Que Be Prog! My Friend sea un referente a nivel continental en esto de la música progresiva no es a estas alturas ninguna novedad. Desde 2014, el Poble Espanyol de Barcelona ha albergado este evento que, más allá de quedarse en la redundancia y en los clichés del género, siempre ha tratado de ensanchar la percepción de este movimiento; Alcest, Tesseract o The Algorithm serían tal vez algunos de los ejemplos más válidos de las pasadas ediciones. Pero lo de constituirse como un referente a nivel mundial era harina de otro costal: Madness Live! Prods., en asociación con NMC en esta ocasión, ha logrado crear uno de los carteles más ambiciosos de la historia del rock progresivo en esta ocasión: más allá de la corona de tres picos con Steven Wilson, Opeth y Magma, veteranos de la vanguardia musical, esta edición ha contado con bandas del nivel de Textures, Between The Buried And Me, The Pineapple Thief, The Gentle Storm, Agent Fresco, Iamthemorning, Obsidian Kingdom y Exxasens – estos dos últimos como representantes del sonido español por primera vez.

Y lo cierto es que todo ello ha quedado reflejado positivamente en una asistencia récord, llegando a superar con mucha facilidad los más de 2000 asistentes y mejorando algunas de las mayores carencias técnicas de ediciones pasadas, como la cuestión del sonido – a pesar de incidentes puntuales con Between The Buried And Me y Textures –, la distribución del cartel en dos días – aunque tal cosa haya implicado también una gradación cualitativa entre “bandas de prestigio” y “los otros”, lo que se reflejó en una menor concurrencia durante la primera jornada del viernes 1 de julio –, la inclusión de más servicios de restauración y precios más competitivos y la mayor variedad de merchandising. Sea como sea, no nos equivocamos al afirmar que en muchos sentidos, es un festival que cuida los detalles al máximo y que garantiza la comodidad del público, creando así una experiencia irrepetible – por mucho que esta última frase suene a manido eslogan publicitario o técnica de marketing vetusta.

Veamos, pues, qué hubo en relación a las once actuaciones que se dieron los días 1 y 2 de julio en el Poble Espanyol. ¿Nos acompañáis?

VIERNES

EXXASENS (Jordi Tàrrega)

La Barcelona progresiva actual estaba bien representada por Exxasens y Obsidian Kingdom. Densidad instrumental laberíntica con muchas capas de texturas y desarrollos largos y reflexivos en los que su teclista apoyaba con voces puntuales y sorpresivas. Gran sonido y jugando perfectamente la dura papeleta de abrir fuego ante un público acabado de llegar y poniéndose en situación todavía. Consiguieron feeling y simpatías con breves parlamentos y sorprendieron al invitar a dos vocalistas (Miguel Ángel Abril y Bruce Soord) en el tramo final de su actuación. Jugaron bien la baza de las pantallas traseras jugando con imágenes que iban de la mano con lo musical. A destacar la inicial “Supernova” y el final con “Saturn (Eclipse)” y “Back to Earth”.

iMago[mei]

Sergio Ledesma – Exxasens

OBSIDIAN KINGDOM (Fernando Acero)

Irónico fue cuanto menos el panorama que envolvió a Obsidian Kingdom en su actuación en Be Prog! My Friend. Su gélido álbum “A Year With No Summer”, protagonista indiscutible de su show, fue un oxímoron en toda regla: el sol crepuscular de Barcelona castigó sin compasión a sus paisanos, llegando a pasarles factura en una actuación que distó de lo técnicamente perfecto. No obstante, éste no tuvo nada de desdeñable a pesar de ello. Temas como el enigmático “The Kandinsky Group”, “Darkness” o ya clásicos como “Last Of The Light” amenizaron una velada feroz y tormentosa, convenciendo más a los ajenos que a los propios a través de su desconcertante propuesta audiovisual y su frenética actitud escénica, que culminó con un “Away / Absent” salvajemente eficaz – aunque tal cosa le valiese la deshidratación prácticamente total a Rider G Omega, frontman del conjunto.

iMago[mei]

Eaten Roll I, Seerborn Ape Tot, Rider G Omega – Obsidian Kingdom

IAMTHEMORNING (Fernando Acero)

