Jens Ludwig, el guitarrista y co-fundador de la banda, habla con Sergi Ramos sobre las claves de ésta longeva carrera para un quinteto de chavales del pueblo alemán de Fulda. 

Empezaron jóvenes, cuando apenas eran críos de quince años. Cuando tenían 25 ya habían conquistado el mundo del power metal, tanto que éste se les quedaba pequeño y decidieron comenzar a desviar su sonido hacia otros estilos más hard rockeros. En medio de todo eso, el proyecto paralelo de Tobias Sammet, Avantasia, supuso un éxito tremendo, y en lugar de desatar una guerra de egos tan solo unió más a los miembros de Edguy. Han sido 25 años de grandes discos, de un viaje creativo sin igual y de tratar el rock and roll con el humor y buen rollo que merece. Para la historia quedan discos como “Hellfire Club”, “Vain Glory Opera”, “Rocket Ride” o “Theater of Salvation”, una pequeña muestra de lo que la maquina creativa que es Edguy ha conseguido a lo largo de este cuarto de siglo. 

Para celebrar la gesta, el grupo edita “Monuments”, una amplia recopilación en varios formatos con la que rememoran sus mejores gestas y además incluyen cinco nuevas canciones que dan a entender que el futuro de Edguy será muy brillante. No hay cansancio creativo para la banda y hay cuerda para rato. Jens Ludwig, el guitarrista y co-fundador de la banda, habla con Sergi Ramos sobre las claves de ésta longeva carrera para un quinteto de chavales del pueblo alemán de Fulda. 

¿Como es eso de sentarse a valorar una carrera de veinticinco años como banda cuando no tenéis ni cuarenta años?

“Tienes toda la razón. Todo esto nos hace sentir muy viejos, más viejos de lo que somos. A lo largo de todo el proceso de preparación de esta recopilación, mientras buscábamos fotos, mientras decidíamos las canciones… nos hemos sentido como si pusiéramos un espejo delante de nosotros y observáramos lo que hemos hecho juntos en todos estos años. Ha sido un viaje alucinante y todos los miembros de la banda estamos orgullosos de lo que hemos conseguido. Pero ha sido algo muy nostálgico, si. Hemos metido algunas canciones nuevas, eso sí, para dejar claro que esto no se acaba, sino que aun nos queda mucho por hacer”.

Edguy son una de las pocas bandas que han sobrevivido de la explosión del power metal de finales de los ’90, junto con Stratovarius y mismamente Avantasia. Vosotros modificasteis vuestra fórmula y optasteis por un sonido más cercano al hard rock a mitad de carrera ¿crees que esa ha sido clave para mantener a Edguy vigentes pese a las modas y los estilos que van y vienen?

“Creo que eso es parte del motivo por el que seguimos aquí. Si hubiésemos frenado nuestra evolución con ‘Theatre of Salvation’ y hubiésemos editado otros tres discos iguales a ese, probablemente hoy no estaríamos hablando. Los fans se habrían aburrido y nosotros nos habríamos aburrido. Tras ‘Theater of Salvation’ nos dimos cuenta de que habíamos tocado tope dentro de ese género. Lo habíamos hecho todo: doble bombo, guitarras dobladas, coros grandilocuentes…todos los tics del power metal ya los habíamos usado y no había nada con lo que seguir evolucionando así que comenzamos a buscar nuevas influencias. En ‘Mandrake’ comenzamos a usar un órgano Hammond, tuvimos influencias irlandesas en ‘Jerusalem’… vaya, que comenzamos a buscar una manera de hacer algo distinto con nuestro sonido. Queríamos que Edguy siguieran siendo interesantes, para nosotros y para el público. Creo que es necesario que las bandas te sorprendan aunque no siempre te guste la sorpresa.”

En “Monuments”, precisamente, hay poca representación de aquellos primeros discos de la banda. Cinco o seis canciones a lo sumo. ¿Sentís cierto rechazo hacia aquellos primeros momentos de la banda en comparación con lo que sabéis hacer ahora?

