que memorizar, muchos elementos que anotar. Los músicos de la banda no se sientan a componer canciones, sino que coleccionan una serie de piezas musicales y riffs de guitarra durante un período de tiempo. No podemos componer nada hasta que yo no encuentro el concepto del disco. Una vez yo encuentro el concepto puedo situar cronológicamente el disco, saber cual será el principio, el desarrollo y el final. Con eso organizo los capítulos, que suelen ser canciones y que tratan en cada caso un tema distinto. A partir de ahí, cogemos los riffs de guitarra y comenzamos a montar el puzzle. La música se construye en base a la cronología del concepto. Después de un año, quizá tienes 12 o 13 canciones. La mayoría son instrumentales pero la música explica la historia”.

“En este disco usamos la alegoría de la caverna, de Platón, como elemento conductor. El primer tema del disco se llama ‘The Cave’ y habla de sobre la caverna. El segundo tema habla sobre el ser humano y su resistencia a abandonar la caverna. La música debe explicar esa historia. Cuando la música está compuesta finalmente, comienzo a componer las letras y posteriormente, los arreglos. ¿Donde ponemos los violines? ¿Donde ponemos los coros? Ya sabes, todo eso. Es un proceso absolutamente caótico que implica mucha memoria y anotaciones. Pasas cientos de horas en el estudio pero el resultado es tan rico, tan complejo, que merece la pena. Nuestra manera de componer es caótica y compleja, pero el resultado es más ecléctico y colorido. Tenemos una enorme paleta musical y creo que eso contribuye a ampliarla”.

¿Cual es la caverna hoy en día?

“Todo aquello que nos aparta de lo realmente importante es la caverna en sí, es una sombra en la caverna. Por ejemplo, si estamos hablando de Justin Bieber, de nuestro aspecto en Instagram, viendo ‘Gran Hermano’ en televisión o leyendo las mentiras de nuestros políticos en la prensa…estamos sumidos en la caverna. Y estos son los ejemplos más simples. Todas esas son las sombras que nos impiden ver las otras muchas cosas importantes que están pasando en el mundo”.

“Están muriendo niños en Siria e India. 70.000 niños están siendo raptados cada año con el propósito de meterlos en redes de pedofilia y pornografía infantil. Nadie sabe nada de eso. Los medios no lo mencionan. Los famosos no hacen un post en instagram sobre ello. Los políticos lo ignoran. Nosotros ni sabemos que existe ese hecho. La caverna es la realidad en la que queremos vivir, porque nos es cómoda. Podemos hablar imparablemente sobre el bebé de la princesa Kate, incluso los diarios en Israel hablan de ello durante días. Pero ni mencionan a los niños que mueren cada día en India, Siria y demás. Eso es la caverna”.

“¿Por qué necesitamos saber cosas sobre Kim Kardashian o Justin Bieber? ¿Qué más nos da si beben café o se ponen una nueva chaqueta? Es como la nada de La Historia Interminable. Nos pasamos el día hablando de cosas que son nada. Todos los días. Los políticos, los medios y la sociedad en general nos vende lo que le interesa, pero no habla de lo que es verdaderamente necesario. Esa es la caverna”.

“Si observas el mundo de la tecnología, los avances han sido increíbles en los últimos años. ¿Pero en que ha evolucionado la especie humana? Estamos condenados a repetir nuestra historia una y otra vez. La gente muere, nos da igual. No hacemos nada. La guerra está en camino y nos da igual. Seguimos jodiéndonos unos a otros. Esa es la realidad”.

El clima actual es, ciertamente, más propio de la Guerra Fría que nunca antes. Hay una sensación constante de que algún desastre está en camino. ¿Es ese sentimiento una potente herramienta para componer en el caso de Orphaned Land?

“Lo es. La portada del nuevo disco es una representación del caos mundial actual. Pienso que cada vez está todo peor. Leí recientemente un artículo que explicaba que cada vez más y más gente está buscando en Google “Tercera Guerra Mundial”. Cada vez hay más y más gente que está esperando una Tercera Guerra Mundial. Eso demuestra que no hemos aprendido absolutamente nada de nuestro pasado y de nuestra historia. Esto nos muestra que el caos volverá, la gente morirá…o al menos, la sensación es esa. Observando a líderes mundiales como Trump o Putin, viendo la situación de Europa o de Oriente Medio…la sensación es ciertamente esa. Que todo es caótico. El terrorismo está creciendo. La extrema derecha está creciendo. El conflicto de Oriente Medio está en un momento explosivo. La gente siempre habla del conflicto entre Israelitas y Palestinos pero es el menor de los conflictos. Los conflictos graves son en Siria, en Irak. Los problemas son explosivos y constantes.”

