Lo mejor de todo era las dos bandas que acompañaban a los israelís, que con set más largos que los de meros teloneros invitados y con estilos musicales muy personales, hacían que el cartel en su conjunto fuera mucho más que apetecible.

Cuando asistimos al concierto que ofrecieron ORPHANED LAND en Granada dentro de su gira en acústico en 2015, lanzábamos una petición al aire: que volvieran por tierras andaluzas pero con guitarras enchufadas. Miren por dónde, nuestra deuda se saldó la pasada noche en la sala Eventual Music de Málaga. Y más pronto de lo que muchos pensábamos. Lo mejor de todo era las dos bandas que acompañaban a los israelís, que con set más largos que los de meros teloneros invitados y con estilos musicales muy personales, hacían que el cartel en su conjunto fuera mucho más que apetecible.

Pese  a ser de un pueblo de Málaga, no se han prodigado en exceso SIDDHARTA por escenarios de salas para presentar su último gran disco de regreso “III”, y esta era una oportunidad de oro que no desperdiciaron desde el primer segundo que pisaron las tablas. ¡Qué ganas tenía de ver a SIDDHARTA en una sala en condiciones!. Lo siento, tenía que decirlo. Presentaban la novedad de su bajista Israel (no sabemos si de forma esporádica sustituyendo a Carlos Lamarca o no), conocido por estos lares por haber militado en los extintos ABYSS, pero la fuerza que desprendieron era de forma conjunta. El sonido les sonrió en todo momento, y aunque obviamente descargaron algunas canciones de su última entrega (“Si duele existe”, “Caín o Abel” o “Tu Nombre”), dieron un repaso a su fondo de catálogo que sus más longevos seguidores supieron saborear de principio a fin. “Títere”, “Mi último adiós” o “Nadia” para cerrar por citar algunas, formaron parte de un listado de ensueño con una banda en pleno estado de forma, que nos deleitaron con su rock melódico y tan genuino. Esperemos que Fernando Pleite, Daniel Ruiz y compañía sigan desplegando su magia por muchos escenarios, y durante muchísimos años. Es un regalo para los oídos.

Desde Granada venían FAUSTO TARANTO con un nuevo disco a punto de ver la luz, y con unas  ganas enormes de descargar esa peculiar mezcla de flamenco, rock andaluz y metal que tan buena acogida está teniendo. ¡Y vaya sí venían fuertes! Desde el primer momento, la banda dio muestras de ir a por todas, y con un set bastante directo, desplegaron una contundencia y una energía que nos pilló casi por sorpresa. Un torrente de fuerza con auténticos temazos como “Los llantos de mi almohada”, “Como tu cara”, “Otra letra más” o el cierre por todo lo alto con “A capa y espada”, que dejó más que satisfecho a su gran grupo de seguidores allí presentes. Prácticamente su set se basó en su debut “El Círculo Primitivo”, pero prometieron regresar para presentar después del verano su nueva entrega “El reflejo del espanto”. Aun así, interpretaron como adelanto la potente “Malos días”, con la que consiguen que se nos haga más larga la espera. Si hay que ponerle algún pero a su actuación fue en cuanto al sonido, sobre todo en sus primeros compases. Sonaban un poco embarullados, y no se apreciaba con nitidez las voces de sus coristas, pero la entrega del cuadro granadino superó estos pequeños contras, y su arte y dinamismo en escena fueron los protagonistas.

ORPHANED LAND se encuentran terminando su nuevo trabajo de estudio (el primero sin Yossi Sassi, prueba de fuego), y daban casi por finiquita la larga gira de su último “All Is One” con tres shows en la península. Recibieron una gran ovación nada más salir, y el público se entregó con suma rapidez a su propuesta al ritmo de “The Simple Man”. Muy poco tardaron en embrujarnos gracias a un carismático Kobi Farhi que no paró de alentar al público y chapurrear algunas palabras en castellano. Con “All Is One”,  “Let The Truce Be Know”, “A Neverending Way”, “Olat Ha’tamid” y una emotiva “Brothers” entre otras, nos fueron cautivando casi sin darnos cuenta, y es que los israelís sonaron con una robustez y una seguridad que nos fascinaron. Hay que recordar que cumplen 25 años como banda, y aunque no incluyeron nada especial, con “Sapari” (pese a llevar las voces femeninas programadas), seguían poniendo la sala patas arriba sin tener que pedir perdón. Sin darnos cuenta, se estaban despidiendo con su clásico “Norra El Norra” y un extracto de “Ornaments Of Gold” como broche de cierre. Y esa fue un poco la gran decepción. Cuando el público estaba caliente, el show se cortó de raíz, casi sin previo aviso. Estamos de acuerdo que toquen el tiempo que toquen siempre será poco, pero creo que con un par de canciones más a modo de bises, hubieran cumplido con su rol de cabeza de cartel. Aun así, pudimos disfrutar de una gran noche con tres bandas que dejaron su sello propio y muy buen sabor de boca entre todos los presentes. ¡A repetir, cuánto antes, mejor!

 

Satur Romero

Promotor:Devilstone Production

Día:2017-06-09

Hora:21:30

Sala:Eventual Music

Ciudad:Málaga

Puntuación:8