Martes 24 de enero de 2017, Barcelona, 08:00 de la mañana. Como cada día miro mi agenda y no veo nada fuera de lo normal. La repaso un poco más y me fijo que a las 19:00 me toca ir a la ópera. Uf, ir al Liceo entre semana, que pocas ganas; me arreglo para no quedar mal y salgo. Al llegar me dicen que unos tal FLESHGOD APOCALYPSE no tocan en tal majestuoso lugar y que me he equivocado de sitio, que es en Razzmatazz 2.

Fallo mío, pero con este ir y venir en mi cabeza os quiero introducir al género que practican los italianos. La más pulcra de la música clásica queda fusionada con un brutal death metal apoteósico. Te hace ir a la ópera, tal y como tenía apuntado en la agenda, pero a ensuciarte la camisa mientras sientes la adrenalina. Tristemente, la propuesta que se presentaba no acabó de convencer al público barcelonés y la sala catalana gozó de un ambiente que tardaría en calentarse.

Pese al panorama, puntuales aparecieron los italianos NIGHTLAND. No acabaron de gozar de una cálida aceptación por parte del público. Se entregaron, no lo pongo en duda, pero entre que eramos cuatro gatos y que el sonido estaba muy fuerte: canciones tan trabajadas como “Icarus” no tuvieron del efecto deseado. Tras una media hora en que poco a poco se empezó a pintar un leve color, especialmente gracias a que entraba gente en la sala, los italianos tuvieron que marcharse con “Last Dance Of A Treacherous Mind” con un sabor agridulce en la cara.

La función no podía quedar interrumpida. Mientras un toque lúgubre se dibujaba en el escenario gracias a los 4 cambios hechos por los operarios; CARACH ANGREN se preparaban para asaltarlo. Fueron recibidos con muchas ganas e ilusión, pero su show fue de más a menos al comprobar que la inmensa mayoría de la música se basaría en samples grabados. En su contra también jugaba su estilo sinfónico cargado; ese toque barroco que tiene es muy pulcro pero a su misma vez se puede hacer muy pesado. Dejando de lado los aspectos negativos, su frontman Seregor no paró de animar y de interpretar la esencia de los holandeses con mucha pasión. Ver su magistral entrega en canciones como “Departure Towards A Nautical Curse” o “Bite Tötet Mich” mereció la pena. Con el paso de los minutos, más de uno se preguntaba si estaba viendo a los mismos CARACH ANGREN que hacen unos años. Han habido cambios que han repercutido, pero sin tiempo para justificar sus decisiones se retiraron al son de “Bloodstains On The Captain’s Log” para dar paso al plato esperado.

Los teloneros no habían conseguido encender al público y la tarea caía exclusivamente en manos de FLESHGOD APOCALYPSE. Iluso quién pensase que no lo lograrían; al sonar su intro “March Royale” la excitación fue máxima mientras uno a uno iban saliendo. El escenario tembló con el rugido de “In Aeternum” y “Healing Through War”. Las camisas que llevábamos acabaron por los suelos y el mosh se hizo presente al ritmo de la poderosa “Pathfinder”. “Cold As Perfection” puso el toque bello sobre la mesa y demostró que la banda está sincronizada en un nivel muy alto. Hubo un antes y un después en el concierto: “The Violation” siempre da un nuevo significado a la palabra intensidad y es el himno más conocido de la agrupación italiana.

Todos acabamos en un estado de locura después de lo que habíamos recibido, no es de extrañar que “The Fool” fuese uno de los siguientes temas en aparecer. Con “Syphilis” hicieron el primer descanso mucho antes de lo que me imaginaba. Pese a haber pasado una hora, el set era un tanto corto. Tommaso Ricardi nos aclaró la situación: Francesco Paoli estaba seriamente dañado de la espalda y por eso se veían obligados a recortar. No nos iban a dejar marchar a casa sin recibir una última, y primitiva, dosis de adrenalina llamada “In Honour Of Reason”. Su interpretación fue excelente pero con “The Forsaking” demostraron que belleza y brutalidad pueden ir de la mano.

Al salir de la sala todos lo comentábamos: ¿enserio el baterista estaba mal? si no nos lo llegan a decir, ¡ni nos damos cuenta!. Todos salimos extasiados y rebosantes de felicidad. La brutalidad y la ópera van de la mano, FLESHGOD APOCALYPSE son la prueba y pese a que varios nos equivocamos de vestimenta, comprendimos que en lo pulcro puede estar lo más duro y por ello: lo más sucio.

Alex Hidalgo ,Sergi Ramos

Promotor:RockNRock

Día:2017-01-24

Hora:19:00

Sala:Razzmatazz 2

Ciudad:Barcelona

Teloneros:Carach Angren Nightland

Puntuación:9