Vista la sobresaliente actuación de Vanum parecía difícil que Ash Borer llegasen al nivel de sus camaradas (y no en el sentido más básico, puesto que comparten guitarrista/vocalista), y lo cierto es que no cumplieron con las expectativas.

Que tantas de las bandas que tocan en Roadburn estén de extensa gira por Europea en sus fechas es maravilloso a muchos niveles y para muchos públicos: no sólo da la oportunidad de ver a bandas de ese nicho que no giran tanto o no suelen pasar por España a aquellos que no pueden/quieren acudir al festival, sino que además hace más fácil la tarea de renunciar a grupos en ciertos clashes que el evento presenta para aquellos que sí que atienden. En Barcelona, nuestro pequeño mini-Roadburn ha consistido de las actuaciones de Oranssi Pazuzu y Cobalt, Vanum y Ash Borer e Inter Arma. ¡Casi nada!

La primera de estas ocasiones se presentaba en la icónica sala Rocksound, de la mano de unos Chroma Nation que siguen apostando fuerte por el black metal (hurra por la gira de Harakiri for the Sky en septiembre, dicho sea de paso) con dos pesos pesados del black atmosférico como son Vanum y Ash Borer. Dos pesos pesados que, dicho sea de paso, no son fáciles de ver en Europa. Los sevillanos Andhord fueron los encargados de inaugurar la noche con un concierto más que correcto pese a algunos problemas de sonido, dando paso a esos Vanum que pese a sólo tener un larga duración publicado se postularon como firmes triunfadores de la velada.

Presentando su nuevo EP “Burning Arrow” junto a los temas de aquel espectacular “Realm of Sacrifice” de 2015, el cuarteto no sólo gozó del mejor sonido de la noche (impresionantemente bien llevado teniendo en cuenta la acústica de la sala) sino que además dió una lección en cuanto a presencia y actitud. Con Michael Rekevics plantado como un coloso descamisado en el centro del escenario, desbordando incisividad y fuerza, Vanum fueron tan precisos como agresivos, descargando una tormenta abrasiva cargada de peso y epicidad. Con el único pero puesto en la extraña ecualización del último solo de guitarra que cerró el set, lo cierto es que dieron en el clavo con las bases de lo que una actuación de este estilo debe ser: abrumadora, violenta, contundente y sobretodo directa. Ni más ni menos.

Vista la sobresaliente actuación de Vanum parecía difícil que Ash Borer llegasen al nivel de sus camaradas (y no en el sentido más básico, puesto que comparten guitarrista/vocalista), y lo cierto es que no cumplieron con las expectativas. Su mayor riqueza en atmósferas (no tan alta en esta ocasión por el hecho de no traer teclista) y la herculeidad de sus composiciones no pudo compensar el hecho de que a nivel de sonido les faltase mucho. Líneas perdidas, desniveles de volúmenes, instrumentos que se comían a los otros y secciones initeligibles fueron la cruz de una actuación que, si bien se ganaría de sobras el aprobado, no llegó a la excelencia que muchos esperábamos. Aun así, pudimos disfrutar de la mística e imponente aura que desprenden temas como “The Irrepassable Gate”, “Descended Lamentations” o “In the Midst of Life, We Are in Death”, esperamos que en la próxima ocasión sea con mejor definición.

Esteban Portero

Día:2017-05-01

Hora:20:00

Sala:Rocksound

Ciudad:Barcelona

Puntuación:8