Puestos a destacar la actuación más peculiar del festival – con la honrosa excepción de los veteranos Magma –, la clara vencedora sería la vocalista Marjana Semkina y su particularconjunto de cámara Iamthemorning. Los rusos iniciaron su actuación tímidamente con la delicada “I.b.too”, que pronto despertó la curiosidad y el fervor de un público ajeno por completo a su repertorio. No se hizo esperar la ovación de los asistentes – ni el lanzamiento de un ramo de flores al escenario –, lo que provocó que la banda se armase de valor y, henchida de orgullo, sedujese a los ahí presentes. Composiciones como “Chalk And Coal”, la dulcísima “To Human Misery” o “5/4”, tan divertida como teatral, fueron la viva representación de un inesperado giro en las expectativas generales en cuanto al festival, coronándose como una de las bandas más aclamadas y valoradas del evento. Mención a parte para Gleb Kolyadin y su desbordante virtuosismo pianístico.

iMago[mei]

Marjana Semkina – Iamthemorning

AGENT FRESCO (Fernando Acero)

Neumonías como la de Arnór Dan son de aquellas que me gustaría a mí tener todos los días, visto lo visto. Permitid que me explique: Agent Fresco, banda islandesa que debutaba en España con esta actuación, presentaba su espectacular nuevo CD “Destrier”. Fue después de la radiante “Howls” cuando el carismático vocalista del conjunto explicó al público la expresa prohibición de su médico de cantar en los próximos días dada la neumonía que sufrió recientemente. Desoyendo su advertencia, el grupo alternativo salió al escenario a jugársela sin probar siquiera su sonido – dado el retraso que sufrió su avión, haciendo peligrar su asistencia en el festival. Y lo cierto es que a pesar de todas esas adversidades, su show fue probablemente el más impactante en estos días: el poderío vocal del nórdico a duras penas dio lugar a titubeos de ninguna clase, mostrándose tan despreocupado como enérgico sobre el escenario. “Dark Water”, “A Long Time Listening” o “See Hell” fueron algunos de los puntos álgidos de su eufórica actuación, en la que cada nota parecía desprenderse directamente de la propia energía vital de sus componentes. La recta final del show dio lugar a un Arnór Dan fuera de sí, bajándose del escenario y rodeándose del público con la desalentadora “Eyes Of A Cloud Catcher” y “The Autumn Red”. Sin duda alguna, y con el permiso de Su Majestad Wilson, Agent Fresco nos entregó la mejor actuación de Be Prog! My Friend 2016 – y muy posiblemente una de las mejores de este año.

Arnór Dan - Agent Fresco

Arnór Dan – Agent Fresco

THE PINEAPPLE THIEF (Jordi Tàrrega)

Puede que Agent Fresco encandilaran y se ganaran al público a base de entrega y desparpajo, pero el mejor concierto del primer día se lo llevó el ladrón de piñas. Técnicamente sublimes, más puristas en lo que a rock progresivo se refiere y apoyados por un sonido inmenso y unas luces espectaculares. Los de Bruce Soord desgranaron el disco “Magnolia” si bien hubo espacio para recordar algunos de sus otros éxitos. La sutileza acústica de “All the Wars” caló entre la gente y el detalle de tener al teclista Steve Kitch de espaldas quedó realmente original. Antes ya habían sonado “Alone at the Sea” y “The One You Ledt to Die”. Un show que fue siempre a más dejando por momentos a la audiencia anestesiada y expectante. Dinámicos y precisos dejaron patente que en estudio cortes como “Magnolia” o “Simple As That” pueden gustarte, pero sobre las tablas enamoran. Espectacular el final con la sutil “Reaching Out” y ese fin de fiesta con “Nothing At Best”. Su incursión en los terrenos Muse obtuvo un himno estelar en el disco “Someone Here Is Missing”. Posiblemente junto a “A Long Time Listening” de Agent Fresco, los mejores momentos vividos de la primera jornada.

iMago[mei]

Steve Kitch, Bruce Soord, Dan Osborne, Jon Sykes – The Pineapple Thief

SÁBADO

El segundo día registró, como era de prever, una mejor entrada. La clásica cola que no avanzaba mientras sabías que el concierto va a empezar es quizá el único punto negativo de este festival –lo mismo que el anterior-. Y empezábamos fuerte, nada más y nada menos que Anneke Van Giersbergen.

THE GENTLE STORM (Jordi Tàrrega)

