Desde que Blind Guardian acabaron la gira de “Beyond the Red Mirror”, el grupo de Krefeld no ha estado precisamente quieto en el salón de casa viendo la telenovela. La preparación a conciencia de un disco en directo como el triple “Live Beyond the Spheres” casi les cuesta la salud (escúchate cuarenta conciertos de dos horas y pico y selecciona las mejores canciones) pero además, se encontraban ya preparando el famoso disco orquestal que según Marcus Siepen verá la luz en 2018. No sabemos si creerle -llevan más de veinte años prometiendo dicho disco- pero parece que las cosas avanzan viento en popa y está todo casi acabado. Hablamos con el guitarrista por teléfono para saber los detalles del nuevo trabajo en directo y lo que está por venir. 

Desde que Blind Guardian acabaron la gira de “Beyond the Red Mirror”, el grupo de Krefeld no ha estado precisamente quieto en el salón de casa viendo la telenovela. La preparación a conciencia de un disco en directo como el triple “Live Beyond the Spheres” casi les cuesta la salud (escúchate cuarenta conciertos de dos horas y pico y selecciona las mejores canciones) pero además, se encontraban ya preparando el famoso disco orquestal que según Marcus Siepen verá la luz en 2018. No sabemos si creerle -llevan más de veinte años prometiendo dicho disco- pero parece que las cosas avanzan viento en popa y está todo casi acabado. Pese a todo, la banda ha encontrado un hueco en su agenda de grabación para venir al festival Leyendas del Rock, que se celebra el 9,10, 11 y 12 de Agosto en el Polideportivo Municipal de Villena, junto a Megadeth, Amon Amarth, UFO, Rhapsody y decenas de bandas más.

Hablamos con el guitarrista por teléfono para saber los detalles del nuevo trabajo en directo y lo que está por venir. 

¿Es este directo un entretenimiento mientras preparáis el disco orquestal de Blind Guardian?

“No, es algo que queríamos hacer a propósito. Queríamos grabar un nuevo disco en directo con la gira que hemos finalizado hace unos meses. Desde el anterior disco en directo han habido tres nuevos discos de estudio y hemos cambiado de baterista por el camino. Es la primera vez que grabamos un disco con Fredrik a la batería, por ejemplo. La última gira la hemos grabado en digital al completo, show tras show. Teníamos toneladas de material para elegir”.

“Tras la gira hemos estado chequeando las grabaciones para escoger aquellas en las que la consistencia técnica sea la más adecuada. Al final nos quedamos con unos 40 conciertos. El concierto ‘medio’ de la última gira era bastante largo, algo así como dos horas y diez minutos. Multiplica eso por 40 conciertos y tienes unas cuantas horas de material que escuchar. Al final, el disco en directo intenta representar de la manera más fehaciente posible lo que es un show de Blind Guardian de esta última gira. Hemos hecho un tracklisting en base al setlist que podría haberse dado en cualquier show de la gira, aunque hemos incluido un par de canciones largas que no podrían haber sonado en el mismo concierto porque nos habríamos ido de la duración habitual. El disco te da una visión bastante completa de lo que sonó en la gira”.

¿Quien se ocupa en sumergirse en el archivo de material? ¿Escucháis el material después de cada show para hacer anotaciones cuando lo tenéis fresco? ¿Como lo clasificáis todo? ¿Os pegáis cuatro o cinco días sin dormir clasificando todo?

“No, ya te garantizo que fue bastante más de cuatro o cinco días. No hacemos nada estando de gira y luego tenemos que organizar todas las grabaciones. Los shows los graba nuestro técnico de sonido y en algunos shows Charlie Bauerfiend, nuestro productor, vino para ocuparse de las grabaciones el mismo. Más allá de etiquetar los discos duros y decir que éste disco duro contiene los shows de Dusseldorf, Hamburgo y Madrid, no hacemos nada más en la gira.”

