Gus G es un buscavidas. De ser un gran instrumentista en un mar de grandes instrumentistas ha conseguido situarse internacionalmente tanto con su banda Firewind como con el legendario Ozzy Osbourne, que reclamó sus servicios a partir de 2010 tras la salida pactada con Zakk Wylde. Ahora, mientras Ozzy finaliza la gira de despedida de Black Sabbath, Gus encuentra tiempo para finalizar un proyecto que empezó hace unos años.

Gus G es un buscavidas. De ser un gran instrumentista en un mar de grandes instrumentistas ha conseguido situarse internacionalmente tanto con su banda Firewind como con el legendario Ozzy Osbourne, que reclamó sus servicios a partir de 2010 tras la salida pactada con Zakk Wylde. Ahora, mientras Ozzy finaliza la gira de despedida de Black Sabbath, Gus encuentra tiempo para finalizar un proyecto que empezó hace unos años: un disco conceptual sobre diversas batallas griegas. Sergi Ramos habla con él para conocer los detalles de “Immortals”, el nuevo trabajo del guitarrista heleno.

¿Cuándo empezaste a trabajar en “Immortals”?

“Es una colección de ideas que he ido recopilando en los últimos siete años. Comencé revisando unas ideas que había compuesto junto a Dennis Ward en 2009 y a partir de ahí fui completando el disco. El proyecto que tenía con Dennis nunca terminó de tomar forma porque en aquel año comencé a tocar con Ozzy Osbourne, así que todo quedó en la estantería. Eran tres o cuatro canciones para un proyecto similar que se iba a llamar “The Phalanx” y que iba a tratar sobre las guerras griegas.”

“Volví a escuchar ese material el año pasado y le dije a Dennis que por qué no lo acabábamos. Además, compondría algunos temas nuevos y podíamos hacer un buen disco sobre ese concepto. Le envié a Dennis aquellas ideas y le dije ‘tío, no tenemos ni idea de hacer discos conceptuales pero todos en la banda somos griegos y tiene sentido hablar sobre este tema’ (risas). Nos sentamos a trabajar y Dennis es muy buen letrista -además de un buen vocalista, lo que mucha gente no sabe.”

“Comenzamos a trabajar en canciones, le enviaba riffs, él me enviaba líneas vocales e íbamos construyendo. Luego entró en juego Henning, que tenía que ver si podía cantar lo que estábamos componiendo. Envié a Henning al estudio de Dennis durante un par de semanas para trabajar en los detalles vocales y grabar sus partes. Así fue como sucedió”.

La historia griega como hilo conductor. ¿Qué batallas concretas trata el disco?

“Hablamos de dos batallas, la de Termopilas y la de Salamina, ambas en el 480 a.C.”

Es lo suficientemente complicado hacer un disco conceptual pero más complicado es centrarte en dos batallas concretas. ¿Qué te hizo optar por esas dos batallas en particular?

“Bueno, esa era nuestra preocupación también. La historia griega es tan rica, tan larga y con tantas eras…que no sabes por dónde empezar. Nos centramos en estas dos batallas porque no podíamos hablar de toda la historia del país en un disco, no hay suficiente espacio. Estuvimos valorando la idea de hablar de guerreros en particular como Alejandro Magno. La película “300” entró en juego, porque somos muy fans, y la batalla de Termópilas fue muy épica y marcó el punto de partida para una nueva Grecia unida a partir de aquel momento. La significancia histórica nos hizo optar por ese momento concreto para el disco. Hasta entonces, Grecia se componía de reinos aislados y esa fue la batalla que unió a Grecia para batallar contra el ejército prusiano.”

Dada la humillación que ha sufrido Grecia a nivel internacional en los últimos cinco años, debido a la crisis económica y los múltiples rescates y enfrentamientos políticos ¿es este disco una muestra de orgullo ante una historia que muchos parecen olvidar cuando se llenan la boca hablando de Grecia?