Este proyecto con Arjen Anthony Lucassen ha sido toda una sorpresa si bien el hecho de que no estuviese Lucassen le restó enteros. Impresionante ver el escenario con una curiosa disposición de los instrumentos y una plataforma que dejaba que Marcela (Stream of Passion) cantara desde lo alto. Los momentos en que empastaron voces fueron soberbios a pesar de que la hora y el sol fueron también protagonistas. “Endless Sea” y el folk de “Heart of Amsterdam” se nos ganaron y como únicos peros alguna metedura de pata de un guitarrista y el teclista. También Anneke se perdió en una línea de la canción pero sabe sacarlo todo adelante a base de carisma. Próxima y divertida continuó con “Brightest Light” y “The Storm”. Marcela derrochó clase, voz y proximidad con su español acento mejicano. Luego vino la tanda de versiones con “Isis and Osiris” de Ayreon, la genial “Witnesses” con ese arranque a doble voz. “Gracias por estar en el sol” y “y encima me he traído los pantalones negros” fueron las frases más divertidas de la diva. Hubo recuerdo a The Gathering con “Strange Machines”, otro para Devin Townsend con “Fallout” y tremendo final con ese single coral como es “Shores of India”. Magnífica forma de empezar el segundo día unido al detallazo de que cuando su firma de discos llegó al final se quedaron hasta el último fan de pie y fuera de la zona del stand. Si sus fans se desviven por ella es porque se lo gana cada vez que toca.

Marcela Bovio, Anneke Van Giersbergen - The Gentle Storm

Marcela Bovio, Anneke Van Giersbergen – The Gentle Storm


BETWEEN THE BURIED AND ME (Fernando Acero)

Si hablamos de actuaciones esperadas, la de los americanos era una de las que más. Su deleitante metal progresivo de aplastante técnica y ejecución impecable se esperaba como agua de mayo. La realidad fue mucho menos amable y el regalo de “The Coma Machine”, tema de apertura, estaba envenenado por una sonorización deficiente y sucia como pocas en todo el festival – tara que, a diferencia del resto de ediciones, fue subsanada convenientemente en ésta exceptuando a los propios Between The Buried And Me. Su actuación, bien siendo de una ejecución insultantemente pulida, no resultó especialmente reseñable a nivel de espectáculo y dejó una sensación de frialdad inesperada, con una gran irregularidad en su repertorio – a pesar de joyas como “The Ectopic Stroll” o “Bloom”. No obstante, es de justicia señalar que su tema final “Selkies: The Endless Obsession” y su solo de guitarra, de una emotividad demoledora, sirvieron sobradamente para convalidar una actuación que, de no haber sido por esta canción, habría resultado ciertamente tediosa.

iMago[mei]

Paul Waggoner – Between the Buried and Me

MAGMA (Jordi Tàrrega)

Personalmente el show más esperado del festival era el de los franceses-marcianos Magma. Evidentemente había opiniones para todos los gustos porque su personalísima apuesta, empezada en 1969 y cantada en kobaiano –lengua inventada- crea filias y fobias. Muchas camisetas con el logo de Magma entre la gente, y no era para menos, hacía 40 años que no tocaban en España y era su primer show en Barcelona como gritó Stella Vander nada más empezar. Sutil entrada en “Theusz Hamthaahk”. Poco a poco entraron los ocho componentes, destacando las dos coristas y el hombre del xilófono vestido de rojo, dando el contrapunto al negro dominante. Hubo momentos de caos estilístico bien comandado por un Christian Vander que huyó del protagonismo pero demostró que fue quizá el mejor baterista del festival. Stella dijo que por problemas de tiempo no podrían tocar todo lo que querían, pero nos contentamos con las estructuras marcianas de “Zombies” y “Kobaïa”. De lejos lo más original y puramente progresivo del festival. El detalle de traer siempre alguna banda mítica de los 70 es una auténtica pasada.

iMago[mei]

Hervé Aknin, Christian Vander, Philippe Bussonnet, Stella Vander, Isabelle Feuillebois – Magma

OPETH (Jordi Tàrrega)

Me siento afortunado de haber podido ver a Opeth en múltiples ocasiones, pero quizá, de todas ellas, me quede con esta vez. Hora y cincuenta minutos de show y a pesar de que Mikael Akerfeldt no estaba en el mejor momento vocal, el set list, la entrega y la comunión con el público lo hicieron todo sumamente mágico. Sonido espectacular para darnos la bienvenida con “Cusp of Eternity” y arrastrarnos a “The Devil’s Orchard”. Nitidez sublime y algún parón para que “Miguelito” –siempre utiliza la broma recurrente en España- hiciera algún que otro parlamento. El mejor fue cuando instó a Martin Mendez a decir hola: “¡Venga, si tú vives aquí!” (Martin vive en una importante urbe catalana). Los fans más veteranos pudimos disfrutar de lo lindo al caer en manos de “The Lepper Affinity” y “Godhead’s Lament”, justo cuando me quejaba de que ya nunca tocan nada del “Still Life”. Pasaron los minutos volando con otra sorpresa del “Damnation”: “To Rid the Desease”. Y tras “I Feel the Dark” llegó la traca final. Cierto es que cayeron pocos temas nuevos, pero cuando empalmas “Heir Apparent”, “Demon of the Fall” y “The Grand Conjuration” pocas quejas caben. Gran final con “Deliverance” y con el mensaje de: “Disfrutad con Steve”. Algunos llegamos a soñar con algún tema-colaboración de “Storm Corrosion”, pero no fue así. Opeth demostraron que son unos de los colosos del prog. Vinieron hace dos años ya, pero si vienen el siguiente encantados estaremos.