“Hay shows que se quedan en tu cabeza porque han ido muy bien o el público estaba muy receptivo, pero no tomamos nota tampoco. Cuando acabamos la gira, lo separamos todo y tomamos nota. La versión de ‘Valhalla’ mola más en este y aquel concierto, “Imaginations” fue mejor en tal y cual show…tomamos nota de todo eso y luego comparamos las opiniones. Durante la gira, Charlie fue haciendo lo mismo porque el si que iba escuchando cosas. Al final, comparamos opiniones y buscamos el punto de acuerdo. Es la única manera que conocemos para hacer esto. Tomar apuntes cuando sales del escenario no es lo más indicado porque estás demasiado cerca del show y la adrenalina te puede causar que juzgues equivocadamente un concierto. A ti te ha parecido tremendo pero no da la talla para un disco en directo ¿sabes a lo que me refiero? Siempre cometes errores y quizá no te das cuenta durante el concierto porque estás atrapado en el momento. No quiero que haya cuerdas rotas o notas inadecuadas en el disco en directo final. Por eso hemos de escuchar punto por punto y ver qué funciona qué no funciona.”

¿Nunca habéis perdido ningún archivo de ningún show? Recuerdo que Gamma Ray hicieron unos shows especiales para un disco en directo y luego se dañaron los discos duros que contenían el material y tuvieron que retrasar la edición. ¿Os ha pasado algo así alguna vez?

“No en esta gira. Las grabaciones las hacía el técnico de sonido y llevamos el mismo set de grabación cada noche, durante todas las giras. No grabábamos solo sobre un disco duro sino sobre dos discos duros, para tener un back up de seguridad en caso de que uno de ellos fallase  o diese problemas. Eso nos ha pasado anteriormente. No se si fue en la gira de ‘Opera’ o de ‘Twist’ pero grabamos algunos conciertos y nos robaron uno de los discos duros no se muy bien como. Siempre que podemos enviamos los discos duros a Charlie para que no estemos cargando con ellos durante la gira en el autocar o en el backstage, que no son los lugares más seguros del mundo para guardar tus grabaciones. Si Charlie venía a los conciertos o venía algún amigo, se llevaba los discos duros para que estuviesen a buen recaudo. Intentamos ir sobre seguro con estas cosas.”

¿Qué shows son los que más han servido para el disco en directo? Siempre hay dos o tres conciertos que terminan sirviendo la mayoría de las canciones de cualquier disco en directo. 

“La verdad es que intento no saber de qué show vienen las canciones. Tu imaginación juega un papel en eso. Cuando vuelves a casa después de una gira, tienes shows que están en tu mente y que recuerdas como perfectos o como menos buenos o lo que sea. Luego escuchas las canciones y no tienen nada que ver con el recuerdo que tu tenías. A veces yo pienso que he tocado un concierto que ha sido el mejor de mi vida y otro miembro de la banda piensa que ha sido mediocre. No todos somos perfectos a la misma vez, desafortunadamente (risas).”

“Dicho esto, el show de Dusseldorf tiene bastante presencia, aunque no todo el concierto está representado. El directo tiene material de unas nueve o diez ciudades.”

¿Hay algún show español?

“Si, pero tendrás que descubrirlo tu mismo. Escucha al público y te darás cuenta de quien es el público español”.

Los dos primeros cd’s representan principalmente la porción principal del show mientras que el tercer cd incluye lo que vendrían siendo los temas que interpretáis en los bises. Es genial que hayáis incluido “Majesty”, un tema que todo el mundo pide especialmente en España y que no siempre se puede escuchar en directo. ¿Por qué es tan difícil que la toquéis? En la última gira, precisamente, la habéis sacado a pasear de manera bastante habitual.

“Se que en España estáis locos por esa canción en concreto. No sois los únicos (risas). Es algo con lo que jugueteamos a veces. Nos gusta que la gente pida ‘Majesty’. A veces la tocamos sin tenerla en el setlist previsto. Es un juego, porque nunca sabes si realmente la vamos a tocar o no. No me importa tocar ‘Majesty’, pero no es una canción que deba tocar obligatoriamente cada noche, porque llevamos tocándola desde 1986. No me importa que haya un show sin ‘Majesty’ y tampoco me importa tocarla. Se que la gente se vuelve loca cuando la escucha. Habría sido un error no incluirla en el disco porque la grabación que tenemos quedó muy bien”.

