Parece que cuando se habla de supergrupos uno solo puede pensar en un bajista de Led Zeppelin con un líder de Foo Fighters o cosas así. Hablamos tras cuatro intentos fallidos con el nuevo vocalista para saber más sobre su actualidad.

Lock Up son un supergrupo. Parece que cuando se habla de supergrupos uno solo puede pensar en un bajista de Led Zeppelin con un líder de Foo Fighters o cosas así. Pero una banda donde militan Shane Embury (una de tantas, de hecho) de Napalm Death, Kevin Sharp de Brutal Truth.y Nick Barker (el baterista extremo por excelencia), además del guitarrista Anton Reisenegger (Criminal, Pentagram) tan solo puede ser calificada como tal. Acaban de editar “Demonization”, su primer trabajo de estudio desde que entró Sharp en sustitución de Tomas Lindberg, ahora muy ocupado con At The Gates. Hablamos tras cuatro intentos fallidos con el nuevo vocalista para saber más sobre su actualidad.

A la vez que Brutal Truth hicieron su desbandada te surgió la oportunidad de entrar en Lock Up. ¿Era algo que se venía fraguando hace tiempo entre las dos partes?

“Bueno, lo que pasa es que Tomas Lindberg estaba preparando la reactivación de At The Gates e iba a estar ocupado. Brutal Truth teníamos algunas fechas en Sudamérica y una gira japonesa y… bueno, de hecho, teníamos una oferta para un show en Colombia de última hora, porque estaba en Brasil con Brutal Truth, volví a casa para una semana, y volví a ir hasta Colombia para hacer mi primer show con Lock Up. Tuve diez días para meter el repertorio de Lock Up en mi cerebro. Nada, sin presión de ningún tipo (risas).”

Obviamente conoces a tus compañeros de banda hace años, especialmente a Shane. Aún así  ¿como afrontaste entrar en la banda con tan poco tiempo de preparación? ¿Estabas tenso?

“La parte más dura, para mi, fue entrar en sincronía con Nicholas Barker, con el batería. Las canciones son familiares para mi pero Nicholas tiene una importancia capital en Lock Up. Fue estresante porque tienes que encontrar esa sincronía en muy poco tiempo, pero lo terminamos haciendo. Por otra parte, el primer show era abriendo para Venom y había un montonazo de gente allí para verles, así que estaba tenso, si. No voy a mentir diciendo que fue lo más fácil del mundo. De todos modos, siempre es complicado hacer tu primer concierto con cualquier banda. Conozco a Shane y Nick hace mucho tiempo y hay confianza, pero uno quiere hacerlo lo mejor posible. Ellos llevan tiempo con esas canciones y quieren que suenen tal y como las compusieron”.

¿Tuviste contacto con Tomas antes de que saliese de la banda? ¿Te guió un poco?

“La verdad es que no, porque solo hubo diez días de margen. Claro que he hablado con él después de eso. Le vi con At The Gates en Gothenburg y estuvimos hablando sobre las cosas, sin ningún problema. No he intentado copiar su estilo en las canciones de su época en la banda, sino que he intentado respetar detalles, como acentos vocales y demás, para que suene familiar. Eso es lo bueno de sustituir a alguien en una banda, que puedes mantener la base y añadir tus propios elementos a lo que ya está hecho. Intento no sonar a Tomas ni a Peter Tagtgren. Intento no sonar a Brutal Truth tampoco. Intento que sea único. Claro que habrá gente diciendo que no sueno como Tagtgren o como Lindberg, pero al final somos Lock up de todos modos.”

¿Cual es el aspecto más importante a la hora de hacer tuyas esas canciones en medio de lo que la gente considera un muro de sonido sin más?

“Yo siempre busco un cierto elemento que lo haga todo único. Puede ser un patrón de batería o un riff de guitarra. Tengo un catálogo en mi cerebro especialmente vasto de toda la música que voy escuchando a lo largo de los años. Voy registrando cosas y luego las dejo ahí para su uso futuro. Sería lo más fácil replicar lo que Tomas ha hecho y ya está, pero no creo que le aporte nada a la música. Musicalmente, somos Lock Up y hasta cierto punto la voz es lo menos importante. La gente puede decir que somos ruido o bebes chillando pero detrás de todo eso hay una banda que juega con la dinámica en la música para conseguir el mejor resultado. Las canciones no son tan similares entre una y otra.”

“La mayoría de gente me dice que hay algo más elaborado en Lock Up que simple grindcore ruidoso. Que pese a ser grind, hay algo más detrás. Hay bandas de grind que solo buscan el sonido y el impacto, sin más. Se puede hacer grind usando otros elementos y que sea más elaborado. Hay más musicalidad y dinámica en este disco.”

¿Has trabajado en las canciones de “Demonization” desde la base o ya estaban hechas parcialmente cuando te uniste a la banda?

“Había varias demos ya hechas entre Shane y Nick o entre Nick y Anton. La mayoría de las voces se prepararon lo último de todo y ahí fue donde Shane y Nick escucharon mis ideas y trabajamos más juntos. Buscamos el tono adecuado y el enfoque adecuado y colaboramos juntos. Era la primera vez, de hecho, que colaboraba con alguien en mucho, mucho tiempo. Ahora estamos haciendo un disco con Erik Burke, que no es ni Venomous Concept ni Lock Up ni nada y es muy bueno poder hacer colaboraciones con otras personas. Si solo mandas tu disco tras disco las cosas se vuelven muy lineales con el paso del tiempo. Es bueno que otros músicos aporten su visión e ideas.”

“Con Shane tengo una relación extraña. Es como si compartiésemos el mismo cerebro. Es un tío muy prolífico en cualquier género musical que escoja. Yo soy un poco igual. Da igual en qué banda esté, que me adapto y puedo dar forma rápida a lo que escucho en mi cabeza. Para mi trabajar con Shane es tan fácil como respirar. Es efectivo, rápido y preciso grabando. Ve rápidamente en su cabeza el mapa de riffs, piezas y partes de las canciones. Nick es muy bueno con los arreglos y eso hace que las cosas sean muy fluidas en Lock Up. Anton es un cafre con su tono de guitarra y la manera en que trabaja es muy interesante para mi. Puede hacer que el amplificador más mierdoso del mundo suene realmente potente. Tengo suerte de estar en esta banda”.

Todos os conocéis desde hace mucho tiempo. ¿Hace eso más fácil la vida en la carretera?

“A mi edad, no quiero estar de gira con gente que no sepa lo que hace o que no sabe como comportarse. Puedo meterme en una furgoneta con estos tíos y es cómodo estar alrededor los unos de los otros. Esa es una cuestión crítica cuando estás de gira, has de compartir mucho tiempo con otra gente y ha de ser cómodo. Trabaja bien, toca bien, no la cagues y todo irá bien”.

¿Tenéis planes de gira?

“Hay conversaciones sobre Japón, sobre Europa, sobre Australia…pero nada concreto. Estamos esperando noticias al respecto. ¿Conoces a David Peret de HFMN Crew? El es nuestro hombre allí. Le conozco hace un montón de años y no puedo imaginarme ir a España sin que me lleve él. En cuanto haya cualquier cosa cerrada, él lo anunciará en tu país.

Sergi Ramos