“Entiendo a lo que te refieres. No tenemos esa actitud de “hey, mirad lo que hicimos por la sociedad occidental”. Simplemente era una referencia histórica y se da la casualidad que es griega y que nosotros somos griegos y que estamos orgullosos de que se batallase por aquellos ideales superiores, que la gente diese su vida por este país. Es un tributo a ese momento de la historia. Obviamente que puedes trazar paralelismos con lo que está pasando hoy en día y con toda la mala prensa que hemos tenido, pero esto intenta ser una visión positiva.”

“Todo el mundo ha hablado de la historia y legado griego, se han hecho películas de Hollywood, las bandas lo han tratado en sus letras. No es ninguna novedad. Le debemos a nuestras raíces hacer un disco como este. Las bandas escandinavas hacen lo propio con su música folclórica y con los vikingos y la gente los adora. Obviamente, lo nuestro no es mitología, son cosas que realmente han pasado. Y obviamente, estamos orgullosos de nuestro pasado, aunque quizá no tanto de nuestro presente”.

“Si la gente puede exportar esa historia a lo que pasa hoy en día, puede ser positivo, puede ser didáctico, aunque no era nuestra intención inicial”.

 

¿No estáis orgullosos del presente? Aunque finalmente tuviese que claudicar ante Alemania, al menos tuvisteis un presidente que intentó plantar cara. En España, ni eso.

“Fue todo politiqueo y postureo, al final todo quedó en nada, realmente. Por eso los griegos están tan decepcionados con el presidente Tsipras. Se suponía que debía implementar nuevas medidas y negarse a todos los tratos que quería Europa. Venga, hombre: si cuando debes tantísimo dinero lo primero que deberías hacer es callar y no hacer ruido diciendo “no voy a pagar”. Se discreto. No estoy diciendo que sea la culpa del primer ministro, la culpa suya es la de mentir a la gente diciendo ‘hey, os sacaré de esta, no os preocupéis’.”

El auge del populismo se da en todos los colores políticos.

“Al final todos los países pasan por momentos duros. Creo que los países mediterráneos tienen esa sensación de que al menos intentamos plantar cara, pero la realidad fue muy distinta. El tiempo dirá. No me sorprendió nada de todo esto. No estoy muy metido en política pero era obvio que Tsipras no iba a poder salirse con la suya dejando de pagar la deuda de Grecia. La deuda no desaparece porque si”.

“Ya te digo que no estoy muy metido en política, pero es lo que pienso. De hecho, un tio como yo trae divisas extranjeras al país, porque trabajo mucho alrededor del mundo. Pago mis impuestos en Grecia, pero traigo dinero de todo el mundo. El año pasado, cuando se impusieron los controles de capital, yo estaba ahorrando el dinero de todos estos años para comprarme una casa y me vi sin acceso a mi propio dinero. En ese momento me sentí estúpido. ¿Es este el agradecimiento que recibo de mi país por traer dinero y pagar aquí mis impuestos? Con los controles de capital no puedes sacar más de 60 euros al día. Ahora puedes sacar como mucho 450€ a la semana.”

“Al final, me compré una casa y mi sensación era la de ‘para que se lo lleve el banco o se lo lleve el gobierno, lo invierto en alguna propiedad’ (risas).”

¿Has valorado la opción de moverte a otro país fiscalmente o mudarte por completo?

“No me querría ir a otro país europeo porque no hablo sus lenguajes. Si tuviese que irme a otro sitio, sería a Estados Unidos porque trabajo mucho allí y tengo un visado de trabajo que me permite hacerlo. Allí tengo mi trabajo con Ozzy y mis otros negocios.”

