Nos hemos reunido con Helmuth Lehner para hablar del nuevo álbum de Belphegor y de otros temas relacionados con la banda

Con la llegada de su disco ‘Totenritual’ tras tres años de silencio, Belphegor quiere demostrar que siguen en lo alto con su mezcla entre Death y Black Metal. Con dicha excusa y habiendo escuchado el disco varias veces, charlamos con su cantante Helmuth Lehner para charlar sobre el nuevo disco, la banda, su vida como músico, satanismo y un buen arsenal de curiosidades. 

La espera ha sido larga, pero finalmente ‘Totenritual’ ya está a la venta. ¿Por qué habéis esperado tanto tiempo a lanzar el álbum?

Sí, hace tres años que su predecesor ‘Conjuring the Dead’ fue lanzado. Las ceremonias en vivo tienen prioridad, por lo que preferimos empezar el tour mundial a mediados de 2015 sin ninguna presión. Entre medias de los conciertos ensayamos y compusimos los nueve temas de ‘Totenritual’. No puedo crear mientras estoy de gira en el autobús de la gira, demasiado caos, excesos, etcétera. Prefiero componer en solitario.

La oscuridad brutal es lo que representa ‘Totenritual’. No tiene nada que ver con el ritmo y esas mierdas, nosotros representamos un comando de Death/Black Metal. Somos una de las bandas más extremas del planeta y esa es la esencia de Belphegor. Subir al escenario, conectar y aplastar a los santos espíritus con nuestro sonido. Ese es el rollo.

¿Cómo ha sido el proceso de cambiar de batería? En mi opinión, Bloodhammer hace un grandísimo trabajo en ‘Totenritual’.

Es genial. Él trajo un montón de piezas nuevas y detalles a nuestra música. Ha estado en nuestras filas desde 2014. Tiene un gran talento musical y lo clava en el escenario. Todos mejoramos mucho en este álbum y pienso que puedes escucharlo. Cada elemento ha sido creado en nuestro búnker de ensayo. También he tocado más pistas de guitarra en este álbum, lo cual también ha aumentado la dinámica en mi opinión. Es genial cuantos detalles destacan en ‘Totenritual’.

Cuando comenzamos el proyecto, entramos en un modo de práctica intensa, especialmente antes de entrar en el estudio para estar bien preparados. No quiero practicar en el estudio o perder el tiempo que debería ser utilizado para el proceso creativo. Por supuesto, antes de grabar, practicamos las canciones en la sala de ensayos todo juntos, como una banda, esa es la manera que debería ser. Quiero sentir la vibración cuando todo se concreta. Eso se notaba muy bien cuando hicimos ‘Totenritual’. El estado de ánimo era genial, todo el mundo dio la bienvenida al desafío y fue muy apasionante. Suena exactamente como lo habíamos imaginado. Creo que nunca he estado tan orgulloso de un disco de Belphegor.

¿Cuál es la mayor diferencia entre ‘Conjuring the Dead’ y ‘Totenritual’?

En mi opinión, ‘Totenritual’ es un disco más brutal, incluso más poseído que cualquier otro álbum de Belphegor. Es muy especial para mí. Para buscar un nuevo desafío, decidimos afinar nuestras guitarras en B y en #A, que es mucho menor de lo que hemos hecho anteriormente. Abrió un nuevo mundo para despedazar mi guitarra y obtuvimos un nuevo tono de gama baja que podríamos añadir a nuestro sonido. Fue una importante decisión para crecer más y entrar en nuevos niveles de extremidad y oscuridad.

Me da la impresión de que este nuevo álbum es más melódico que los anteriores.

De acuerdo, pero no diría que es un álbum más melódico. Es pura oscuridad y posesión. Se pueden escuchar influencias ceremoniales a lo largo del álbum. Es diferente al resto con las letras porque estas son muy filosóficas. Los viejos manuscritos mágicos o la obra de Crowley también se mencionan temas como el sexo, la magia o la auto-creación. Celebra el éxtasis interno y el auto-empoderamiento que proviene del sexo por placer. Todo acto sexual no está destinado a crear nueva vida, y eso es blasfemo e insultante para las ideas cristianas con las relaciones humanas. Me gusta esa idea y la practico. El estado de ánimo se eleva y mantiene el espíritu de lo que predicaba Friederich Nietzsche: auto-superación.

De hecho, algunas personas os acusan de haber suavizado vuestro sonido con respecto a vuestros primeros años de carrera.

Nunca me importó lo que la gente opine de nosotros. Si lo hiciera, no estaríamos aquí después de casi 25 años. No nos unimos a las nuevas tendencias, no hemos cambiado nuestro sonido y nunca nos hemos separado. La cosa es que no se puede complacer a todos. Primero tienes que complacerte a ti mismo. Cuando a otros les gusta, se aprecia mucho.