“Majesty’ representa una parte de la historia de Blind Guardian. ‘Batallions of Fear’ es la manera en que esta banda empezó su trayectoria y sería un error negarnos a reconocerlo”.

¿Veis con cierta condescendencia esos viejos temas?

“No es que nos arrepintamos de nada. Para nada. Sería un error. No quiero que los fans piensen eso. Toda la banda está totalmente orgullosa de todo lo que hemos hecho, incluyendo ‘Batallions of Fear’. Así es como sonábamos por entonces y así éramos. Era lo que queríamos tocar y lo que podíamos tocar. No cambiaríamos eso por nada del mundo. Hoy en día sonamos diferente y eso es bueno, porque si aun sonásemos como en ‘Batallions’ nos habríamos separado hace muchos años. La banda ha evolucionado y no quiero que la banda haga lo mismo una vez tras otra. Pero vaya, las raíces de nuestro sonido siguen siendo las mismas: el speed metal melódico está presente en todos los discos: desde ‘Batallions of Fear’ a ‘Beyond the Red Mirror”. Sería un error no reconocerlo. No odiamos nuestros viejos temas, pero llevamos treinta años haciendo esto y cuando salimos de gira hay canciones que nos vemos obligados a tocar porque son clásicos y canciones nuevas que queremos presentar ante el público. Luego están las canciones que queremos sacar del baúl de los recuerdos porque hace años que no las tocamos. Cada vez es más difícil hacer un setlist, porque con cada nuevo disco tenemos más canciones acumuladas para tocar y no podemos hacer shows de cuatro horas, aunque a la gente le encantaría. A nosotros también nos encantaría pero moriríamos”.

“La última gira es un buen ejemplo, porque tocamos dos horas y diez o dos horas y veinte. Es bastante más de lo que toca cualquier banda de rock hoy en día en sus conciertos y lo hacemos porque disfrutamos cada minuto. Además, así podemos tocar más canciones y dejar pocas cosas fuera. Pero si, cada vez es más difícil. No podemos tocar toda la noche. Tenemos que elegir.”

¿Cual es el estado del disco orquestal que tantos años lleva en preparación? Lo último que se es que Hansi estaba grabando las partes vocales.

“Exacto, en eso está Hansi. Finalmente. La idea original era hacer esto en los últimos dos o tres años. Queríamos usar los breaks entre bloques de la gira para que Hansi grabase sus voces, pero infravaloramos lo exigentes que son las giras para su voz. Cuando estás tres meses de gira en Europa no tienes la voz como para grabar un disco al acabar. Necesitas descansar. Tuvimos que desechar esa idea y dedicarnos a grabar las voces de Hansi cuando acabase todo el proceso de gira. La música está hecha y grabada. Cuando sus voces estén grabadas empezaremos con la mezcla y el mastering. La idea es editar el disco en 2018.”

Eso en el mundo de Blind Guardian viene siendo 2021.

(Risas) “Se que este disco está llevando una vida entera. La primera idea ¿cuando fue? ¿En 1995? ¿1996? Pero merecerá la pena. Es difícil de describir. No suena a Blind Guardian. Suena diferente a todo lo que he escuchado. Somos perfeccionistas y nos ha llevado mucho tiempo encontrar a la orquesta adecuada con la que trabajar. Cuando encontramos a una orquesta las cosas se fueron acelerando más, pero claro, siempre teniendo en cuenta el espacio – tiempo de Blind Guardian. Somos así. Ya casi está hecho, de verdad”.

¿Con qué orquesta habéis trabajado?

“La misma que hemos usado en los últimos dos discos de estudio, la orquesta sinfónica de Praga. La de Praga es muy buena y ya hemos trabajado con ellos, lo cual lo hace todo más fácil. Saben como trabajamos y sabemos como trabajan. En muchas orquestas, cuando les dices que van a grabar con una banda de heavy metal, se niegan o pasan del proyecto. No es su universo, no es fácil para ellos. Ellos no están acostumbrados a tocar con un metrónomo, por ejemplo, sino a hacer caso al director. Se aceleran y se ralentizan por momentos. No es lo mismo que tocar con una claqueta como base. Es un reto para muchos músicos de orquesta.

Sergi Ramos