iMago[mei]

Mikael Åkerfeldt – Opeth


STEVEN WILSON (Fernando Acero)

Recuerdo que cuando Pep Guardiola entrenaba al Barça – aguardad, el absurdo símil futbolístico no durará demasiado –, decía en relación a Leo Messi que se le agotaban los calificativos positivos en relación al susodicho. Ni yo soy el gentleman catalán por excelencia ni Steven Wilson es un mago del balón – aunque más de uno comprobase durante la jornada del viernes la afición que el inglés tiene por el balompié en uno de los bares del Poble Espanyol, donde permaneció junto a su crew –; pero si algo tienen en común ambos son el factor mágico. Tras ver en diversas ocasiones la producción escénica de su álbum “Hand. Cannot. Erase.” íntegramente, sigo sin poder evitar que mi piel se erice en cuanto se proyectan las primeras imágenes del espectáculo en su gigantesca pantalla y el genial teclista Adam Holzman aparece para tocar las primeras notas del preludio a “3 Years Older”, “First Regret”. Y es que a partir de ese instante, todos, absolutamente todos caímos absortos en la melancolía de sus temas: de su single más pop “Hand Cannot Erase” hasta el éxtasis virtuoso de “Regret #9”, pasando por el desfile de lágrimas de “Routine” y “Happy Returns”, pudimos asistir a una lección magistral del arte de hacer música en mayúsculas – lo cual también se debe a músicos de infarto como Nick Beggs, bajista que no pasó desapercibido en temas como “Home Invasion”, “Vermillioncore” o la siniestra y explosiva versión alternativa de “Index”. Y es que, sea triste o no reconocerlo, no hay artista en el cartel capaz de hacer siquiera una insinuación de sombra a su show, que fue el momento estelar del festival.Siempre conversador y cercano a su público, el coloso del prog culminó su actuación con las versiones de sus temas de Porcupine Tree “Sleep Together” y “The Sound Of Muzak” y su sobrecogedora interpretación de “The Raven That Refused To Sing”.

iMago[mei]

Nick Beggs, Craig Blundell, Steven Wilson, Adam Holzman, Dave Kilminster

TEXTURES (Fernando Acero)

Mi experiencia con el festival me ha enseñado una lección poco agradable, que es la de la actuación maldita: justo la final, que siempre viene precedida por grandes nombres – justo después de los que se produce un éxodo a gran velocidad del recinto del Poble Espanyol, quedando la banda en cuestión con cuatro gatos entre el público. La maldición cayó en su momento en Pain Of Salvation tras la monstruosa actuación de Opeth; más tarde sucedió lo propio con Robotporn con respecto a Meshuggah; y este año, el pato lo han tenido que pagar Textures con el peso pesado de Steven Wilson. A los pocos que todavía tuvieron las agallas de quedarse – por no decir otra cosa – les tocó la lotería: los holandeses no se achantaron ni un segundo ante el panorama y ofrecieron un espectáculo arrasador, de una energía explosiva que sirvió para aguantar el último round con la dignidad suficiente como para poder considerar su show como “verdaderamente bueno”. “New Horizons”, “Awake” o “Laments Of An Icarus”, clausura del festival, encajaron a la perfección tras la lacrimógena aparición de Steven Wilson.

iMago[mei]

Bart Hennephof, Uri Dijk, Remko Tielemans – Textures

No sabemos qué puede deparar el futuro de Be Prog! My Friend. Es cierto que será muy difícil igualar la calidad de esta edición, que en muchos sentidos ha sido un verdadero sueño hecho realidad para el mundo de la música de vanguardia; sólo el tiempo nos dirá cuál es la siguiente jugada maestra de Madness! Live Prods.. Lo que sí que podemos afirmar de momento con mucho orgullo es que éste es uno de los eventos de mayor calidad jamás dados en el territorio español, y que de algún modo ha logrado alejar los falsos tópicos sobre la falta de acontecimientos relevantes en nuestras tierras.

Textos: Fernando Acero, Jordi Tàrrega / Fotos: Imago Mei

Jordi Tàrrega

Promotor:Madness Live

Día:2016-07-02

Hora:16:30

Sala:Poble Espanyol

Ciudad:Barcelona

Puntuación:9