“Me gusta vivir en Grecia, me gusta mi país. Yo entiendo que la gente se largue por sus situaciones personales. Al final, yo estoy siempre de viaje y el lugar en el que vivo no dicta como es mi vida. Incluso si viviese en Los Ángeles, solo estaría allí unos meses al año y el resto del tiempo estaría viajando, en Europa o donde sea. Mi mujer también vive en Grecia y mi vida está aquí. No es tan fácil moverse a otro país. Imagino que si trabajas en Grecia todo es una pesadilla hoy en día, pero yo trabajo fuera, recibo mis ingresos de muchos países distintos y mi visión es distinta.”

El trabajo con Ozzy y tus otras actividades en Estados Unidos te han permitido capear la crisis del país dignamente. ¿Crees que has tenido suerte de como se ha desarrollado todo?

“Bueno, no solo es lo de Ozzy sino que hago muchas otras cosas en Estados Unidos. Siempre me he creado mis propias oportunidades, incluso antes de estar en la banda de Ozzy. Me he montado mis bandas, he girado mucho, he hecho clinics… Nadie se va a cuidar de ti, te has de cuidar de ti mismo. No soy el tipo de guitarrista que trabaja para otra gente, excepto en el caso de Ozzy. Por lo demás, llevo mi propio negocio.”

“Cuando las cosas se ponen duras puedes hacer dos cosas: sentarte a llorar de lo mal que está todo o hacer algo por mejorar tu situación. Si los impuestos suben, tienes que seguir pagando tus facturas, no puedes ignorarlas. Entonces ¿qué haces? ¿Te vas? ¿A dónde? ¿Crees que en algún sitio te van a poner alfombra roja y te lo van a dar todo gratis? Nada es fácil. En todos los lugares se pagan impuestos. Y probablemente es más caro operar en América que en Grecia.”

 

Volviendo al disco: “Immortals” es mucho más melódico de lo habitual para Firewind. Siempre habéis tenido buenos estribillos, pero “Few Against Many” era un disco más duro de tragar. “Immortals” entra a la primera, desde “Hands of Time”. ¿Has tenido este aspecto en cuenta? ¿Es fruto de la visión melódica de Dennis Ward?

“El material dicta la calidad del disco. Necesito los riffs adecuados para construir las melodías vocales y hasta que no los tengo no puedo trabajar en las letras. Mi objetivo era el de construir un disco que tenga, por un lado, todos los elementos de Firewind. Por el otro lado, no obstante, quería tener ritmos más pesados, melodías más exageradas…un poco más de todo. Ese era mi objetivo en todo momento. Me alegra que me digas que es un disco que entra con facilidad”.

¿Dirías que el power metal está volviendo a ser popular en parte?

“No, no he visto que el interés esté creciendo en cuanto a popularidad (risas). Siempre he pensado que lo que hacemos es underground. No va a sonar en la radio, no va a llenar salas y no va a encabezar festivales. Incluso en la comunidad del metal, el black metal o el viking metal mola más que el power metal. Ahora mola el djent, pero no tiene nada que ver con lo que yo hago. Todos esos guitarras que tocan ocho cuerdas en afinaciones bajísimas y todo ese tipo de cosas… todas las otras escenas parecen geniales, pero el power metal parece abandonado. Sabaton han crecido mucho, pero por lo demás las únicas que tienen tirón son las clásicas como Blind Guardian.”

“Nosotros hemos hecho el mejor disco que hemos podido. Veamos cómo reacciona la gente y si hay interés en Firewind”.

Vinisteis a tocar al Ripollet Rock en Agosto de 2016 ¿cuándo os podremos volver a ver en España?

“Este año estaremos en el festival Leyendas del Rock. También giraremos por el resto de Europa, quizá Rusia y por montones de festivales, entre ellos el Leyendas. ¿Dónde está eso? ¿Alicante?”

Está bastante cerca de Alicante, a unos 80km.

“Estuve por allí cerca hace unos diez años, en el Lorca Rock, que estaba relativamente cerca creo. Será bueno volver y ver a los fans españoles”.

Sergi Ramos