Nunca vi a Belphegor como una carrera, siento que esa palabra arruina mi concepto de arte a pesar de que soy músico profesional. Yo no uso la palabra carrera cuando se trata de artistas porque me hace pensar en una persona de negocios o alguien sentado en un escritorio. Creamos, invocamos magia. Lo que quiero decir es que, aunque me gane la vida con esto, y es algo que aprecio, nunca me convertí en músico con la única intención de ganar dinero. No es fácil sobrevivir, pero no soy codicioso. Me identifico con todo lo que rodea a Belphegor, es parte de mi vida. Para mí es mucho más que una banda, es mi actitud y mi legado, parte de mi identidad. No importa la portada, el contenido lírico, o la música que, por supuesto, está por encima de todo.

Es importante mantener la inspiración, esa chispa de fuego que da vida a lo que estamos haciendo. Nos desafiamos a empujar los límites e ir más allá de lo que hemos hecho antes con el fin de mantener la misma sensación de emoción. Sé que con ‘Totenritual’ hicimos todo bien y es uno de nuestros lanzamientos más intensos hasta ahora.

Debe molestar el hecho de querer innovar y que la gente te critique por ello. Hay esa falsedad en que si haces lo mismo durante toda tu carrera te critican, y si no lo haces, también. ¿Cómo te sientes al escuchar estas críticas?

No tengo problemas con las críticas constructivas, pero algunos haters son una mierda y tratan de hacer que los artistas o las bandas se vean mal. Lo siento por esos deshechos. Nunca me preocupé por recibir atención o ser demasiado social. Si lo que todo el mundo decía de mí era cierto, estaría en la cárcel desde hace más de 20 años. Es fácil juzgar a las personas que tocan en bandas, pero la gente es más estúpida cuando creen todo lo que oyen. Dejo que hable la música y soy una persona muy privada.

De todos modos, lo que quiero decir es que no tengo tiempo ni energía para desperdiciarlo con lo que la gente opine de mí. Tengo muchos intereses además de la música, pero sigue siendo mi pasión número uno y probablemente la cosa más importante e inspiradora para mí. No soy un tipo muy sociable, pero si la gente me respeta también les doy mi respeto, soy muy leal a aquellos con quienes paso más tiempo. Me veo como una especie de chamán. Todo cambió mucho para mí cuando mi madre murió y después de mi operación a corazón abierto. Paso la mayor parte de mi tiempo solo o con amigos en pareja, especialmente con mi hermano de sangre, Barth. Prefiero relajarme en los paisajes de Austria, desafortunadamente, no tengo todo el tiempo que quisiera para ello. Vivo fuera de la ciudad, rodeado por naturaleza magnífica y enormes montañas. El resto de tiempo estoy de gira; me gusta viajar por el mundo. No necesito nada de esa degenerada sociedad de consumo que nos dictan.

Tienes que tener prioridades en la vida. He experimentado más que suficiente en mi propia vida, de viajar por el mundo unas cuantas veces, y lo seguiré haciendo hasta que mi cuerpo lo permita. Elegí no ser un hombre de familia. Me quedo fuera de la llamada sociedad. Me asombra ver como la humanidad cava sus propias tumbas y les lavan el cerebro.

¿Cómo ves la evolución de la banda a nivel personal?

‘Totenritual’ es un gran paso adelante en la evolución de Belphegor. Nunca nos había parecido tan orgánico y poseído. “Magia” es mi palabra favorita para definir todo lo que rodea al legado de Belphegor. Belphegor arde con el fuego del infierno.

Belphegor siempre ha sido considerada una banda que mezcla el Death y el Black Metal. ¿Habéis pensado en centraros en alguno de los dos géneros exclusivamente?

Fuimos la primera banda en Europa en ser pioneros de esta perfecta simbiosis entre el Death Metal y el Black Metal. A esta mezcla la conocemos como “Diabolical Death/ Black Metal”. Es irreal, podría llenar libros, nosotros visitamos el mundo y aún lo hacemos con más fuerza que nunca. El año que viene estaremos celebrando 25 años de blasfemia y perversión. Hemos planeado sacar un conjunto de 3 CD’S con nuestros tres primeros álbumes; ‘The Last Supper’, ‘Blutsabbath’ y ‘Necrodaemon TerrorSathan’, con sus artworks originales y a un precio especial porque no es fácil encontrarlos. Lo pensamos como un regalo para nuestros seguidores. Lo lanzaremos a través de Season of Mist a mediados de 2018.

Nuestro nuevo vídeo es una evidencia de que nos mantenemos fieles a lo que siempre hemos sido. Que le jodan a la censura y a cualquiera que me diga lo que debo pensar, comer, ver o escuchar.

La censura sigue estando presente en muchos países alrededor del mundo. De hecho, Belphegor, ha sido criticado por sus letras satanistas en más de una ocasión. Debe ser una experiencia que te llena de rabia.

Soy un ateo con algunos puntos de vida nihilistas. El diablo es una poderosa figura de ficción. Utilizo los mitos de Satán/Lucifer, el Portador de la Luz en nuestras letras, como una figura orgullosa y majestuosa que resistió contra todas las influencias externas. No es una religión para mí. Una religión implica la superstición y la adoración de algo fuera de sí mismo. Eso es patético, sin importar la deidad o la religión que sea. Satanás es la invención del propio cristiano, y lo ven como su enemigo. El viejo dicho “El enemigo de mi enemigo es mi amigo”, funciona aquí. El cristianismo es una religión terrible y vil y siempre me he opuesto a ella, me llena de disgusto y furia. Es natural usar su propio antagonista contra ellos. Me quedo fuera de la sociedad. La muerte y la decadencia están por todas partes.

