No hay en la actualidad ninguna banda de hard rock a la altura de Eclipse. A nivel de hits son imbatibles y cada disco es una maravilla, pero es que sus directos son perfectos y eso que puede que tiren un poco de pregrabados, pero no afectan para nada a lo esencial: la música en directo y el espectáculo.

Han venido muchas veces pero nunca había tenido la oportunidad de verles en directo, y viendo lo que hicieron Eclipse en el Razz 2 barcelonés se me confirma lo que venía sospechando desde hace algunos años: No hay en la actualidad ninguna banda de hard rock a la altura de Eclipse. A nivel de hits son imbatibles y cada disco es una maravilla, pero es que sus directos son perfectos y eso que puede que tiren un poco de pregrabados, pero no afectan para nada a lo esencial: la música en directo y el espectáculo. Rematando la faena estuvieeron a Bigfoot como invitados y la verdad es que ofrecieron otro concierto potente demostrando que van para arriba y con ganas.

Eclipse (Foto: Sergi Ramos)

Bigfoot demostraron unas influencias Thin Lizzy prodigiosas en las guitarras pero también variedad, toques sureños y una actitud total, sin coros grabados. Toda una esperanza para el hard rock inglés. Anthony Ellis, muy maqueado, llevó a buen puerto un directo maduro y plagado de temas que poseen ángel como “Run” o “Uninvited”. Resaltar otra vez la dupla de seis cuerdas formada por Mick McCullagh y Sam Millar que atacaron un tema inspirado en la ex del cantante: “Freak Show”. Hubo tiempo para el medio tiempo de turno: “Forever Alone” en un estilo claramente clásico pero muy puesto al día y que bebe de influencias más modernas. Terminaron con “Blame It on the Dog” y “Fear” demostrando que son una perfecta banda para abrir a Eclipse. La buena entrada de la sala estuvo encantada con ellos y pronto bajaron a la zona de merchandising para hacerse fotos con todo el mundo.

Eclipse (Foto: Sergi Ramos)

Y los suecos se hicieron con el escenario… Primero sonó un compendio de grandes éxitos del hard rock mundial para asaltar la escena con un impecable inicio en forma de “Vertigo”, apoyados con un gran sonido y luces, para luego reposar sobre los brazos del homónimo tema que da nombre a ese disco y con esos coros tan Journey de “Bleed and Scream”. “Armageddonize” es otra maravilla y “The Storm” fue la primera piedra para una sala extasiada y entregada desde los primeros compases. Sin palabras lo de Eric Martensson, suena tan poderoso y pulcro como en disco. El tiempo voló con “Wake Me Up”, “Jaded” (con amigo catalán invitado a la guitarra) y la balada “Hurt”. Definitivamente son maestros de medios tiempos y y las lentas. El combo, bien arropado por un gentío, entregado estuvo feliz y dinámico en la hora y media larga de descarga.

Subrayar el gran papel de Magnus Henriksson a las seis cuerdas brindando un gran “S.O.S” para luego dejarle cancha a Philip Crusner en el solo de batería. Y tras “Caught Up in the Rush” vino el interludio acústico que nos aportó alguno de los mejores momentos de la noche. Maravillosa “Live Like I’m Dying” pero sobretodo las atemporales “Wide Open” y sobre todo “Battlegrounds”, de inspiración celta y con ecos a los mejores Ten. El detalle de homenaje lo puso Erik marcándose una intro del “Love Ain’t No Stranger” de la serpiente blanca para deleite del respetable. Intensidad a raudales en la reanudación eléctrica con “Downfall of Eden”, siendo uno de los cortes que más brillan en el disco y con un Erik luciendo garganta y pie de micro rojo con el que jugueteó durante todo el concierto.

Eclipse (Foto: Sergi Ramos)

Todo estaba ya ganado por lo que tras el inicio acústico de “Black Rain” se atrevieron con una preciosa instrumental para luego terminar en otro de los cortes fundamentales de “Armaggedonize”: “Blood Brothers”. Excelente material que en directo gana enteros y que es defendido con maestría y elegancia en manos de un grupo que está en lo más alto. Y antes de los bises otra del mismo disco: “Stand on Your Feet”. Realmente a nivel compositivo nadie les tose a Eclipse. Los tres bises empezaron con la exquisita “I Don’t Wanna Say I’m Sorry” que bordó la perfección para continuar con el rutilante single de su última obra: “Never Look Back”. Impresionante ver a toda a parroquia entregada cantando versos y estribillo. El fin de fiesta vendría de la mano de “Runaways” cerrando una velada que podría haberse prodigado otra horita más y todos felices.

Eclipse (Foto: Sergi Ramos)

Pocas veces un grupo es capaz de firmar una cantidad tan ingente de temas para el recuerdo como en el caso de Eclipse y para colmo suenan mejor en directo que en disco. Apenas necesitan apoyo de la tecnología en directo y al terminar bajaron para firmar y hacerse fotos con todo el mundo. Dudo que pueda hacerse mejor, y los números les dan la razón. Cada vez que vienen las salas son mayores y los discos mejores. Estamos ante una banda que debería hacerse enorme pues tienen todo lo que cualquiera puede soñar. El tema es si van a poder seguir este ritmo tan estratosférico y no bajar un listón tan alto. Ya sólo la despedida con “Battlegrounds” sonando de fondo mientras abandonábamos el recinto ya emociona…

Sergi Ramos ,Jordi Tàrrega

Promotor:Rock N Rock

Día:2017-12-10

Hora:19:30

Sala:Razzmatazz 2

Ciudad:Barcelona

Puntuación:9