“La humanidad no ha aprendido nada. Lo peor de todo es que si alguien intenta sacarnos de la caverna, quizá mostrándonos nuestra propia historia y sus consecuencias, termina asesinado. Plato escribió la alegoría de la caverna porque Sócrates fue ejecutado por los griegos. Para él, Sócrates era la sabiduría, el mesías. Era el quien tenía que llevar a los humanos hacia un mayor entendimiento y conocimiento. ¿Como podían los griegos matar a ese hombre? Fue entonces cuando escribió esa alegoría.”

“Si observas lo que pasa en la historia reciente, cada vez que un líder aparece y quiere mejorar lo que hay, es asesinado. Mira a Gandhi, mira a Martin Luther King, Che Güevara, Rabin, el primer ministro israelí que estuvo a punto de conseguir la paz… incluso Kennedy, incluso Jesucristo. Un revolucionario que quiso cambiar el judaísmo de su época y  terminó crucificado. Cada vez que alguien viene e intenta sacar a la humanidad de su ciclo de errores, le asesinan. Si Gandhi  apareciese ahora, lo mataríamos. Sin duda. Esa es nuestra tragedia. Es un patrón que se repite a lo largo de miles de años. Por eso, cuando comencé a escribir sobre ello el proceso fue largo. Platón comenzó a hablar de ello hace 2.500 años! A día de hoy, volveríamos a matar a Sócrates.”

¿Tenéis más problemas a la hora de girar con Orphaned Land hoy en día teniendo en cuenta los radicalismos reinantes?

“En Europa seguimos sin tener problemas. En la Europa del oeste hay muchos refugiados que vienen a nuestros conciertos, porque han escapado de su tierra. Lo han perdido todo, su país está destruido pero al menos pueden ver a la banda que siempre querían ver, porque cuando vivían en Síria no podían venir a Israel a ver nuestro show. Si hablamos de un país como Turquía, las cosas son más complicadas. Antes tocábamos cada año, pero ahora hace cinco años que no podemos tocar allí. Pienso que es por la situación y las relaciones entre Turquía e Israel. Turquía es un país moderno que siempre nos ha recibido bien pero las cosas están como están.”

En el disco tenéis colaboraciones como la de Steve Hackett de Genesis. Tu también cantaste en su último disco de estudio, “Night Siren”. ¿Eras fan de Genesis o simplemente querías a Hackett en tu disco?

“Soy un fan de Genesis y creo que en ‘Selling England by the Pound’ Hackett hizo uno de los solos más espectaculares de la historia de la guitarra eléctrica. Es un solo que te rompe el corazón y es un enorme disco conceptual, un clásico. Cuando Steve Hackett me escribió me quedé en shock. El estaba trabajando en su disco ‘The Night Siren’ y quería que cantase en una canción llamada “West to East”.Hizo esa canción halando sobre el conflicto y la guerra, así que quería una voz de paz para cantarla. Quería que yo cantase y así lo hice. Me dijo que si quería que me pagase por mi colaboración o si quería que él grabase un solo de guitarra para el próximo disco de Orphaned Land.”

“Le dije ‘Steve, ¿qué voy a hacer con el dinero? ¿Comprarme una pizza? ¿Unos zapatos? ¿Una chaqueta? Cosas que olvidaré. Pero si grabas un solo en mi disco, eso permanecerá para siempre en la historia de la música y se lo explicaré a mis nietos. Es algo que estará ahí siempre. Le expliqué el concepto del disco, el significado del solo en esa canción…e hizo un solo alucinante. Lo mejor es que puedes saber que es Steve Hackett. Es su identidad en cada nota del solo.”

“Para mi, tocar con estos artistas es un sueño hecho realidad. Es como cuando Steven Wilson colaboró  con nosotros, Hansi de Blind Guardian o Thomas de At The Gates. Crecí siendo fan de ellos y ahora tocan y cantan en mis discos.”

Sergi Ramos