Aquí hay un desglose de algunas letras de ‘Totenritual:

“Baphomet” es un canto y una descripción metafórica de la antigua deidad Baphomet. La iglesia lo consideraba un enemigo y un personaje demoníaco, de este modo, por supuesto, nos gusta usarlo contra ellos para burlarnos de su ignorancia y sus temores. El ritual de la Cabra Sabática, un ser divino andrógino, el creador. Potencia absoluta. El arreglo trata de la dualidad de la vida: Hombre/Mujer, Muerte/ Vida, Fuego/ Agua, Humano/ Demonio, Amor/ Odio. También habla acerca de la disciplina, la libertad y la voluntad de caminar por su propio camino sin dejar que otras personas decidan las cosas relacionadas con su vida. Su esencia es la pureza de la soledad. Cuando dos se convierten en uno, todo es silencioso. Ha habido viejos rituales que dan a entender que Baphomet no es una deidad para convocarla, sino más bien una a convertirse. Hay influencias de esos rituales en la letra, que es la razón por la que está escrito en primera persona.  Non mortum, non vivit, sólo soy yo. ¡Ego Sum! Espera al mal encarnado de forma audiovisual.

“Apophis- Black Dragon” es el gobernante de la oscuridad y el caos, el mal encarnado, el dragón indestructible. Siempre toma la forma de un dragón o de una serpiente. Si le miras durante demasiado tiempo a los ojos, mueres. Se dice que es el enemigo más antiguo del dios del Sol en la mitología egipcia, de Ra. Las voces de esta canción están en cuatro idiomas diferentes. Para este exaltado himno, se añadió ese cuarto idioma que es el antiguo egipcio de un libro arcaico de los muertos llamado Toth. He estado de vacaciones en Egipto tres veces. He visitado las pirámides de Giza y es impresionante descender en medio del desierto a través de un pasaje hecho para personas más pequeñas que las actuales. También he estado en el Valle de los Reyes, Luxor o el Museo de El Cairo donde he visto a Tutankamón momificado, por lo tanto, sé de lo que hablo. Me gusta viajar y hacer turismo. He estado en cientos de lugares mágicos como músico de gira y estoy muy agradecido por ello.

“Embracing a Star” es el tema más experimental de ‘Totenritual’ y estoy muy orgulloso de esa composición. Es una ópera Death/Black Metal con influencias variadas, una erupción de sonidos extremos que conduce directamente a la pista “Totenritual”. Es el tema más largo que jamás hemos creado. Magia pura.

“The Devil’s Son” es una interpretación del vínculo infame entre el compositor Paganini y el Diablo. Era un personaje fascinante y un músico inspirador, además su reputación en la época era muy colorida. La canción resalta los aspectos diabólicos de Paganini y está escrita como si fuera por él mismo, ofreciéndose al Diablo para recibir las bendiciones del maestro. Tenía la piel muy pálida y siempre vestía de negro. Su virtuoso manejo del violín y la técnica de precisión, junto con sus largas extremidades, llevaron a la gente a la idea de que debía haber estado poseído y tenía un pacto con el Diablo. En algunas ocasiones era llamado El Hijo del Diablo.           Es muy interesante, de hecho. La canción está compuesta por guitarras muy rápidas y una influencia de la música clásica.

Muy interesante todo el contenido del disco, la verdad. Hablando de censura, tuviste un altercado en Rusia el año pasado.

Es genial saber que estamos siendo tomados en serio. No me veo como una víctima. Sabía que era mejor no atacarlo y responder a sus provocaciones. No debería decir que, si hubiera sido en un terreno neutral, habría sido diferente para esos degenerados. Gracias al señor Karl Sanders que se interpuso en el camino y lo bloqueó. Fue un gesto leal de Karl que nunca olvidaré. De lo contario, todo podía haberse ido fuera de control.

Esperamos que gente como esa nunca llegue al poder o al arte, porque estaremos más reprimidos con la censura de lo que ya estamos. Libros, música, películas, serán quemadas o prohibidas una vez más. No soy una oveja, no necesito que nadie tome decisiones por mí o por mi vida. De todos modos, en 2018 volveremos a Rusia. Ya empezamos a negociar con Spika Productions.

Hemos creado una canción para este tipo de personas. La hemos titulado “Swinefever – Regent of Pigs”. Creo que el título lo dice todo.

La pregunta es obligada como te puedes imaginar. ¿Cuándo tocaréis en España?

España siempre es un gran lugar para la música extrema y los rituales en directo. Belphegor volverá a España en 2018, lo juro. Espero que la gente no pueda esperar para obtener el nuevo álbum ‘Totenritual’ y nos apoyen para que podamos seguir avanzando con la misma fuerza por todo el mundo.

Juanma Garcia