“Es cuestión de gustos. Cuando empezamos a hacer música éramos muy jóvenes y cuando escucho un disco como ‘Kingdom of Madness’ entiendo que es parte de nuestra historia pero a la vez, veinte años después, también he de decir que no grabaríamos ese disco. No se si me explico. Hay buenas canciones pero la sensación es la de que hay mejores canciones en discos posteriores. Prefiero canciones como “Spooks in the Attic’ o ‘Judas at the Opera’, que son canciones de EP que ni siquiera aparecieron en los discos, en lugar de canciones de ‘Kingdom of Madness’, que creo que no están al nivel. Hay gente que dice que no tenemos suficientes canciones del principio y gente que dice que no hay suficientes temas recientes. Es como hacer el repertorio de un concierto: nunca vas a poder tener contento a todo el mundo por mucho que lo intentes”.

“Hellfire Club” cuenta con cuatro temas incluidos en esta recopilación. Visto con perspectiva ¿fue el disco definitivo para Edguy?

“No diría que fue el disco definitivo pero este disco y lo que sucedió alrededor estuvo lleno de tensión y energía positiva. Fue el momento en que pasamos de AFM a Nuclear Blast y estaban muy motivados con nosotros y nosotros también. Con ‘Hellfire Club’ fuimos invitados a todo tipo de programas de televisión, nos metimos en las listas de ventas, editamos un par de videoclips y fue un gran paso para nosotros”.

La banda ha tenido una formación prácticamente estable durante estos veinticinco años. La mayoría de bandas se matan a los diez años de historia ¿cual es la clave para Edguy?

“Todo el mundo disfruta de lo que hace y nadie quiere perder lo que hemos creado con Edguy. Por otra parte, las cinco personalidades encajan de algún modo. Tenemos a un prototipo de frontman que es Tobias Sammet, quien se lleva mucha atención (y necesita mucha atención). Eso requiere que también haya otras personas que sepan estar en una posición más discreta. Sin eso, comienzan las peleas de ego y los problemas que hay en todas las bandas. Creo que hemos encontrado una fórmula en la que todos nos sentimos cómodos con nuestra posición en la banda y con lo que aportamos a ésta”.

Lo que más impactante me parece es que el grupo haya permanecido unido a lo largo de todo el éxito de Avantasia. Tener a un miembro que logra otro proyecto de más éxito que la propia banda es suficiente como para desatar tormentas en otros grupos. ¿Por qué Edguy se han aprendido a manejar alrededor del éxito de Avantasia?

“Nos llevó un tiempo hasta que todo el mundo se dio cuenta y aceptó que Avantasia ya no es un proyecto. Ha pasado de ser un proyecto a ser una cosa constante que no va a desaparecer y va a permanecer ahí. Obviamente, Avantasia se lleva energía del universo de Edguy pero hemos aprendido a vivir con ello y a lidiar con los parones más prolongados entre disco y disco en estos últimos años. Todo está bien y todos estamos cómodos en esta situación”.

En “Monuments” hay cinco nuevas canciones. ¿Son sobrantes de anteriores discos o han sido compuestas específicamente para el recopilatorio?

“Se han compuesto específicamente para el recopilatorio. En un primer momento, la idea era tener una o dos canciones nuevas pero fluía tan bien la composición que han terminado siendo cinco. En mi opinión es mejor tener cinco nuevas canciones que solo un par, así que perfecto por mi parte. Ha sido muy positivo ver que todo sale con fluidez y es una buena señal de cara al futuro de Edguy”.

¿Significa ‘Monuments’ que el próximo disco de Edguy aún tardará un par de años en aparecer?

“No tengo ni la menor idea. Nuestros planes acaban con la gira de septiembre. Tras eso nos sentaremos a planear el futuro y veremos qué hacemos”.

Una última cosa: ¿por qué no habéis incluido ‘Behind the Gates to Midnight World’? Es una omisión muy dolorosa!

“Como te decía, es como lo del setlist. Yo la habría puesto pero habríamos tenido que quitar otras canciones. Hay que hacer sacrificios a la hora de montar un CD porque el tiempo es limitado. Es un gran tema para tocar en directo, no te lo niego.”

Sergi Ramos